miércoles, 18 de septiembre de 2013

¿CAMBIO DE PARADIGMA CULTURAL?

(Escribe Natalí Yager)

Últimamente se habla, se dice, se comenta.

Salimos a la calle, encontramos “varietés”; seguimos caminando, circo, telas, malabares, sonrisas, colores, danzas, poesías, ecología, diversidad aceptada, adultos-niños… pin-pan-pluf.

De repente todos queremos ser circenses en este mundo, creemos en las sonrisas, en las mínimas cosas, confiamos en los detalles, abandonamos la egoísta manera de ser de la estructura tensa de la “propiedad”; de repente los apretones de manos se van olvidando mientras los abrazos se hacen fuertes y los cariños naturalidad.

En realidad no sé si será que yo estuve enfrascada durante un largo rato o si esto está ocurriendo con mayor frecuencia y creciendo en escala; porque realmente uno nunca llega a entender si se ha perdido en divagues mientras siempre ha sido todo de la misma forma y entonces un día y otro, y otro más… repentinamente se descubren formas de percepción a lo que hasta ese momento se creía “natural”. O puede ser que no, que esto esté surgiendo constantemente y esté alterándose en este momento de la historia (en particular) en formas de crecimiento, y el compartir la cultura popular sea un hecho que transcurre en estos días con mayor fuerza, lo que antes tal vez haya sido más propio de ciertos seres hermosos.

Apenas se ingresa en ciertos ámbitos… teatros, cines independientes, talleres culturales, espectáculos a la gorra, ferias de libros… se está ingresando a su vez, en un universo que se construye en colores llamativos, en gorritos típicos, vestimentas “tranquilas” (cómodas, anti-rígidas), en fin… en una estética muy particular que me vengo preguntando si es casual, si es algo propio de este momento de la historia cultural, si será moda, si va a perdurar. Si estará surgiendo una especie de cambio espiritual, y qué vendrá luego de todo esto de aquí en adelante a partir de esta transformación que abraza cada vez a mayor cantidad de seres.

Mi querer: que sigamos creciendo, que continúe abrazando, que aprendamos el juego… de ser conscientes-niños.