lunes, 19 de mayo de 2014

HÉROES DE HISTORIETA

En los años 50 las aventuras de los grandes héroes podían escucharse por radio o leerse en la revistas de historietas, la TV era una quimera que sucedía muy lejos de nuestras costas.

Escribe Vicente Battista


Si bien es cierto que la primera transmisión en la Argentina se registró el 17 de octubre de 1951, se conmemoraba el Día de la Lealtad y Evita saludaba a los manifestantes en lo que sería una de sus últimas imágenes públicas, tener un aparato de televisión era monopolio de una selecta minoría. Por consiguiente, las historietas, que algunos prefieren llamar “comics”, marcaron la infancia y primera juventud de aquellos que entonces éramos privilegiados por el simple hecho de ser niños.

Ha pasado más de medio siglo, pero aún recuerdo la alegría de tener “Misterix” y “El Tony” en mis manos. También fui devoto de “Puño Fuerte” y de “Rayo Rojo”, que por su forma rectangular —18 cm de largo por 8 cm de ancho— se había convertido en el primer pocketmagazine de la historia. Todos los diciembres aparecía el “Anuario de la historieta”, aquello era una fiesta, las aventuras comenzaban y terminaban en esa misma entrega, no sufríamos la angustia del “continuará” y podíamos encontrarnos con nuestros principales héroes. Acerca de dos de ellos, un agente que no llegó a ser tan secreto y un fantasma que poco tenía de espectro, quiero hablar ahora.

A finales de 1933, Joseph Connolly, director de King Features Syndicate, convocó a Dashiell Hammett para que concibiera a un investigador privado con el rigor y la astucia de Sam Spade; un joven dibujante, Alex Raymond, le daría forma a esa criatura. El propósito, nada secreto, de Joseph Connolly era opacar la bien ganada fama del inefable Dick Tracy, que diariamente aparecía en las páginas del “Chicago Tribune”.  Hammett aceptó el desafío y el 22 de enero de 1934 King Features Syndicate distribuyó el primer episodio del Agente Secreto X-9. “The Top” se llamó ese capítulo y fue el único escrito por Hammett, en abril de 1935 abandonó definitivamente al personaje que había creado, gesto que no impidió que el FBI lo detuviese bajo sospecha de difundir secretos de Estado. Ricardo Olivera y Lorenzo Días en una nota publicada en “Diario 16” dicen que le exigieron “que descubriese su fuente de información. Por supuesto, Hammett no sabía nada, se había limitado a demostrar que la realidad siempre supera a la ficción”, una lógica difícil de entender para los verdaderos agentes secretos del FBI.

El Fantasma nació en 1936 gracias a Mandrake. El mago, creado por Lee Falk, que desde hacía dos años andaba por el mundo en traje de ceremonia, galera y bastón, había ganado la inmediata simpatía del público. La King Features Syndicate le pidió a Falk que pensara en otro personaje de parecido calibre. En esta ocasión, Falk dejó magias de lado y se remontó a un aciago día del año 1536, cuando una nave pirata abordó a un barco mercante inglés que navegaba frente a las costas de Bengala. Los piratas pasaron a degüello a la tripulación y arrojaron al mar a Kit Warsen, el pequeño hijo del capitán; el chico pudo llegar sano y salvo a las costas de la Selva Profunda.

Pareciera ser que los héroes de historieta están condenados a ser huérfanos. A los padres del Fantasma lo mataron los piratas Sing, a los de Batman, que iba a aparecer tres años después, una pandilla de asaltantes. Ambos chicos fueron testigos de las muertes de sus padres, a uno lo criarían los pigmeos de la Selva Profunda; al otro, Alfred Pennyworth, el mayordomo de la familia Wayne. Kit Warsen juró dedicar su vida “a la destrucción de la piratería, la crueldad y la injusticia, me seguirán mis hijos y los hijos de mis hijos", y a partir de ese compromiso, comenzó a ser el Fantasma. Bruce Wayne juró que “por los espíritus de mis padres, prometo que vengaré su muerte, combatiendo el delito, por el resto de mi vida”, y luego de esa promesa comenzó a ser Batman. Nótese que ambos juramentos son parecidos, pero mientras Batman asegura que combatirá el delito hasta su muerte, el Fantasma sostiene que sus descendientes mantendrán viva esa obligación: cuando un Fantasma muere, su hijo hereda el traje y la máscara, de ese modo perpetua la idea de que es el mismo hombre a través de los siglos y crea la leyenda, entre piratas y nativos, de que se trata de un único Fantasma vengador que nunca muere. Batman recurre a la máscara para ocultar su verdadera identidad, el Fantasma, por el contrario, recurre al antifaz para ocultar que es un simple mortal, secreto que sólo conoce su esposa, el hijo que lo sucederá y los lectores, de uno y otro continente.


Los héroes de historieta están condenados a tener siempre la misma edad: la de sus aventuras. Si nos ajustásemos a los datos reales, Batman hoy sería un hombre de 80 años; sin embargo, lo vemos ágil y rozagante como en sus primeras hazañas: no lo perturba una sola arruga, tampoco la sombra de incómodas canas. Tal vez a Superman se le pueda aceptar esa ventaja: es vecino de otro planeta y ha demostrado poderes sobrehumanos. Batman no tiene excusas, y sin embargo consentimos que sea tan inmortal como Superman; actualmente, el Caballero de la Noche y el Hombre de Acero continúan con sus aventuras, no se puede decir lo mismo del Fantasma, se lo intentó rescatar en una película, pero no sirvió de nada, casi nadie habla de él, acaso porque ese espectro que camina por la Selva Profunda nace y muere como el resto de los seres humanos. Tal vez el error de Lee Falk fue ofrecer una razón lógica para explicar la falsa inmortalidad del Fantasma. Razón y lógica son categorías ajenas a la historieta, de ahí que desde la pura lógica el Agente Secreto X-9 no haya logrado apagar a Dick Tracy y desde la absoluta razón, el Fantasma no pudo borrar ni a Batman ni a Superman.