miércoles, 29 de octubre de 2014

DELITO E INMIGRACIÓN: LA POLÉMICA Y LAS ESTADÍSTICAS OFICIALES

El reclamo de agilizar la expulsión de los extranjeros detenidos en el país generó fuertes discusiones que sin la información debida pueden caer en viejas formas de discriminación.

Por Martín Mazzoleni

El secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, reclamó al Congreso que “brinde herramientas a la Justicia” para que los extranjeros que delinquen en Argentina puedan ser deportados a su país de origen. Las palabras del funcionario desataron una polémica sobre la relación entre el crimen y los inmigrantes que conlleva el riesgo de avivar expresiones de corte xenófobo. 

INFOBLANCOSOBRENEGRO analiza datos duros en materia carcelaria con intención de echar luz sobre este tema.

Las cárceles de los servicios penitenciarios federal y bonaerense presentan una preocupante sobrepoblación. Esta realidad motiva el reclamo de distintos funcionarios de agilizar la deportación de inmigrantes apresados para liberar plazas en el sistema carcelario. Para ello, la Ley de Extrañamiento da la posibilidad de expulsar a delincuentes extranjeros que hayan cumplido la mitad de la condena, pero esto depende de la voluntad expresa del convicto de ser expulsados, quien al decidirlo no podrá volver nunca más al país en forma legal.

Además, otro punto es la gran cantidad de detenidos sin sentencia definitiva. Según un informe presentado en 2012 por la Defensoría General de la Nación, el 60 por ciento de los internos están bajo el régimen de prisión preventiva, sin condena firme. Es decir que solo el 40 por ciento de los presos han recibido sentencia definitiva, por lo que la mayoría de los reclusos extranjeros no pueden elegir si quieren o no terminar de cumplir su castigo en su país.

Estadísticas realizadas por la Procuración Penitenciaria de la Nación aseguran que en Argentina hay 3.500 inmigrantes presos (datos a diciembre de 2012), lo que representa el 6 por ciento del universo total de detenidos en el país. Asimismo, un 60 por ciento de ellos se encuentra alojado en unidades del Servicio Penitenciario Federal (SPF), donde representan un 21 por ciento del universo total de detenidos.

Esto se explica porque la gran mayoría de los delitos de inmigrantes sancionados (49 %) están relacionados con la violación de la Ley de Estupefacientes 23.737, que constituye un delito federal. A este lo siguen, violación de la propiedad privada (16,5 %), delitos económicos (8 %), contra las personas (4 %), contra la integridad sexual (3 %), por trata de mujeres (2 %) y contra la libertad (1 %).

Esta tendencia se refuerza en el universo femenino ya que el 95 por ciento de las mujeres extranjeras apresadas en el SPF fueron detenidas por delitos vinculados al narcotráfico, la mayoría de las cuales, al momento de ser detenidas, cumplían la función de transportar drogas entre países, quienes usualmente son conocidas como “mulas”.

Con respecto a la distribución por nacionalidades, según el Sistema Nacional de Estadísticas sobre Ejecución de la Pena (SNEEP), los extranjeros detenidos en la década comprendida entre 2002 y 2012 son en un 28,7 por ciento (1.014 personas) paraguayos, y los siguen los bolivianos (17,6 %), peruanos (13,9 %), uruguayos (9,7 %), chilenos (8,6 %), colombianos (4 %), españoles (2,8 %), brasileños (2,1 %) y sudafricanos (1,6 %).

¿VISITANTES O RESIDENTES?

“Hay bandas de criminales que vienen sólo a delinquir, amparados en las leyes que los dejan entrar y salir”, aseguró Berni. Al respecto, una estadística desarrollada por la Procuración Penitenciaria de la Nación (PPN) a partir de una encuesta efectuada a 175 extranjeros presos en cárceles federales asegura que un 55 por ciento de los internos extranjeros no vivían en Argentina al momento de ser detenidos y el 45 por ciento restante sí residía en forma estable en el país.

Asimismo, del mismo cuestionario se desprende que un 69 por ciento de los presos extranjeros no cuenta con permiso de residencia, por lo que se puede deducir que un 14 por ciento de quienes vivían en el país al momento de ser detenidos no estaban radicados en forma legal.

VOLUNTAD DE SER EXPULSADOS

Teniendo en cuenta que cuando un extranjero preso cumple la mitad de la condena puede decidir regresar a su país para culminar la sentencia pero ya no podrá más volver a la Argentina en forma legal resulta importante la voluntad de los detenidos de volver a su territorio de origen. En este sentido, la encuesta del PPN expresa que un 65 por ciento de los internos desea ser expulsado, mientras que un 35 por ciento no quiere salir del país. El resto de los presos no lo tenían decidido.

Cabe preguntarse si las herramientas que exige Berni al Congreso son un cambio en la legislación para que la deportación pase a ser automática y ya no voluntaria como lo es actualmente.

ARGENTINOS PRESOS EN EL EXTERIOR

En el marco de un convenio suscripto por la Dirección General de Relaciones Consulares y la Procuración Penitenciaria de la Nación, se ha elaborado un informe que da cuenta de la existencia de 1.444 argentinos presos en el extranjero, de los cuales 688 se encuentran en países de Latinoamérica como Chile, Perú, Paraguay, Brasil y Uruguay.


Las estadísticas marcan que la mayor parte de los argentinos encarcelados están en España (31 %), seguida por Chile (19 %), Uruguay (14 %), Brasil y Estado Unidos (8 %), Paraguay (6 %) y Perú (2 %).

(APU)