viernes, 6 de junio de 2014

¿QUÉ LEEMOS? ¿CUÁNDO LEEMOS? ¿DÓNDE LEEMOS?

El Ministerio de Cultura de la Nación, a través del Sistema de Información Cultural de Argentina (SInCA) analiza los datos de la encuesta nacional realizada en 2011. Lectores y libros: un panorama actual de nuestra sociedad lectora.

Desde el Ministerio de Cultura se publicó el libro Lectores, libros, lecturas. Cambios en las prácticas y hábitos de lectura, que desarrolla y analiza los datos de la Encuesta nacional de hábitos y prácticas de lectura realizada en el 2011.

En el libro se ofrece un completo panorama sobre las lecturas que realizan los argentinos, el formato o soporte que se elige, cuánto tiempo se  le dedica a la lectura, dónde se lee, cómo, cuál es la situación de los jóvenes y los nuevas formas de leer y escribir a partir de las nuevas tecnologías y la importancia del Estado en la promoción de la lectura entre otros temas.

La Encuesta Nacional de Hábitos de Lectura 2011 fue una iniciativa del Consejo Nacional de Lectura, formado por los Ministerios Nacionales de Educación, Desarrollo Social, Trabajo y Salud, la Secretaría de Cultura de la Nación, la CONABIP, la Biblioteca Nacional y Radio y Televisión Argentina (RTA).

La encuesta se aplicó a personas de 12 años y más, residentes en localidades de más de 30.000 habitantes de todo el país (3.600 casos); y el trabajo de campo fue realizado por la Universidad Nacional de Tres de Febrero, mediante entrevistas domiciliarias y de aplicación personal (según un cuestionario discutido y consensuado en el marco del Consejo Nacional de Lectura). Por su parte, el procesamiento y análisis de los datos estuvo a cargo del SInCA, dependiente  de la Dirección Nacional de Industrias Culturales.

En el libro Lectores, libros, lecturas. Cambios en las prácticas y hábitos de lectura, se presenta el cuestionario, la totalidad de los datos de la encuesta y los análisis realizados por Hilario Moreno y Santiago García, especialistas en diseño y análisis estadístico de estudios de opinión pública; y Valeria Sardi, experta en Lengua y Literatura y Premio Nacional de Ensayo Pedagógico.

ALGUNOS DATOS

Esta encuesta de 2011 tiene como antecedente la realizada en 2001 por iniciativa del Ministerio de Educación de la Nación. En ambas se consideró lectores a las personas que leen de modo corrido (por 15 minutos o más) diarios, revistas, otras publicaciones, libros o textos en pantalla1. En este sentido, lo primero que resalta en la encuesta es que en 2011 la población lectora asciende a un 90%, es decir que 9 de cada 10 argentinos lee durante al menos 15 minutos corridos, con lo que el país alcanza un nivel de, prácticamente, “plena lectura”.

Hay que recordar, no obstante, que ya en 2001 un 86% de población leía por encima de este “umbral mínimo” de un cuarto de hora.

También se lee con más frecuencia. Hay un 6% más de lectores que leen todos o casi todos los días respecto del 2001 (de 47% a 53%). Asimismo, los lectores de algunos días por semana crecieron un 12% en una década (de 20% a 32%). En contrapartida, los lectores eventuales, que leen menos de un día a la semana) cayeron de 19% a 5%.

Cada vez hay más lectores en casi todos los formatos y soportes. Los lectores de diarios (incluyendo a aquellos que lo leían sólo de vez en cuando), crecieron de 78% a 80%. También hay más lectores de libros que leyeron al menos un libro en el último año: pasaron de 55% a 59%. Los lectores digitales, la población que lee por más de 10 minutos de la pantalla de la PC se duplicó entre el 2001 y el 2011, pasando del 21 al 48% (y, entre los menores de 25 años, llega al 75%). Sólo los lectores de revistas son menos; disminuyeron de 65% a 60% en la última década.

En cuanto a la lectura digital, la encuesta revela que más que desplazar los formatos de lectura tradicionales (diarios, libros y revistas), tiende a combinarse con ellas, reforzándose así el hábito de lectura: los lectores digitales tienden a leer sustantivamente más libros, diarios y revistas que los lectores no digitales (y el grupo de lectores que lee exclusivamente en pantalla, sin leer libros ni diarios es sólo del 2%).

Las tasas de lectura no varían entre hombres y mujeres. Existen, sin embargo, algunas diferencias en cuanto a lo que se lee. Los hombres leen un poco más el diario (80% contra 76%) y apenas más de la pantalla de la PC. Las mujeres, en cambio, leen más libros (66% vs. 58%), revistas (69% a 54%) y publicaciones no masivas. También difiere la motivación para la lectura: mientras que los hombres vinculan más la lectura con la necesidad de estar informados (7% más que las mujeres) y con el trabajo (6% más); las mujeres destacan más la lectura por placer (6% más) y para aprender cosas nuevas (8% más). También las mujeres se manifiestan más interesadas por la lectura y compran más libros que los hombres.

Los mayores de 60 años, son los dos grupos que concentran a quienes tienden a leer menos que el resto. Destacan entre las razones de no lectura las cuestiones económicas, los problemas de vista y la falta de interés. Entre los más jóvenes (12 a 17 años) sólo hay menos lectores de diarios, pero es el grupo que concentra más lectores que el resto en todos los demás formatos.

Los niveles socioeconómicos muestran diferencias significativas en las tasas de lectura. La lectura cae en el grupo de menores recursos. En los niveles socioeconómicos medios y altos la lectura es casi universal: 96% y 99% respectivamente. En el nivel más bajo, la cantidad de lectores es bastante alta, llegando al 83%, aunque significativamente menor que en los otros dos grupos. La lectura de libros cae en los sectores bajos. El nivel socioeconómico superior tiene solo un 2% más de lectores de libros que los sectores medios, pero un 28% de diferencia con lo más bajos. La lectura en pantalla es alta en los niveles superiores y muy baja en el más bajo (77% en el nivel alto, 63% en el medio y 16% en el bajo).

Libros más leídos: se leen más cuentos y novelas que textos científicos y ensayos. Entre las temáticas más elegidas se destacan la historia y la literatura casi en la misma proporción.


En los diarios se lee de todo, en las revistas predomina la información general. Entre las secciones de diarios más leídas, más de la mitad de los lectores manifiesta interés por todos o casi todos los contenidos, mientras que el 22% sólo lee la sección deportiva y el 29% las noticias policiales. Sólo el 16% se interesa por la política nacional. En cuanto a las revistas, un 32% prefiere las de información general un 20% las de espectáculos, un18% las femeninas y un 16% las de moda, cocina y manualidades. Un 17% elige las revistas que forman parte de los diarios.