EL IVA, LA CONCENTRACIÓN Y EL FUTURO DEL PERIODISMO

Este jueves 5 de junio la presidenta Cristina Fernández anunció medidas que reconocen el reclamo de los medios no corporativos: la reducción de la alícuota del IVA. Por primera vez, se reconoce una escala diferenciada en la presión fiscal de acuerdo al monto de facturación anual.

Mayo de 2001. En uno de los momentos de mayor debilidad institucional de Argentina, las corporaciones periodísticas lograron que el gobierno de Fernando De la Rúa impusiera el Impuesto al Valor Agregado (IVA) a las publicaciones gráficas. La Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA), a través de un comunicado, señaló entonces que por esa medida “el gobierno de Fernando de la Rúa podrá pasar a la historia con la responsabilidad de haber iniciado un proceso de extinción del pluralismo informativo en la Argentina”.

Para comprender por qué un impuesto favoreció la concentración de la prensa gráfica hay que ubicarse en el contexto en que se aplicó: al borde del abismo de la peor crisis financiera de la historia moderna. También hay que entender en qué se habían convertido las corporaciones periodísticas: la multiplicidad de negocios les había generado un débito fiscal que les acumuló deudas millonarias con el Estado. Por eso, en el mismo acto en que se aplicó el IVA a la prensa gráfica, se les perdonó las deudas fiscales y previsionales. Así, con la aplicación del IVA se garantizaban crédito fiscal para achicar deudas en el futuro. Y con el perdón, la impunidad de las deudas del pasado. De yapa, vaciaron dos cajas del Estado: la fiscal y la previsional.

Así llegaron al precipicio del corralito, ahí donde las Pymes periodísticas se estrellaron. Las corporaciones se encargaron de garantizar que se hundieran colocándoles en la mochila la alícuota del IVA: un 10,5% de peso extra.

Muchas de las que sobrevivieron fueron invitadas a aliviar sus padecimientos. La oferta era tentadora: las pequeñas empresas se quedaban a cargo de la elaboración de contenidos y las corporaciones, de la comercialización y distribución. En pocos años, los grupos Clarín y La Nación lograron apropiarse así de más de 35 títulos que no crearon: se los tragaron.

LOS DESAFÍOS

Este jueves 5 de junio la presidenta Cristina Fernández anunció dos medidas que reconocen el reclamo de los medios no corporativos. Las dos apuntan en la misma dirección:

La reducción de la alícuota del IVA. Por primera vez, se reconoce una escala diferenciada en la presión fiscal de acuerdo al monto de facturación anual. A más facturación, mayor es la alícuota. Así, se ven favorecidas con una tasa más baja (2,5%) quienes menos tienen. Principio elemental para combatir la desigualdad que debería servir de ejemplo para todas las actividades productivas, si de lo que se trata es de combatir la concentración.

La creación de un sistema nacional de medición de audiencias. La Presidenta citó que la pauta anual privada está en el orden de los 1.300 millones. ¿Cómo se reparte? Concentratariamente. Para las empresas, especialmente las multinacionales, esa concentración se justifica con un argumento: ¿cómo decidir dónde pautan? Las corporaciones periodísticas diseñaron su propio sistema. Se llama Ibope y tal como lo anuncian en su página web “realizamos alianzas con las principales cámaras empresariales del sector”. Es decir, la dominan las propias empresas que controlan esas cámaras. Imaginen cuáles son.

Según el anuncio presidencial, 11 universidades nacionales conformarán este nuevo sistema de medición de audiencias. La primera buena noticia: las universidades comenzarán, al fin, a trabajar para democratización de las herramientas de la comunicación social. Y no sólo a hablar de ella. Segunda noticia: es responsabilidad ética de la Academia garantizar la transparencia y rigor de la información que genere. Y la nuestra, controlar que así sea. Tercera noticia: los medios sociales deben colocarse a la altura del desafío, generando productos cuyo impacto social pueda medirse. ¿Cómo? Debemos encontrar, proponer y exigir que el nuevo sistema contemple otras formas de mensurar la producción de comunicación. No se trata de aplicar la vara que construyó lo Clarín –en el sentido más profundo de es este concepto- sino de crear nuevas formas que se adecuen a nuevos medios. Se trata de construir el futuro de la comunicación y esto incluye, entre otras cosas, todas sus herramientas, entre ellas sus reglas de medición.

UN PASO HACÍA LA LEY

La quita del IVA fue uno de los principales reclamos de la Asociación de Revistas Culturales Independientes de la Argentina (AReCIA) –de la cual lavaca es socia fundadora- y forma parte de uno de los artículos del proyecto de Ley de Fomento que elaboró y fue presentado en mayo del año pasado por el diputado Jorge Rivas. El anuncio de la considerable reducción que formuló la Presidenta el jueves 5 de junio es, en ese contexto, evaluado por AReCIA como un paso decisivo para lograr la pronta sanción de esa ley, ya que ese era uno de los puntos objetados por la Comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara de Diputados de la Nación. Salvado ese obstáculo, no hay otra cuestión técnica que demore su sanción en esa cámara.

(Cooperativa periodística La Vaca)