ADIOS SUI GENERIS A 38 AÑOS

Fue el primer hecho masivo del rock nacional, el recital despedida de Sui Generis, convocó una multitud de jóvenes y adolescentes que acompañaron a Nito Mestre y Charly García en un "portentoso adios", como titulaba la revista Pelo en la crónica de ese acontecimiento. Aquí reproducimos la crónica periodística qeu hizo la revista que dirigía Daniel Ripoll.



(Crónica periodística de la revista Pelo - 1975)
Recital Despedida Sui Generis
EL PORTENTOSO ADIOS

"El recital de despedida de Sui Generis en el Luna Park de Buenos Aires fue la mayor fiesta que hayan tenido los amantes y defensores de la música con actitud progresiva en mucho tiempo. Pero más allá de eso, el doble recital se convirtió en un hito de un valor fundamental para la música de rock. Que eso es cierto no lo demuestran las alabanzas sino el tratamiento que le dió la prensa general a un acontecimiento que se resistieron a comprender. Algunos diarios trataron de denigrar el acontecimiento enmarcándolo dentro de una supuesta manifestación hippie, aduciendo que "Buenos Aires da para todo". Es cierto, Buenos Aires da para tener un formidable, auténtico movimiento de música popular moderna que , a pesar de no transar con los grandes pulpos, es capaz de convocar a 36.000 personas. Ese sentimiento de solidaridad, de unión, esa multitud que se reúne por placer nadie hoy en la Argentina es capaz de reunirla fuera del rock. Y eso es lo que molesta. Sui Generis es desde ese día el grupo musical más importante que haya tenido alguna vez la Argentina. Y eso está claro para nosotros. Aunque los demás no lo reconozcan, y hasta lo denigren.
Ese recital fue, además, un ejemplo de organización y de respeto humano. Cuando en los partidos de futbol roban, golpean, insultan y se tratan como animales, cuando la violencia parece ser el alimento diario, un festival de música rock, donde se reúnen decenas de miles de personas se convierte en una isla de entendimiento y cordialidad.
Pero también tiene otros méritos singulares: haber sido técnicamente el espectáculo más completo en materia de sonido: se utilizaron 5.000 watts de amplificación. Fue, además, filmado por un equipo dirigido por Leopoldo Torre Nilsson y grabado en vivo para el sistema cuadrafónico. Nunca antes hubo un despliegue de esa importancia en un espectáculo. Sui Generis, en su despedida, lo merecía, y su público también. Los organizadores, dirigidos por el productor Jorge Alvarez, demostraron -para siempre- que el rock es masivo, poderoso y que es posible manifestarlo con gran nivel de espectáculo, con eficiencia técnica y, sobre todo, con la dignidad que otras manifestaciones no pueden conseguir pero quieren adjudicarse.
Las 36.000 personas para despedir a Sui Generis demostraron claramente lo que significa el rock en la Argentina. Desde esa óptica, las cosas cambiarán."