RECLAMO DE ARTISTAS DE LA REDONDA Y EL MOLINO

En una "carta abierta" a la comunidad santafesina, de los Docentes Coordinadores del “Molino- Fábrica Cultural” y “La Redonda- Arte y Vida Cotidiana” de la Ciudad de Santa Fe, dieron a conocer la situación laboral que están atravesando, en donde esgrimen críticas a la gestión de esos espacios. Publicamos el texto completo de esta carta, junto a los nombres de los y las artistas que la firman.

"Carta Abierta a los santafesinos, de los Docentes Coordinadores del “Molino- Fábrica Cultural” y “La Redonda- Arte y Vida Cotidiana” de la Ciudad de Santa Fe.
Consideramos que debe ser de público conocimiento la actual situación que atravesamos los Docentes Coordinadores de los espacios lúdicos y culturales el “Molino- Fábrica Cultural” y “La Redonda- Arte y Vida Cotidiana” de la Ciudad de Santa Fe.
Ambos proyectos fueron iniciados en el año 2010 por parte del Ministerio de Innovación y Cultura de la Provincia de Santa Fe, y bajo la gestión de la actual Ministra María de los Ángeles González.
Partiendo de la recuperación de edificios emblemáticos y abandonados, posteriormente se construye un proyecto y poética específica para cada espacio, donde el arte, la cultura, la convivencia de los ciudadanos a través de la inclusión, el contacto directo con los materiales, introducen al ciudadano en un mundo de imaginación, construcción y creación.
En estos dos espacios fuimos convocados para hacer docencia. Comenzamos a trabajar (algunos desde su inauguración, otros incorporándose en el correr de estos dos años) jóvenes artistas. Somos actores, docentes, músicos, artistas plásticos, fotógrafos, estudiantes de cine, artesanos. En pocas palabras: somos trabajadores culturales santafesinos, somos empleados del Estado en una tarea ordinaria, permanente.
Todos fuimos seleccionados a través de la entrega de curriculums vitae y numerosas entrevistas, la elección de nuestros perfiles no fue casual, sino que respondía a personas que demostraban una activa participación y dedicación en las diversas ramas del arte y la cultura, la integración social y el quehacer artístico. Perfiles que se adecuaban a la línea conceptual fundadora de ambos espacios.
Desarrollamos desde entonces los roles de “Docentes Coordinadores de Espacios Lúdicos” y en el área de producción de materiales.
A su vez a lo largo de estos dos años asistimos a diversas capacitaciones donde se nos interiorizo en la poética del proyecto y de cada espacio en particular.
Cumplimos nuestro trabajo con dedicación y esfuerzo, estando cada vez que nos pedían colaboración y participando en cada evento con responsabilidad y lo más importante: compromiso con el lugar y el proyecto.
En junio de 2011 nos fueron asignadas “horas culturales”, según nos dijeron, horas docentes del Ministerio de Educación que nos ubicaban como docentes interinos, teniendo así los beneficios y obligaciones salariales de “ser docentes”: antigüedad, aportes jubilatorios, obra social, descuentos por los días de paro docente, aumentos, incentivo, etc. Según el Ministerio de Innovación y Cultura fue en beneficio nuestro, ya que era una forma “digna” de pagarnos por nuestro trabajo.
En marzo de 2012 fuimos reunidos por el Señor Secretario de Producciones, Industrias y Servicios Culturales, Pedro Cantini, quien nos informo que nuestra función en el espacio no era la de trabajadores, sino que éramos capacitados y por consiguiente nuestro “proceso de aprendizaje” culminaría en un período determinado. Pasando en limpio, perdíamos nuestra fuente de trabajo. Esta noticia nos defraudó, enojó, e indignó, ya que siempre se supo que deberíamos irnos, solo que “olvidaron” comunicárnoslo.
Un poco desorientados empezamos a organizar reuniones para poder darnos una explicación de lo sucedido, la primera inquietud fue averiguar si era legal todo lo que nos manifestaban nuestros supervisores y directivos, ya que considerábamos injusto lo sucedido porque nos cambiaron la condición laboral , primero trabajadores del lugar coordinando espacios lúdicos y luego la “residencia” o “pasantía” a la cual no pertenecíamos ni podríamos acceder por lo cual tendríamos que irnos. Así llegamos a ATE (Asociación Trabajadores del Estado) y luego a AMSAFE (Asociación de Magisterio de Santa Fe), todos se mostraron indignados y nos brindaron su apoyo y total ayuda para poder resolver idóneamente lo ocurrido.
Queremos contarle a la comunidad que trabajadores culturales de “El Molino” y “La Redonda” nos sentimos estafados y defraudados por las autoridades que hoy representan cultura, privándonos del derecho a desempeñar nuestras labores en un espacio que valoramos ideológicamente, que respetamos y apreciamos desde todas sus aristas , concibiéndolos como lugares innovadores, reivindicando estos nuevos espacios públicos como valor transformador del gobierno de la provincia.
Hoy “los chicos” (como se refieren a nosotros) fuimos cesados de nuestros trabajos y reemplazados por otros jóvenes, los cuales están en diferente condición ya que son parte del programa de Residencias Culturales. Están peor que nosotros. Y ello porque según las autoridades ‘todo joven santafesino tiene derecho a trabajar algún tiempo en el Estado’, llevándose así por delante los derechos constitucionales propios de la estabilidad del empleado público. Por eso tuvimos que deducir reclamos administrativos y acciones judiciales.
No somos ‘chicos’. Somos padres, cónyuges, trabajadores, estudiantes, gente que paga alquiler, luz, teléfono, impuestos. Y sobre todo (aunque hayamos elegido como medio de vida la docencia en el arte) somos ciudadanos que queremos desarrollar nuestro trabajo dignamente.
El mismo Estado que nos educó hoy nos desplaza por educados. El mismo Ministerio de Cultura nos está dejando a los artistas sin fuente laboral. Culturalmente pareciera que como artistas debemos estar agradecidos de que se nos remunere nuestro trabajo.
DECIMOS BASTA.
Queremos recuperar nuestra fuente laboral.
No queremos nada que no nos corresponda.
Queremos estabilidad.
Y lo mas importante, no queremos pedir mas perdón por ser artistas.
El arte es el grito del pueblo.
Invitamos a la comunidad santafesina a acompañar este reclamo, y las manifestaciones que organizamos.

Firman la carta:
Abatte Aimé, Aquatti Elisa, Allende Matías, Beaugé Inés, Bertona Pamela, Bellini José Ignacio, Bojorque Damián, Castro Lucas, Cerruti Romina, Delponte Florencia, Falco Sofía, Gavazza Alejandra, Giraldi Nazareth, Godoy Mario, Goettig Leandra, Hernandez Soledad, Lubert Eugenia, Mestre Aldana, Retamoso Ana Laura, Roldán Valeria, Sambrano Guillermo, Sanchez, Ma. Belén , Sánchez Ma. José, Sanchez Ma.Victoria, Toniollo Cecilia, Viña Paula, Vivo Florencia, Yossen Sofía, Zapata Gretel. "