martes, 21 de octubre de 2014

ANALIZANDO EL MITO: “HAY MÁS EMBARAZOS POR LA AUH”

Desde su lanzamiento, la cifra total de asignaciones se mantiene estable y las tasas de natalidad y fecundidad adolescente retrocedieron en los últimos años.

Por Manuel Tarricone 

“Hay más embarazos por la AUH”, es una frase repetida desde muchos sectores desde la implementación, en 2009, de esta transferencia de ingresos a hijos de trabajadores no registrados o desempleados. Se suele decir que las mujeres que viven en villas y asentamientos son quienes tienen más hijos para cobrar este plan. Esta idea llegó, incluso, a escucharse en la boca de políticos de distintos partidos, como el diputado Miguel Del Sel (PRO) y el ministro de Salud de la Provincia de Corrientes, Julián Dindart (UCR).

No hay información disponible que permita probar la incidencia de la AUH en los embarazos, aunque algunos indicadores muestran la inconsistencia de esta afirmación.

De acuerdo con los últimos datos disponibles del Ministerio de Trabajo de la Nación (junio de 2012), la AUH la reciben 3,4 millones de chicos. Estos beneficiarios están distribuidos en 1,8 millones de titulares (madres o padres). Esto da como resultado que en el universo total de beneficiarios de AUH, sólo la reciben 1,8 chicos por hogar.

En noviembre de 2009, cuando entró en vigencia la AUH, la cantidad de beneficiarios era de 3,3 millones de chicos, distribuidos en 1,7 millones de hogares. Con estos datos se obtiene el mismo resultado: 1,8 beneficiarios por titular. Esto muestra que, no sólo se mantuvo estable el número absoluto de beneficiarios; lo mismo ocurrió con el promedio de asignaciones por titular.

“En la Argentina y en América Latina la pregunta está vigente y aún no se pudo demostrar la incidencia del subsidio en el embarazo de las mujeres”, explicó a Chequeado Agustín Salvia, coordinador del Observatorio de la Deuda Social Argentina de la Universidad Católica Argentina (UCA).

El Ministerio de Salud de la Nación, en conjunto con el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), realizó en 2013 la Encuesta Nacional sobre Salud Sexual y Reproductiva, la primera del país. De este informe, se desprende que las mujeres de entre 14 y 49 años que viven en hogares con ingresos menores a $ 4.500 tienen en promedio 2,7 hijos cada una. En el rango de ingresos que va de los $ 4.500 a 10.000 el promedio es 2,4 hijos, y la misma cifra se obtiene con los hogares con ingresos superiores a 10.000 pesos.

“La tasa de embarazo adolecente se mentiene relativamante estable desde hace más de una década. Es una tasa alta comparada con otros paises similares al nuestro como lo son Chile y Uruguay”, aseguró Mónica Rosenfeld, investigadora del área de género y políticas públicas de FLACSO. “El cambio comenzó hace casi una década, antes de la aplicación de la AUH, y lo que sí aumentó es la proporción de madres jóvenes sobre el total de madres, aunque nada indica que eso se deba a la AUH”.

Los informes anuales publicados por el Ministerio de Salud también condicionan esta afirmación. En 2009 la tasa de natalidad era de 18,6 cada 1000 habitantes, mientras que en 2012 (último dato disponible) descendió a 17,9. Si sólo se toma la fecundidad adolescente la evolución es similar: en 2009 era de 34,6 cada 1000 habitantes y en 2012 fue de 32,7.

La caída en la natalidad no es un fenómeno nuevo. Comenzó en la década del ‘70 y no se detuvo hasta la actualidad, como refleja este informe del Centro de Implementación de Políticas Públicas para Equidad y el Crecimiento (CIPPEC).

La AUH es una transferencia de $644 que se otorga a hijos menores de 18 años cuyos padres no tienen empleo o trabajan en la informalidad.

(Chequeado.com)