¿LA GUÍA TELEFÓNICA ES UN GÉNERO LITERARIO?

“La crítica no reconoce a la guía telefónica ni siquiera como un género literario menor. A eso le llamo ceguera conceptual y falta de sensibilidad.” dice la autora de este artículo en el que  coincidiendo con George Perec reconoce el  carácter literario de todas las listas.

Mónica López Ocón / Escritora y periodista



Mi abuela, que nunca supo quién fue Perec, y que apenas manejaba de manera rudimentaria la lectura y la escritura supo descubrir, sin embargo, que en la guía telefónica pervivía la novela río, le roman fleuve del siglo XIX, y que la guía es, sin dudas, la novela con mayor cantidad de personajes y peripecias de la historia de la literatura. Una coterránea que viajó a Europa le trajo como souvenir de viaje la guía telefónica de su pueblo. Por las tardes, mi abuela se sentaba a leerla debajo del limonero y a poco de comenzar la lectura, se la escuchaba llorar desde la cocina. Creo que fue esa lectura devocional de la guía la que despertó mi vocación literaria. Con mi abuela aprendí que detrás de un simple listado de nombres, apellidos, direcciones y teléfonos palpita un mundo. Cuando comenzaba a llorar, me sentaba a su lado debajo del limonero para que me develara las historias que escondidas. "¿Sabés quién es este Ramón Hernández –me preguntaba– que vive en la Rúa de San Francisco sin número? Pues es el bisnieto del herrero de mi pueblo, el que le herraba los caballos a mi abuelo. Con la que luego fue su mujer yo llevaba las cabras al monte para que pastaran. Se llamaba María y se fue muy joven de este mundo luego de haber parido su segundo hijo. La echo de menos desde entonces." Lloraba un largo rato luego de cada historia y se secaba las lágrimas con el delantal de cocina. "Esta Manuela Pedrosa que vive en la calle del Obradoiro 435, teléfono 472 3258 2897 debe ser la bisnieta o tataranieta de la amiga de mi madre. Las dos se juntaban desde niñas a tejer encaje de bolillo y cantar canciones gallegas", me decía renovando su llanto.

Desde entonces tengo la certeza de que, para quien sabe leerla, la guía de teléfonos constituye la versión moderna de Las mil y una noches. Mi abuela era una Scherezade gallega.

Yo leo la guía en versión digital pero lloro, como ella, con un llanto antiguo que llega a mí desde un pasado remoto que sólo viví a través de sus palabras.


* Esta nota corresponde a su nota La columna torcida que se publica en el suplemento cultural de Tiempo Argentino (1.XII.13).