LA NOVELA GRÁFICA EN LA FERIA DEL LIBRO DE BAIRES

La novela gráfica asoma con fuerza en la 40 edición de la Feria del Libro en un stand colectivo que, por primera vez, agrupa a las editoriales Común-Moebius-Orsai para mostrar como se arma una buena historia. 


Ubicado en el Pabellón Amarillo, el stand 1604 irrumpe inconfundible con su piso decorado por los dibujantes de las tres editoriales con tizas de colores, para que los visitantes “pisen con sus zapatillas estas obras de arte y se lleven un poquito en la suelas, en forma de polvo de tiza”, apuntaron los artistas.

La llegada de Casciari a Buenos Aires, donde participó del Encuentro de la Palabra, fue motivo también de su paso por la Feria y por el recién estrenado stand para firmar -por mas de dos horas- sus libros “Más respeto, que soy tu madre”, “El pibe que arruinaba las fotos” y “Charlas con mi hemisferio derecho”.

En una batea se exhibe su emblemática revista Orsai hecha sin publicidad, por suscripción y gratuita para la web con su socio y amigo Christian (Chiri) Basilis y su último proyecto Bonsai, dirigida a grandes y chicos por igual.

Silvia Peralta, encargada de logística y distribución de la editorial Orsai muestra a Télam libros como “El gran surubí”, de Pedro Mairal -”una novelita en sonetos” dice el escritor- e ilustraciones de Jorge González (argentino que vive en España) “Libreta de viaje” de Alberto Montt, ilustrador chileno que dibuja una especie de guía turística e íntima de su cerebro.

En el sector de Común, Sofía Vilaro señala que el gran fuerte de la editorial es Liniers, cuyos libros lucen en una estantería amurada contra la pared. A los conocidos Macanudos, se suma “Posters”, que según el propio dibujante dedica muchas de sus páginas a homenajear el arte de los posters de películas, “arte que parece estar desvaneciendose en manos de anónimos departamentos de marketing obsesionados con poner gitangescos perfiles de Tom Cruise”.

De otros autores de la editorial, sobresale “La ciudad de los puentes obsoletos”, de Federico Pazos, increíble desde el punto de vista visual y narrativo que acapara la atención del lector en una trama que dice todo sin palabras.

Además “Jusepe en América”, del inolvidable Carlos Trillo (1943-2011) y Pablo Túnica, que relata la primera fundación de Buenos Aires y el Dora Nro 2 “El año próximo en Bobigny”, donde Ignacio Minaverry nos lleva en un viaje alucinanate por Berlín, París y Buenos Aires.

Una sección de la revista Chiquismiqui íFéminas en acción!, se convirtió en un libro (Moebius Editora) que bajo el nombre de “Amo el lugar donde vivo”, presenta dibujos y textos de diferentes sitios de Buenos Aires.

Las autoras son: Natalia Colombo, Mek Frinchaboy, Babún Feroz, Seniorita Poliéster, Lucila de Pasquale, Valeria Montero, Laura Varsky, Isol, Eleonora Filippi, Elda Broglio, Cobrinha, Pum Pum, Sol Linero, Marina Maminas, María Elina Méndez, Irana Douer, Vero Gatti, Ana Laura Pérez, Flor Delboy, Maite Oz, Bú Lago Millán y Marina Haller.

También esta editorial tiene un libro con serigrafías de Carlos Nine y otro, Diabluras, de Lucas Varela.

Peralta de Orsai, Sofía Vilaro, de Común y Martín Ramón, de Moebius se esfuerzan para definir las características de la novela gráfica: “Acostumbrados a la prosa la novela gráfica permite lo mismo a través del dibujo”. “Hay una doble vía de entrada al texto, le suman un plus a la novela”, “desacraliza la palabra”, desgranan al unísono.


Lo que es indiscutible, que la novela gráfica, “desvastada y relegada”, ya que la historieta no ha sido considerada un género literario,comienza a marcar sus pasos en las ligas mayores, empujada por los más jóvenes que se encuentran entre sus más fanáticos lectores.