lunes, 22 de septiembre de 2014

CON NOVENTA MIL PERSONAS CERRÓ COMICÓPOLIS

Con el padrinazgo de Horacio Altuna, la segunda edición de Comicópolis, el gran festival de la historieta en la Argentina, que puso nuevamente de relieve lo mejor de la historieta argentina, concluyó con 90.000 visitantes en cuatro días, un récord de personas que llegaron a Tecnópolis para participar de la exposición.

Comicópolis 2014 abrió el jueves pasado con doce muestras, 34 figuras nacionales e internacionales, talleres diarios para adultos, un gran espacio infantil y otro de firmas de autores, decenas de charlas y un mundo Cosplay, concluyó hoy con la charlas de Liniers, Quique Alcatena, Marcela Trujillo, Manuel Gómez Burns, Robin Wood, Maco, Joe Sacco, Peter Milligan y Pablo de Santis.

"Se han superado todas nuestras expectativas, uno trabaja y se prepara pero no sabe hasta qué punto va a funcionar. Teníamos la idea de duplicar la cantidad de gente del año pasado, pero de 20.000 a 90.000, es increíble", dijo a Télam Thomas Dassance, curador del festival.

"Lo interesante -agregó- fue haber visto mucha gente conectarse con la historieta. Los libreros y editores vendieron mucho y los autores muy contentos por el contacto con el publico. Se ha logrado la comunión de las distintas partes del circuito: editores, autores, lectores".

La jornada del domingo, la última, estuvo teñida de multicolores de la mano de los cosplayers que organizaron un gran pic-nic frente al Pabellón de Cultura. Así, entre chicas manga y pibes en versión animé, desfilaron el Hombre Araña, el Guasón, la Mujer Maravilla y Batman dándole el toque primaveral a una tarde única en el Parque del Bicentenario.

Altuna dijo presente todos los días y, mientras firmaba libros a sus fanáticos, sostuvo en diálogo con Télam que este festival fue "inmejorable, caminando por el predio vi la gente llegar y fue masivo. Es lo que uno siempre está deseando que haya un intercambio entre lectores y autores y aquí se dio".

El creador de míticas historias junto a Carlos Trillo como "El loco Chávez" y "Las puertitas del Sr. López" y artista clave en el imaginario argentino dijo que "es una maravilla que en este espacio, que es modélico, haya habido un desembarco de grandes autores de todo el mundo, más los nacionales. Todo es fantástico y a la gente le pudo dar una visión de lo que es y puede ser la historieta y, porque no, despertar vocaciones".

En lo personal, Altuna, muy emocionado, expresó: "estoy muy gratificado por todo. Sentí mucho afecto de los aficionados. Es hermoso y quisiera seguir ligado a Comicópolis de cualquier manera".

En esta segunda edición, nombres de la talla de Kyle Baker, Norm Breyfogle, Joe Sacco, Peter Milligan, Alex Fito, Bartolomé Seguí­, Guy Delisle, Thomas Ott, Adao Iturrusgarai, Rafael Alburquerque, Denny Chang, Robin Wood, Maco, Marcela Trujillo y Manuel Gómez Burns, llegaron al predio de Villa Martelli.

Mientras que la selección nacional estuvo conformada por De Santis, Chanti, Carlos Gómez, Gabriel Ippoliti, Jok, Ángel Mosquito, Caro Chinaski, Patricia Breccia, Ale Lunik, Quique Alcatena, Maitena , Tabaré, Daniel Paz, Gustavo Sala y Liniers.

Tras una primera edición en 2013, este festival de carácter internacional volvió recargado con un panorama diverso del mundo del cómic abrazando un objetivo: "Comicópolis es parte de una polí­tica de Estado para que la historieta argentina vuelva a ser una industria", destacó Dassance.

Una de las sorpresas de este año fue la mágica aparición del maestro Joaquín Salvador Lavado, Quino, padrino del festival en 2013, quien llegó inesperadamente al predio para recorrerlo junto a la ministra de Cultura de la Nación, Teresa Parodi y Altuna.

El sábado por la tarde, Quino -acompañado de amigos y familiares- visitó la muestra "Reinterpretando a Mafalda", un homenaje a la niña más famosa del mundo de la historieta donde 50 dibujantes argentinos -entre ellos Liniers, Tute, Carlos Nine, Eduardo Rizzo, Miguel Rep, Gustavo Sala, Caro Chinaski, Max Aguirre, Ariel Olivetti y Ángel Mosquito- la versionaron y le rindieron tributo.

Consolidado ya como un evento referente en la Latinoamérica, esta edición de Comicópolis tuvo un importante despliegue. Además del intercambio de propuestas artí­sticas, tendencias y tecnologí­a entre guionistas, dibujantes, productores, editores, estudiantes, fans del cómic y la ciencia ficción de todo el mundo, hubo muestras especiales que mostraron lo mejor de la historieta.

Entre las exhibiciones, la querida Mafalda convivió con los protagonistas de los clásicos "tebeos" españoles y las narraciones gráficas periodísticas compartieron espacio con "Zapping!-Alteraciones de la mí­­tica Zap" un homenaje a Zap, la revista fundacional de la historieta underground de Estados Unidos.

Con una propuesta diversificada, hubo interesantes talleres como el de guión, impartido por Milligan; narración muda, por Thomas Ott; o ilustración digital, a cargo de Kyle Baker y las más variadas charlas y reportajes públicos que no hicieron otra cosa que acercar al público a lo mejor del mundo del cómic.

Otro hito de este año fue el lugar destacado que tuvo el "cómic periodí­stico", que comenzó a desarrollarse hace poco menos de diez años y que adquirió gran reconocimiento en festivales de todo el mundo.

Asi, el franco-canadiense Guy Delisle (que presenta "Jerusalem. Crónicas desde tierra santa" este martes a las 18.30 en Santa Fe 1860) fue una de las figuras en esta edición, así como el maltés Joe Sacco, considerado el fundador del género, que en Comicópolis expuso su particular visión de la I Guerra Mundial en una historieta.


Y Altuna, agradecido y orgulloso padrino, concluyó con la esperanza que el mundo editorial "se mueva más a partir del éxito de Comicópolis, donde todo fue positivo con resultados inmejorables".