miércoles, 24 de septiembre de 2014

PRIMER PRESO DEL VATICANO POR PEDOFILIA

El ex nuncio Jozef Wesolowski, que fue denunciado por pagarles a niños a cambio de sexo, fue expulsado del sacerdocio y ayer se convirtió en el primer caso de abuso sexual en ser juzgado por la Iglesia.

El Vaticano abrió un juicio penal contra su ex nuncio en República Dominicana Jozef Wesolowski, por pedofilia, en el primer caso de abuso sexual en ser juzgado por la Iglesia. Fue el propio papa Francisco quien exigió una decisión drástica sobre el caso, según se encargó de destacar el portavoz, Federico Lombardi. Wesolowski, de 65 años, que fue despojado de sus hábitos en junio, se encuentra bajo arresto domiciliario.

La decisión fue tomada “de acuerdo con la voluntad expresada por el Papa, para que un asunto tan grave y delicado sea enfrentado sin retraso, con el rigor justo y necesario y una total asunción de responsabilidades por parte de las instituciones al frente de la Santa Sede”, indicó el vocero.

El papa Francisco había convocado en agosto de 2013 a Wesolowski, de 65 años, nuncio (embajador del Vaticano) en República Dominicana desde enero de 2008, tras ser acusado de abusos sexuales a menores. Wesolowski estaba acusado de haber pagado a menores para mantener relaciones sexuales en el centro histórico de Santo Domingo, un escándalo que despertó indignación en la isla y provocó la movilización diplomática del gobierno.

Tras el juicio eclesiástico de junio, el nuncio fue el primero en ser expulsado del sacerdocio por pedofilia. El proceso canónico fue instruido por la Congregación de la Doctrina de la Fe, el antiguo Santo Oficio. Esta congregación es el organismo vaticano que juzga los delitos contra la fe y los delitos más graves cometidos contra la moral o en la celebración de los sacramentos y, en caso necesario, procede a declarar o imponer sanciones canónicas. Después de su expulsión, Wesolowski, de origen polaco, presentó una apelación.

Seis meses antes de su condena eclesiástica, el comité de Naciones Unidas sobre los derechos de la infancia ya citaba su caso como ejemplo de la ausencia de iniciativas del Vaticano para luchar contra los abusos sexuales a menores.

Desde hace una década, la Iglesia Católica se enfrenta a numerosos escándalos de abusos sexuales a menores por parte de curas y altos cargos desde Irlanda hasta Estados Unidos y Australia.

Wesolowski fue ordenado en 1972 por el arzobispo de Cracovia, el cardenal Karol Wojtyla, que posteriormente se convirtió en el papa Juan Pablo II y fue canonizado este año. El pontífice nombró a Wesolowski como representante del Vaticano en Bolivia, después estuvo en varios países asiáticos hasta que el papa Benedicto XVI lo asignó a República Dominicana en 2008. La prensa de ese país lo vincula con el caso de otro cura polaco, Wojciech Gil, acusado de violar a niños durante su estancia en la isla caribeña.

El papa Francisco prometió acabar con los abusos en la Iglesia Católica y reiteró, al igual que sus predecesores, que habría “tolerancia cero”. El año pasado enmendó las leyes del Vaticano para castigar con hasta 12 años de prisión los actos sexuales con niños, la prostitución y la pornografía infantil. En mayo también advirtió que los arzobispos “no tendrían privilegios” respecto de los crímenes de abuso sexual y los describió como una “misa satánica”.

Las autoridades del Vaticano informaron a principios de este año, en una reunión con la ONU, que los fiscales del Código de Derecho Canónico habían tratado 3420 casos de abusos sexuales a menores en la última década. De estos juicios, 848 curas fueron obligados a abandonar los hábitos y a los 2572 restantes simplemente se los obligó a “vivir una vida de rezo y penitencia”, por ejemplo en un monasterio.

El portavoz Federico Lombardi hizo el anuncio sobre Wesolowski en un comunicado, en el que subraya que la medida se produce después de notificar al acusado la lista de delitos que se le imputan en el proceso penal por sus presuntos “graves hechos de abuso a menores en la República Dominicana”.

Lombardi explicó que “la gravedad de los cargos hizo que el tribunal de primera instancia del Estado de la Ciudad del Vaticano decidiera someterlo al arresto domiciliario en un local en el interior del Estado vaticano”, una vez comprobada su documentación médica.

En el comunicado, el portavoz subrayó que la iniciativa emprendida por los órganos judiciales vaticanos corresponde a la voluntad del propio pontífice, quien quiere que este “grave y delicado” caso sea abordado sin demora, con el “justo y necesario rigor” y con “plena responsabilidad de las instituciones de la Santa Sede”.


El escándalo fue descubierto por un reportaje del programa de investigación de la periodista Nuria Piera, transmitido por los canales de televisión 9 y 37 de la República Dominicana, en el que se aseguraba que Wesolowski supuestamente pagaba por mantener relaciones sexuales con menores en el país. Tras el programa, el cardenal dominicano Nicolás de Jesús López Rodríguez informó que había comunicado directamente al papa Francisco las denuncias sobre Wesolowski y calificó el asunto de “sumamente grave”. No obstante, en los últimos tiempos la Santa Sede fue objeto de críticas por la libertad de la que gozaba Wesolowski, que regresó a Roma a pesar de las acusaciones que pesaban sobre él. Tanto la Justicia polaca como la de la República Dominicana presentaron cargos contra el ex nuncio por los casos de pederastia. Ahora, se convirtió en el primer preso en el Vaticano por abuso sexual de niños.

(Fuente: Página 12)