PARQUE ALBERDI: CONTRARGUMENTOS CIUDADANOS AL FOLLETO

El abogado y ambientalista Alejandro Álvarez, miembro de la Asociación Parque Federal, resume en dos los argumentos esgrimidos para justificar la construcción del parking Alberdi: la puesta en valor y una solución al estacionamiento. A partir de estos dos ejes, reflexiona su postura que es la de muchos vecinos y vecinas.

"RESUMIENDO, una vez más:
Por lo que ya se ha visto, escuchado y leído hasta el hartazgo a través de la febril (y costosa) campaña de marketing llevada adelante por el Gobierno de la Ciudad en las últimas semanas para convencer a la ciudadanía, la supuesta necesidad de construir las cocheras semi-soterradas en Parque Alberdi se basa en 2 motivos principales:

1) "Pone en valor un espacio verde degradado sin costo alguno para la Municipalidad"
2) "Soluciona el problema del estacionamiento en el microcentro".

En mi opinión, y sin abordar ahora las cuestiones legislativas y judiciales ni la oscura trama de vínculos e intereses privados que hay detrás de la iniciativa, está claro que ambos argumentos son FALSOS e invalidan el proyecto mismo, por lo siguiente:

1) La "PUESTA EN VALOR DEL PARQUE"

1.1- El COSTO que implique remozar un Espacio Verde como el Parque Alberdi bajo ningún concepto puede justificar la mercantilización del Espacio Público al poner como condición para que dicha "puesta en valor" se concrete la construcción y explotación comercial privada de cocheras semi-soterradas a concesionar por 30 años. El proyecto "Cocheras + Plaza", como un conjunto inseparable y sin entrar en los detalles técnicos más profundos del proyecto que son desconocidos para todos nosotros, es un tipo de intervención que causaría un daño irreparable al Patrimonio arquitectónico, histórico y cultural, ya que implica desmantelar prácticamente en su totalidad las características identitarias del Parque, incluyendo la remoción y/o destrucción de elementos como la pérgola de los enamorados, el mástil y demás mobiliario histórico, y la alteración de otros como el Monumento a la Madre, además de la extracción de 46 árboles y directamente la tala de otros 24, por lo que el Parque perdería más de la mitad de sus árboles (sobre un total de 135).

No caben dudas de que era perfectamente posible mejorar y mantener en buenas condiciones al Parque Alberdi, sin necesidad de un proyecto como el que cuestionamos, desde que el anterior intendente logró recuperar buena parte de su superficie al trasladar la feria que lo ocupaba y a los pocos meses, además, inaugurar un Playón Deportivo y firmar un convenio de Padrinazgo con la Asociación Empresaria Hotelero Gastronómica. Sin embargo, pocos años después, un creciente abandono llevó incluso a que se retiraran los juegos infantiles, además de que nunca se colocó la prometida red de protección que hubiera hecho viable la utilización del playón deportivo, a pocos metros de una autopista como la Av. 27 de febrero. En una conversación telefónica mantenida con el Intendente días atrás dijo estar decepcionado con el rol de los Padrinos tanto de la Plaza Colón (UPCN) como del Parque Alberdi (Asociación Empresaria Hotelera Gastronómica) a los que calificó como "malos Padrinos", ya que al parecer no tuvieron un compromiso sostenido en el tiempo de aportar para el mantenimiento de esos espacios verdes. Lo curioso del caso es que aquella misma corporación es una de las que ahora aparece apoyando públicamente al Intendente en relación al tema Cocheras en el Parque. Es realmente llamativo que uno de los sectores más favorecidos por la política municipal de promoción turística (de hecho, con frecuencia se menciona que es justamente el rubro hotelero-gastronómico el que más se beneficia con eventos tales como el TC2000 por ejemplo), no haya tenido voluntad -a juzgar por los dichos del Intendente- para cumplir cabalmente con el cuidado y mejoramiento del Parque Alberdi.

1.2- El DISEÑO -o rediseño en este caso- de un Espacio Público con relevancia patrimonial no puede quedar librado al criterio de una empresa privada o siquiera al de la propia área de Planeamiento municipal en forma unilateral. Santa Fe cuenta con dos Universidades y sendas Facultades de Arquitectura de reconocido prestigio, además de los colegios profesionales con incumbencia en la materia, que deberían ser actores insoslayables en cualquier debate previo a la decisión de intervenciones de la gravedad que revisten en los casos de Parque Alberdi y Plaza San Martín, e incluyendo también expresamente a las diversas organizaciones de la sociedad civil que defienden el ambiente y la calidad de vida de la ciudadanía. Más aún si consideramos que entre los Objetivos expresados en el Plan Urbano vigente figuran los de "construir una ciudad sustentable, ambientalmente saludable y con un marcado desarrollo a escala humana" y "gestionar los espacios públicos y los bienes del Estado como centros de participación ciudadana" (Plan Urbano Santa Fe Ciudad, MCSF, 2009).

2) La "SOLUCIÓN AL ESTACIONAMIENTO"

2.1- Falta un DIAGNOSTICO fidedigno, ya que no se conoce hasta ahora ningún estudio técnico del Municipio que evalúe la capacidad real de estacionamiento con que cuenta el casco céntrico sobre el cual alegar, tal como se ha escuchado, que los lugares resultan "insuficientes". Esta cuestión que parece darse por sentada, en realidad amerita un análisis exhaustivo para determinar, por ejemplo, cantidad de dársenas en vía pública y en estacionamientos privados, modalidades de uso (por hora, día, mes, etc), cuadro tarifario según la ubicación de las dársenas, grado de ocupación de las mismas según los horarios, posibilidades de expansión dentro de inmuebles privados, expectativas de los automovilistas en relación a esos aspectos, etc. Sólo de un estudio que contemplara todas esas variables podría surgir realmente un diagnóstico más confiable sobre esta problemática.

En el documento oficial "Cómo vamos", edición 2012, se menciona que dentro del Sistema de Estacionamiento Ordenado Municipal (SEOM) existen actualmente 252 cuadras con ese servicio en el área céntrica, lo que promediando a 15 dársenas por cuadra, daría unas 3800 plazas. Unas 50 cuadras más de estacionamiento libre a continuación de las tarifadas hacen otras 750 plazas. Alrededor de 30 estacionamientos privados en el centro, a un promedio de 50 plazas cada uno, agregan 1500 dársenas (sin considerar la capacidad potencial de esos predios. Además, hay en construcción otras 1800 plazas (700 en Corporate Tower en el dique 1 del Puerto + 500 de Metro Parking + 600 plazas de otros 2 proyectos en inmuebles privados). Hay que agregar también las dársenas al aire libre disponibles en el Puerto, es decir, otras 800 plazas. Todo eso estaría dando un total aproximado de 8650, por lo que la incorporación de 295 cocheras en Parque Alberdi sumaría apenas un 3%. Eso, sin considerar que de acuerdo con la Ordenanza 11876, esas cocheras deberán reservar como mínimo un 10% de su superficie para la guarda de motovehículos, ciclomotores y bicicletas, lo que reduciría las dársenas para automóviles a 265. Aparte de lo dicho, cabe considerar que las formas de comercialización definidas por las empresas privadas para las cocheras, en realidad no apuntan a ofrecer estacionamiento rotativo a quienes acuden al centro desde otros puntos de la ciudad o la región para efectuar compras o pasear, o por razones de trabajo o estudio, sino más bien a otorgar dársenas exclusivas para quienes ya viven en la zona, probablemente en edificios que no contemplan la cantidad suficiente de cocheras, como debería ser. Recordemos que el aspecto de la comercialización ya provocó un áspero cruce entre el Secretario de la Producción y el titular de la inmobiliaria Benuzzi, cuestión que no fue debidamente aclarada por el Municipio.

Resulta a todas luces absurdo, entonces, plantear estos proyectos de cocheras semi o subterráneas en Espacios Verdes Públicos como una solución al problema de la circulación y estacionamiento en el centro. Para que fuera atendible semejante idea se tendría que haber presentado y debatido primero un Plan integral de Movilidad Urbana, que abarque todos los aspectos, desde las dársenas públicas, las calles vedadas al tránsito, las cocheras privadas, la circulación peatonal y especialmente la preeminencia del Transporte Público. Si no se lo ha hecho, obviamente, es porque no hay forma de justificar esta obra dentro de ese marco, ya que cualquier estudio al respecto concluiría claramente en que lo último que habría que hacer en una plaza son cocheras.

2.2- ¿REMEDIO O ENFERMEDAD? La problemática del tránsito urbano y particularmente en el centro, debe ser abordada, como dijimos, de manera integral, no con parches o supuestos paliativos. Más aún considerando que en el propio Plan Urbano Municipal antes mencionado la "demanda de más plazas de estacionamiento en las principales áreas de destinos de viajes" aparece respondida en dicho documento con que "la estrategia pasa por desalentar el uso del vehículo particular a favor del transporte público", es decir que en el Plan Urbano vigente figura siquiera como alternativa la posibilidad de construir cocheras semi o subterráneas en los Espacios Verdes más céntricos, ya que alentar eso desde el propio Estado terminaría estimulando, en vez de desalentar, el uso del automóvil particular en una zona ya muy congestionada. A la vez, en dicho Plan se hace también referencia expresamente a las nuevas centralidades urbanas, sobre todo los crecientes Centros Comerciales a cielo abierto en las principales avenidas como una tendencia estratégica para un desarrollo más equilibrado de la ciudad.

Por lo tanto, un proyecto "público-privado" como este, cuyos dos principales motivos resultan claramente insostenibles, merece el repudio de todos los santafesinos junto con el reclamo de que se rescinda inmediatamente el contrato de concesión y se restaure el Parque Alberdi en el marco de una propuesta que cuente con amplio consenso social y contemple la instalación de un sistema permanente de Gestión Asociada que garantice la participación ciudadana en toda las decisiones que lo afecten.


PD: Con respecto a los 50 puestos de trabajo que supuestamente se perderían de no hacerse las cocheras, tengamos en cuenta que en Santa Fe el rubro construcción sigue creciendo de manera sostenida, con numerosas obras tanto en ejecución como a punto de comenzar. Todo eso sin mencionar las diversas obras públicas que la ciudad aún tiene en carpeta. De hecho, es inminente la creación de nada menos que 1500 nuevos puestos de trabajo directos con la construcción de las primeras 2 manzanas de edificios del Plan ProCreAr frente al borde este del Parque Federal."

Alejandro Álvarez