domingo, 28 de septiembre de 2014

EL ROCK DE LUTO: MURIÓ EL “NEGRO” CARLOS GARCÍA LÓPEZ

Falleció a los 56 años el notable guitarrista que acompañó a Charly García durante años, fue pilar de "La Torre" y de otras bandas. José Palazzo, el mánager de Charly, confirmó la noticia. El choque ocurrió en la Ruta 76, cerca de la entrada de Tornquist.


El vehículo en el que viajaba el músico, un Renault Symbol, impactó de frente contra una camioneta Ford F100, y junto a García López viajaban otras tres personas.

El Negro Carlos García López, un guitarrista esencial del rock argentino, que integró la banda de Charly García durante su fructífera etapa de los 80 y los 90, estuvo en los inicios de La Torre y además fue miembro de Miguel Mateos Zas, murió hoy a los 54 años en un accidente de tránsito en la ruta 76, kilómetro 240, cerca del acceso a la ciudad de Tornquist.

García López regresaba de haber participado en el rodaje de un clip del grupo Almafuerte en la localidad bonaerense de Sierra de la Ventana y venía a Buenos Aires para tomar parte en el festival de homenaje a Charly García en los Bosques de Palermo.

El Negro será recordado siempre por su melena enrulada su Telecaster entre rosada y naranja y por haber integrado Los Enfermeros, el grupo que acompañó a Charly García en su fructífera etapa de presentación de los discos “Parte de la Religión”, “Como conseguir chicas”, “Filosofía barata y zapatos de goma” y “Say No More”.

Su carrera comenzó en la banda de hard rock La Torre, que lideraban Patricia Sosa y Oscar Mediavilla, donde García López se caracterizaba por sus riffs, su estilo pirotécnico y sus solos.

Con ellos participó en los discos “La Torre”, “Viaje a la libertad” y el exitoso “Solo quiero rock and roll” por su estilo de tocar se hizo conocido en el ambiente y respetado por los amantes del rock duro y el blues.

Pero además su estilo llamó la atención de García, que lo convocó para colocar guitarras junto a Richard Coleman en el hermoso disco debut de Fabiana Cantilo “Detectives”, pero apareció Miguel Mateos que triunfaba en toda América y se llevó al Negro a Zas.

Con Cachorro López en bajo, García López formó una dupla formidable para la grabación del recordado disco doble de Mateos, “Solos en América”, que contenía los hitazos “Cuando seas grande”, “Llámame si me necesitas”, “Mi sombra en la pared”.

Durante dos años, García López recorrió América Latina como integrante de Zas, que por esos momentos era una de las bandas más convocantes de la región junto a Soda Stereo, hasta que en 1987, llegó la invitación que el Negro esperaba.

Charly García debía formar la banda para presentar el notable “Parte de la religión” por lo que García López y el bajista Fernando Lupano, también ex La Torre, se sumaron a los Enfermeros junto a Hilda Lizarazu, Fernando Samalea en batería, Zorrito Von Quintiero y Alfi Martins en teclados.

El Negro tenía todo lo que Charly buscaba, mucha presencia en el escenario y versatilidad para tocar funky, hard rock, pop y baladas, además de meterse en los intricados arreglos de guitarras de canciones de sus anteriores bandas como Seru Giran y la Máquina de Hacer Pájaros.

En una recordada serie de presentaciones en Obras Sanitarias, la banda brilló por su talento y su capacidad, y el Negro García López se gano la masividad y mayor respeto de sus colegas.

Con esa banda García entró a estudios a grabar el “Como conseguir chicas”, y el Negro grabó el recordado riff de apertura de “Fanky”, y un gran duelo con el violinista Shankar en la lenta “No me verás en el subte”.

El disco fue un éxito y el Negro García López siguió ganando respeto y admiración como integrante de los Enfermeros, como ocurrió al siguiente disco, “Filosofía barata y zapatos de goma”.

García López tuvo un recordado trabajo en la versión del “Himno Nacional”, también la hermosa y dolorosa “De mi”, donde cantaba Lolita Torres, además de su trabajo en “Gato de metal”.

En 1996 García López se enamora de México y comienza a dejar la banda de Charly García, aunque aportó sus seis cuerdas en algunas canciones del disco “Say No More”, para luego radicarse en tierras aztecas.

Allí permaneció varios años, donde sus servicios fueron solicitados por muchos solistas, mientras que el negro rockeaba por las noches en los bares con un power trío que había armado con amigos argentinos.

En el ’98, Fito Paez y Joaquín Sabina lo llaman para que toque la guitarra en la canción “Buenos Aires”, y así fue juntando material para su segundo disco solista “Números rojos”, en el que invita a García a participar.

Charly lo invita a sumarse a su nueva banda y participa de la serie de shows en Vélez Sarsfield inmortalizados en el DVD “Concierto subacuático” y luego en el box set “60×90″, además de acompañarlo en las giras de regreso desde ese momento y hasta la actualidad.

En ese tiempo García López fue invitado a tocar por Intoxicados, Viejas Locas, Manto, Nonpalidece e innumerables bandas que precisaban de impronta rockera y funky, que el guitarrista volvió a dejar impresa en su tercer disco solista “Esta vez invita el Negro”, donde participaron varias figuras de la escena local.


Al disco se sumaron David Lebón, Juanse, Pity Alvarez, Willy Quiroga, Piti de Las Pastillas del Abuelo y Charly García, entre otros. A fines del 2013 edito “Frenesí” su cuarto disco solista, que compilaba nuevas versiones de sus primeros discos y nuevas canciones.