MARTA DILLON: A 4 AÑOS DE LA LEY DE MATRIMONIO IGUALITARIO

En una entrevista que le realizaron hoy a la mañana en el programa de radio “A cara lavada”, la periodista y escritora Marta Dillon, esposa de la cineasta Agustina Carri, dijo que “el matrimonio igualitario “es una puerta que se abrió y en la que hay que seguir trabajando desde la educación”. 

Marta Dillon es una periodista y activista argentina, editora del suplemento feminista Las 12, del diario Página 12, y más tarde creadora y editora del suplemento LGTBQ Soy, en el mismo diario.

La entrevistada agregó que hace cuatro años que está casada, “lo que no es poco” y resaltó que la norma permitió modificar pequeñas cosas cotidianas, como por ejemplo que la verdulera de la esquina comprenda que la mujer que vive con ella no es una amiga, sino que es su esposa.

Explicó que la ley contribuyó a la “visibilidad”, y al hacer hincapié en la importancia de este punto, indicó: “Si no te ven, no existís y si no existís, tus derechos están conculcados”.

Aclaró que la matriz heterosexual de la sociedad sigue existiendo pero consideró que “si no te ven, hay algo de la libertad que está recortado. No solo mío, sino también de los que quieren pensarse por fuera de la heterosexualidad obligatoria”.

La ley de matrimonio igualitario “abre un marco de libertad que es inédito y cuyos cambios todavía están operando”, sostuvo la periodista y que en el caso de su hijo el cambio permitió que pueda ser inscripto con el apellido de sus dos madres.

Dijo que en la vida cotidiana no produce muchos cambios, pero “si en las herramientas que tienen cuando salen al mundo para elaborar los relatos sobre sus propias familias. Tiene fotos del casamiento de sus mamás”, remarcó.

Dillon sostuvo que “se nos abrió una puerta gigantesca y ahora esa puerta hay que trabajarla permanentemente”. Y para ello, dijo, “la educación sexual en las escuelas debe existir y se debe hablar sobre las distintas formas de ser”.

“Hablo de diversidad de géneros, en el sentido que el género que uno se reconoce no siempre coincide con el asignado al nacer”, explicó.