GUALEGUAYCHÚ SE PREPARA PARA RECIBIR AL INDIO SOLARI

El cantante se presentará el 12 de abril por primera vez en Gualeguaychú, Entre Rios. Esta será la primera aparición en vivo del Indio Solari en 2014. El lugar físico de la "misa", es el Hipódromo de Gualeguaychú que tratará de albergar a unos docientos mil seguidores.


El ex líder de los Redondos presentará su cuarto disco solista, el recientemente editado Pajaritos, bravos muchachitos en lo que será su primera vez en la ciudad litoraleña. Las entradas se pusieron a la venta el 10 de marzo.

Tras el anuncio, además de realizar los pedidos de precaución lógicos (reservar hotelería con tiempo, comprar pasajes también por adelantado), el Gobernador de la provincia Sergio Urribarri contó cómo se está preparando la localidad para recibir al hombre más convocante del rock nacional. "Siempre tuve en mente la idea de que el Indio Solari toque en Entre Ríos. Él es un gran artista, su música es impresionante y tras él se mueven multitudes", dijo.

El show, agregó, será "un evento popular de calidad extraordinaria que nos enaltece, nos beneficia y seguramente generará un movimiento económico muy importante. Es un evento organizado totalmente por privados. Como todos saben, ellos no aceptan que nadie se meta en la organización de sus shows. Lo que hicimos fue invitarlos y vamos a cooperar con ellos en término de adecuar la infraestructura del predio, y por supuesto en lo que respecta a garantizar operativos de seguridad y sanitarios adecuados".

"El Hipódromo de Gualeguaychú tiene una capacidad para 200.000 personas. Se ha trabajado fuerte para que la multitud que se va a movilizar la pase bien. Pensamos que va a ser el show pago más grande de toda la historia de la Argentina y va a ocurrir en Entre Ríos lo que debe ponernos muy orgullosos", terminó Urribarri.

Se espera que este show implique la presencia de sus ex compañeros de banda (Walter Sidotti, Semilla y Sergio Dawi), que participaron de la grabación de "La pajarita pechiblanca", tema que cierra su nuevo material de estudio. Según Pablo Plotkin, el track "tiene un comienzo medio "Clint Eastwood" de Gorillaz, pero en clave gitana, con acordeón y un Solari que canta en tono paródico. Hay algo relajado y lúdico que resulta contagioso, incluso una risa al final y aplausos (suenan un poco in your face, debe decirse) que remiten al espíritu ricotero del tiempo de Gulp!, cuando el experimento colectivo todavía no se había profesionalizado."


En diciembre del año pasado, en una entrevista con radio Vorterix, Solari fue cuestionado por sus multitudinarias pero esporádicas presentaciones en vivo: "Tengo un problema en un disco y cada vez que hago un vivo me tengo que tomar dos Diclofenac"; "¿Tocarías más seguido?", preguntó Mario Pergolini, si no tuviera ese inconveniente. "Sí, por lo menos cinco o seis veces por año", respondió.