viernes, 25 de febrero de 2011

POR SIEMPRE PAPPO

En la noche del 25 de febrero del 2005, el legendario guitarrista murió en un accidente con su moto Harley Davidson. Y así como crece su legado, se multiplican las anécdotas y los reconocimientos.
Mezcla de niño travieso y adolescente irresponsable, Pappo se pasó la vida haciendo lo que le gustaba, principalmente tocar la guitarra, pero también divertirse con amigos, conquistar chicas y jugar bromas pesadas.
Hoy, al cumplirse seis años de su muerte, se encuentra confirmada la organización del tradicional homenaje, esta vez con gran infraestructura y en el estadio municipal de la ciudad de Luján, mientras que antes se realizaba al costado de la Ruta 5, exactamente donde ocurrió el accidente automovilístico en 2005. Además, está pronto a salir El hombre suburbano, una “biografía definitiva” escrita por el periodista de rock Sergio Marchi durante los últimos cuatro años, con gran cantidad de testimonios de familiares, amigos y conocidos del músico, desde Liliana y Luciano Napolitano hasta Luis Alberto Spinetta, B. B. King, Andrés Ciro y sus compañeros de Riff.
Según Marchi, “Pappo y Norberto Napolitano a veces eran dos personas distintas. Norberto Napolitano era él, en su casa, con su gente. Pappo era el hombre público, la bestia: el Carposaurio. A veces se le mezclaban. Y era muy contradictorio: ¡cantaba que ‘te pega una trompada y tira todo’, como si fuera sobre otro! Además, fue el guitarrista más brillante que tuvo el rock argentino, pero además fue un muy buen compositor y hasta te diría un buen cantante. La voz no lo ayudaba, pero dentro de su limitado registro podía afinar y darle emoción a una canción. Fue más que un músico de rock, pero a su manera se autolimitó.”
(Marcelo Fernández Bittar - TA)