sábado, 4 de enero de 2014

LAS FICCIONES DE LA DEMOCRACIA REUNIDAS EN UN LIBRO

"Ficciones en democracia" compila las conversaciones de la periodista Silvia Hopenhayn con autores argentinos que reflexionan sobre las obras literarias que mejor representaron lo ocurrido en los últimos 30 años de democracia en Argentina.

 
"El libro -escribe Hopenhayn- se propone recaudar los distintos textos que han surgido como mojones de vida en la literatura de los últimos treinta años. Esto no significa que los elegidos versen sobre el período ulterior a la dictadura, ni busquen extirpar el dolor de lo ocurrido (...) es una reunión de apuestas estilísticas singulares que conforman una trama, un tejido de ficción, que puede ser leído en su condición de contemporaneidad".

La edición de Planeta reúne las charlas que escritores como Luis Chitarroni, Claudia Piñeiro, Guillermo Martínez y Gabriela Cabezón Cámara ofrecieron en el Feria del Libro de Buenos Aires a lo largo de diez años sobre la narrativa en tiempos democráticos, para las que cada uno eligió tres obras clave a la hora de descifrar y cotejar ficciones de lo que estaba pasando.

Carlos Gamerro, Martín Kohan, Damián Tabarovsky, Rodolfo Rabanal, Luisa Valenzuela, Pablo De Santis, Fernanda García Lao, Juan José Becerra, Ana María Shua, Luis Gusmán, Leonardo Oyola y Leopoldo Brizuela son los otros escritores responsables de recuperar las páginas de esa literatura escrita en el país entre 1983 y 2013.

Kohan, por ejemplo, rescató "Los pichiciegos" de Rodolfo Fogwill, "Las islas" de Gamerro y "Diario de una princesa montonera", de María Eva Pérez: "Me interesa la relación con la historia y con el pasado más o menos cercano, cómo la literatura puede tocar esa sintonía", destacó el escritor que con su elección cubrió las décadas de 1980, 1990 y 2010 respectivamente.

De Santis prefirió libros "en contra de la novela testimonial" como "En esta dulce tierra" de Andrés Rivera -"lacónico y de tono alucinatorio" en sus palabras-; "La ciudad ausente" de Ricardo Piglia, por "sus poderosas imágenes anticipatorias"; y "Glosa", de Juan José Saer, como alegoría del recuerdo de un país perdido.

El texto de Saer consiguió más de un adepto, Becerra también lo eligió para esas charlas ofrecidas en la Feria del Libro por entender que "la realidad es una experiencia glosada", en este caso, narrada por un "artista de la literatura argentina".

En las elecciones de Becerra volvió a aparecer Fogwill pero con "La experiencia sensible", cuento que desenmascara una faceta pocas veces expuesta, la del bienestar económico de algunos sectores sociales durante la dictadura.

Chitarroni apostó por lo estilístico y eligió "En el corazón de junio" de Gusmán; "El mal menor" de Charlie Feiling y "La vida nueva" de César Aira; mientras que Piñeiro se quedó con "El buen dolor" de Guillermo Saccomanno; "Las garras del niño inútil", de Luis Mey; y los cuentos del "Infierno grande" de Martínez, a los que definió como "una metáfora perfecta del momento".

Otras de las coincidencias la protagonizaron Valenzuela y Brizuela con la elección de "La última conquista de El Ángel", texto de Elvira Orphée que explora los límites de la crueldad de quienes imparten tormentos físicos al mismo tiempo que sostienen vidas ordinarias, el cual, para Brizuela, "captó ¿tempranamente? un núcleo secreto de la sociedad argentina".

"El affair Skeffington", de María Moreno, fue parte de la selección de Cabezón Cámara "por tratar sobre maneras de vivir el deseo y ser libremente"; en tanto Oyola recomendó la iniciática "Un muchacho peronista", una ucronía -novela histórica alternativa- de Marcelo Figueras sobre la política argentina.

"La casa de los conejos" de Laura Alcoba; "Una novela china", de Aira; "Pájaros en la boca", de Samanta Schweblin; "Evita vive", de Néstor Perlongher o "Ciencias morales", de Kohan, se suman a este extracto de historias sobre identidad, goce, realidad y delirio, un desafío intelectual propuesto por Hopenhayn que interpela el pasado, la política y el trabajo argentinos desde su literatura.


(Fuente : Telam)