PRESENTARON UNA PUBLICACIÓN QUE RECONSTRUYE LA MEMORIA

La voz de León Gieco se escuchaba intensa sobre las imágenes del documental presentado en el salón de actos de Sadop Santa Fe. Las imágenes sirvieron de introducción para presentar una revista-libro sobre los docentes privados desaparecidos y asesinados durante la última dictadura cívico militar.

Ante un auditorio lleno, el Secretario General del gremio, Pedro Bayúgar, mencionó que “la presentación de esta publicación que hoy entregaremos a representantes de diferentes organizaciones sociales, gremiales y políticas pretende rescatar la memoria de compañeros y compañeras docentes que fueron víctimas de la dictadura, pero a la vez el compromiso de asumir sus banderas de lucha, ya que muchos de ellos también fueron militantes y desarrollaron actividad gremial.”

La publicación lleva el título “Trabajadores/as de la Educación Privada desaparecidos y asesinados”, y es un homenaje que el gremio hace a las víctimas de dictadura cívico militar en la provincia de Santa Fe. Un informe que también será distribuido en los establecimientos educativos para visibilizar este trabajo de investigación que intenta aportar a la construcción de la memoria colectiva. La revista-libro señala que el objetivo es “recordar y reconocer de muchos compañeros y compañeras que pusieron el cuerpo y las ideas para construir  un país más justo, solidario e inclusivo, apostando a la educación como herramienta transformadora.”

Bayúgar continuó diciendo: “Muchas veces se habla de educación con calidad, cuando en realidad ese término no nos gusta. Sí, preferimos hablar de una educación comprometida con la realidad de los alumnos y de la sociedad del lugar, una educación que sea liberadora. Teníamos una deuda como gremio con estos compañeros y compañeras que permanecieron olvidados. Ahora podemos conocer sus nombres y sus historias. En el documental vimos la imagen del cuadro de Videla cuando era bajado, es un símbolo de otros cuadros que nosotros también debemos bajar, por ejemplo en el ámbito educativo de quienes hicieron silencio cuando hubieran podido hablar. Debemos bajar los cuadros de quienes hoy gozan de cierto prestigio y no dudaron en aquellos tiempos de firmar la baja a los cargos por abandono de trabajo, de las personas que eran secuestradas y desaparecidas.”

En el acto no sólo se encontraban representantes de organizaciones, también había familiares de estos trabajadores y trabajadoras, quienes no ocultaban la emoción en sus rostros por este homenaje que se estaba llevando a cabo. El pañuelo de Otilia Acuña, una activa Madre de la Plaza de Santa Fe se destacaba en primera fila. Estaba presente como militante de los derechos humanos, pero también como madre de Nilda, una maestra de la escuela parroquial del barrio Santa Rosa de Lima, que había desarrollado su actividad en las aulas radiales y bregado intensamente por mejoras para el barrio. Tenía 30 años cuando la asesinaron en la puerta de su casa en presencia de su madre y de sus tres hijos. La foto de Nilda, la del establecimiento parroquial donde trabajaba, el mural de homenaje a ella y a su compañero Luis hecho en el barrio, también son parte de las páginas de la publicación editada.

Esta investigación es un primer paso para seguir indagando sobre la memoria colectiva, que nos interpela como sociedad y como bien se escribe en la introducción del material publicado “Una memoria hecha de recuerdos, de aromas, de imágenes claras o difusas, con la huella de una risa, de un llanto, de un grito o de una caricia.”


Una memoria que también se hizo canción no sólo con León al principio, sino también al final del acto cuando Cecilia Santa María, secretaria de cultura y derechos humanos de Sadop, invitó a Carlos Speciali y Franco Ramírez a cantar sus canciones, también están publicadas en la revista-libro como tributo artístico de ese “dolor que hoy es transformado en la lucha y se nutre de amor en los hijos de todos los hijos.”

Daniel Dussex - eh! Agenda Urbana