domingo, 27 de octubre de 2013

EL NUEVO LIBRO DE CLAUDIA PIÑEIRO

Un comunista en calzoncillos, último libro de Claudia Piñeiro autobiográfico y personalísimo acerca del edipo con su padre, es también la mirada de una niña de diez años sobre su familia y el entorno en un suburbio de Buenos Aires en el año previo y hasta poco después del golpe de estado del 24 de marzo de 1976.

Un comunista en calzoncillos, es más que el libro que Claudia Piñeiro quería publicar para homenajear la memoria de su padre y la de la piba que fue cuando tenía diez u once años.

En la cuestión de la inauguración del monumento a la bandera de Burzaco -según la autora el primer lugar donde se izó la bandera nacional-, giran el concepto de patriotismo, de bandera, de país y pertenencia donde desembocará la escena final.

Si bien es personalísimo, el relato se recuesta en imágenes comunes a quiénes fueron protagonistas de los años de incertidumbre del país pasado, más precisamente en los años previos y hasta poco después del golpe de estado que dio paso a la sangrienta dictadura cívico-militar.

En ese monólogo interior autobiográfico, conviven el mundo familiar con sus peleas diarias, por la política, los ideales, la formación y educación de la niña de diez años que fue la escritora, versus el mundo exterior, el del club, la escuela y el barrio.

En la cita del comienzo del entrerriano Arnaldo Calveyra, Piñeiro advierte que desentrañará cuestiones que la han marcado: cosas que me pasaron durante la infancia, me están sucediendo recién ahora.

Allí fue a hurgar la autora, seguramente -a decir de Cortázar-, a saciar ciertos calambres de culpabilidad, con la figura de su padre, pero también con ella misma y una generación que en la edad de los miedos, fue gobernada por el miedo.


(Fuente: Fernando Casas – DR)