COMENZÓ EL BAFICI 2014

Los cinéfilos porteños ya están de fiesta: comenzó la tradicional maratón del Bafici que propone una bacanal con más de 400 películas y un amplio programa de actividades y proyecciones gratuitas.
A continuación, un recorrido -con opciones a prueba de funciones agotadas- por los muchos títulos, secciones, figuras consagradas y descubrimientos que pueden hacerse en los doce días del encuentro, así como tips para sobrevivir a la sobredosis de cine.

1. APERTURA

Los programadores se arriesgaron incluso con el film inaugural, ya que The Congress, del israelí Ari Folman (el de Vals con Bashir), propone una ambiciosa mixtura entre ficción con actores de carne y hueso (Robin Wright, Harvey Keitel, Paul Giamatti) y animación psicodélica para una muy libre transposición de Congreso de futurología, de Stanislaw Lem (el miércoles 2, a las 20, se proyectará con entrada libre en el anfiteatro del parque Centenario).

2. MÚSICA

Una de las especialidades históricas del Bafici son las películas ligadas a aspectos musicales. Este año, una de ellas, 20.000 Days on Earth, llega a la competencia internacional con absoluta justicia, ya que se trata de un extraordinario retrato del talentoso compositor, cantante, pianista, escritor, actor y guionista de cine australiano Nick Cave. Lejos de los lugares comunes del rockumental y con una puesta en escena pletórica de ideas, se trata de un film fascinante, incluso para quienes no son fans del ex líder de The Birthday Party. Otro hallazgo notable es Mistaken for Strangers, que también elude los estereotipos del registro sobre una gira mundial de una banda para convertirse, en verdad, en un hilarante film familiar dirigido por el patético hermano del líder del grupo The National.

3. PORUMBOIU X 2

El público argentino conoce al realizador rumano Corneliu Porumboiu por Bucarest 12:08 y Policía, adjetivo. Esta edición trae sus dos últimas (y muy experimentales) películas. En The Second Game (film de clausura), se exhibe íntegra la transmisión que la TV oficial hizo el 3 de diciembre de 1988 -un año antes de la caída de la dictadura de Ceausescu- del clásico entre el Steaua y el Dinamo, los dos equipos de fútbol más importantes del país (uno manejado por la policía secreta y el otro, por el ejército). El árbitro del partido -jugado bajo una arrasadora nevada– fue Adrian Porumboiu, el papá del director. Con esas imágenes de fondo, padre e hijo comentan en off el match en un diálogo muy futbolero y con inevitables connotaciones políticas. En Cae la noche en Bucarest, el eje son las discusiones entre un cineasta y su actriz. Los preparativos para el rodaje, las diferencias entre la comida occidental y la oriental, el erotismo y la seducción son algunos de los temas de este film que, en definitiva, propone en sus 17 planos una declaración de amor al cine en celuloide frente al avance del digital.

4. TSAI MING-LIANG X 2

Los cinéfilos duros saben bien quién es el director de Vive l’amour y La nube errante. Este año, el realizador taiwanés presenta dos películas, siempre protagonizadas por su actor-fetiche Lee Kang-sheng: el largo Stray Dogs (gran premio del jurado en Venecia), melancólico retrato sobre la alienación urbana, y el mediometraje Journey to the West, sobre un monje budista caminando con un paso más que lento por las ruidosas calles de Marsella y seguido de cerca por el francés Denis Lavant.

5. LA PELÍCULA DE TWITTER

Mary is Happy, Mary is Happy, del tailandés Nawapol Thamrongrattanarit, es una agridulce tragicomedia sobre las contradicciones, inseguridades, angustias y desamores de una chica que está en el último año del colegio secundario, pero -más allá de sus múltiples logros- lo particular es que está basada en 410 tuits consecutivos que una adolescente anónima escribió en su cuenta de Twitter. De la red social al cine.

6. NUEVO CINE CHILENO

Los dos títulos trasandinos que participan en la competencia internacional son muestras contundentes del buen momento que atraviesa la producción de ese país. Naomi Campbel-No es fácil convertirse en otra persona, de Nicolás Videla y Camila José Donoso, combina documental y ficción para narrar la historia de Yermén en zonas marginales de Santiago y su lucha contra el rígido y costoso sistema médico para conseguir la operación de cambio de sexo (nació como varón, pero se siente y vive como una mujer). Por otra parte, Volantín cortao, de Diego Ayala y Aníbal Jofré, describe las experiencias de Paulina, una estudiante de trabajo social de 21 años que realiza una práctica en un centro de asistencia para delincuentes juveniles. Allí -en abierta contradicción con el protocolo profesional- se relaciona con Manuel, un joven de 16 con varios antecedentes violentos. Más allá de la clara influencia del cine de los hermanos Dardenne, resulta una auténtica joyita.

7. CINE DENTRO DEL CINE

Las películas que abordan (y reflexionan sobre) el cine son otras fijas del Bafici. Para destacar, Double Play: James Benning and Richard Linklater, de Gabe Klinger, sobre la relación de amistad que une a estos dos realizadores estadounidenses en apariencia muy disímiles entre sí, y Seduced and Abandoned, en la que el director James Toback y su amigo Alec Baldwin viajan al Festival de Cannes para conseguir financiación para un nuevo proyecto y, mientras charlan con figuras como Bernardo Bertolucci, Roman Polanski, Francis Ford Coppola, Ryan Gosling, Jessica Chastain, James Caan y varios productores de renombre (Mike Medavoy, Jeffrey Katzenberg, Avi Lerner), van exponiendo las crueldades, miserias y egos que dominan al negocio.

8. LOS CONOCIDOS DE SIEMPRE

Más allá del énfasis que el festival pone en descubrir nuevos talentos, la oferta incluye trabajos insoslayables de directores consagrados, como el francés Claude Lanzmann (Le dernier des injustes), los estadounidenses Jim Jarmusch (Only Lovers Left Alive) y Kelly Reichardt (Night Moves); el coreano Hong Sang-soo (Our Sunhi); el canadiense Denis Côté (Que ta joie demeure), o el japonés Sono Sion (Why Don’t You Play in Hell?).

9. CLÁSICOS RESTAURADOS

Una sección que se ha agigantado este año y que incluye desde Nosferatu, de F.W. Murnau, y El cameraman, de Edward Sedgwick (con Buster Keaton como principal referente), hasta títulos más recientes, como Fedora (Remastered), de Billy Wilder, pasando por films de culto, como Shivers, de David Cronenberg; Calles de fuego, de Walter Hill, y Quisiera ser grande, de Penny Marshall.

10. PELÍCULAS DEPORTIVAS

En el año del Mundial, el festival también apuesta al deporte con Sportivo Bafici, una cuidada y amplia selección que incluye desde films recientes como The Armstrong Lie (sobre el sonado caso de doping del famoso ciclista Lance Armstrong) hasta clásicos malditos como Weekend of a Champion (tres días de charlas en 1971 entre Roman Polanski y el campeón de Fórmula 1 Jackie Stewart), pasando por films de ficción como El campo de los sueños, The Jericho Mile, de Michael Mann, y Ciudad dorada (Fat City), de John Huston; así como producciones argentinas como Paula contra la mitad más uno y El crack. Para todos los gustos.


Fuente: Diego Batlle, La Nación.