sábado, 19 de octubre de 2013

LOS CIEN AÑOS DE VINICIUS

Se podría decir, como lo ha escrito una periodista, que fue quien exportó la “bossa nova”, esa fusión del jazz con el samba brasileño. Lo cierto es que Vinicius de Moraes es una referencia musical de la música popular de Brasil en las últimas décadas, hoy cumpliría 100 años.
Su nombre completo era Marcos Vinicius da Cruz e Melo Moraes, nació el 19 de octubre de 1913. Murió el 9 de julio de 1980 en su casa en el barrio de Gavea, cerca de Jardín Botánico, donde nació 66 años antes en el 114 de la calle Lopes Quintas. Le gustaba ser llamado “o poetinha”.

En un artículo publicado en el diario El Tiempo, Gloria Helena Rey, menciona una palabra que Vinicius solia repetir: “Saravá es un saludo africano que significa ‘salve’ y que Vinicius de Moraes (Río de Janeiro, 1913-1980) utilizó en muchas de sus composiciones para saludar o bendecir a sus amigos, a los colegas más queridos o a Bahía, la mágica tierra con raíces africanas de otros grandes de la música como Caetano Veloso, María Bethânia o Gal Costa. En Samba da benção (Samba de la bendición), de su autoría, por ejemplo, De Moraes emplea el saravá para pedir bendiciones para todos los grandes sambistas de Brasil, desde Pixinguinha hasta Toquinho, pasando por Edu Lobo, Francis Jaimes, Chico Buarque y muchos otros.”

Moraes fue además de músico, escritor, dramaturgo, abogado y diplomático, Tom Jobim musicalizó sus dos más grandes éxitos Chega de saudade y Garota de Ipanema, que le dieron el banderazo de partida a la bossa nova. En el centenario de su nacimiento,  el compositor y guitarrista brasileño Antonio Bondeolli  Pecci Filho, conocido como Toquinho, su compañero musical, que compuso con él más de 120 canciones, grabó más de 25 discos, realizó más de 1.000 presentaciones dijo sobre Vinicius: “Fue un poeta y un ser humano excepcional que cargaba permanentemente el niño que era y el joven dispuesto a la vida, y que se arriesgaba. Su gran mérito fue haber llevado la poesía a la música, lo que valorizó notablemente la canción con versos cuya calidad poética es innegable e insuperable. Vinicius se convirtió en un ícono de la bossa nova y en uno de los principales responsables de su difusión en el mundo. Su poesía fue fundamental en el éxito de las canciones emblemáticas de ese movimiento y, en lo personal, mi melodía se valorizó al extremo cuando tuve a Vinicius como compañero.”