EPITAFIO PARA ALFREDO ALCÓN

De los muchos comentarios y apreciaciones que se hicieron sobre la figura de Alfredo Alcón en estos días, elegimos el escrito de otro actor, un amigo nuestro, que supo conocerlo desde la mirada actoral (¿profesional?), pero también humana.

"Alfredo Alcón ya no está fuera de nosotros, ya no está en ningún lugar cercano ni lejano fuera de nosotros, ya no está en ningún más allá fuera de nosotros.

Ningún escenario volverá a crujir bajo su peso, el aire de ninguna sala volverá a fracturarse con el mazazo de su voz. Fuera de nosotros ya no estará en ningún lugar, pero dentro nuestro los escenarios de nuestra memoria seguirán viéndolo actuar, construir, crear; ahora somos los dueños del teatro y del cine en los que Alcón seguirá transformando lo vulgar en mágico, lo sublime en humano.

Este hombre fue un actor desde las tripas, desde las tripas un hombre ético, y como si algo le faltara de tres partes una tenía de gran humor, y dos de sabiduría.

La muerte de un actor es una muerte en plural, con él se nos mueren los personajes que no llegamos a conocer.

Alfredo, esta noche tenés función, en el teatro de nuestra memoria."

Adrián Airala (actor, director, dramaturgo).

En la imagen, un joven Alfredo Alcón junto al director de cine Leonardo Favio.