miércoles, 22 de octubre de 2014

HALLARON RESTOS HUMANOS EN LA PERLA

El EAAF halló restos humanos en predios del ex centro clandestino de detención de La Perla, que funcionó en Córdoba durante la última dictadura.

Se trata de restos óseos en fragmentos pequeños y quemados. Anahí Ginarte, del Equipo Argentino de Antropología Forense, informó que recién están empezando a trabajar para establecer si corresponden a detenidos-desaparecidos.

"Encontramos restos óseos humanos, fragmentos pequeños quemados. Recién estamos empezando a trabajar" para establecer si corresponden a detenidos-desaparecidos, dijo a la prensa la antropóloga Anahí Ginarte, del EAAF.

Ginarte precisó que el Equipo de expertos comenzó en el 2004 la búsqueda "en los predios militares donde funcionó La Perla", con la guía de "testimonios recuperados" en la megacausa judicial que lleva el nombre de ese centro clandestino de detención, torturas y exterminio.

En esa tarea, trabajaron en colaboración con el Juzgado Federal 3, que tendrá a su cargo la investigación del hallazgo de los restos óseos humanos concretado este mediodía en terrenos del Tercer Cuerpo de Ejército, en esa época encabezado por el represor Luciano Benjamín Menéndez.

Tras el hallazgo, Ginarte, titular de la oficina en Córdoba del EAAF, comunicó de inmediato la novedad al Juzgado Federal 3, a cargo del juez Alejandro Sánchez Freytes, y a la fiscal Graciela López de Filoñuk.

Por su parte, querellantes y fiscales de la megacausa de La Perla destacaron la importancia del hallazgo y recordaron testimonios sobre fusilamientos de prisioneros políticos, cuyos cadáveres eran arrojados a fosas comunes durante la dictadura.

El abogado querellante Claudio Orosz dijo que los análisis a cargo del EAAF permitirán "confirmar si (los fragmentos óseos hallados) son de la época y si pertenecen a algunas de las personas desaparecidas", y agregó: "Hace muchos años que estamos buscando los restos de los desaparecidos en Córdoba".

Orosz recordó el testimonio de José Julián Solanille en la megacausa La Perla (actualmente en trámite ante el Tribunal Oral Federal 1, TOF1), donde relató que "trabajaba para un principal del Ejército de apellido Saldivia, que tenía arrendado gran parte del campo de La Perla para la cría de vacunos y producción tambera".

Solanille dijo que en 1976 “transitaba permanentemente por los alrededores” del centro clandestino de La Perla y que tuvo la oportunidad de observar “varios fusilamientos”, así como la existencia de fosas comunes "donde se arrojaban los cuerpos", agregó el letrado.

Orosz señaló además que el represor Bruno Laborda declaró "que en 1979, antes de que llegara la Comisión Interamericana de Derechos Humanos a la Argentina, desenterraron los cadáveres y restos, colocándolos en tambores de 200 litros y que los habrían llevado a las salinas" del norte de la provincia.

También el fiscal federal Facudo Trotta aludió a la declaración testimonial del baqueano Solanille, quien en abril de 2013 "reconoció (ante el TOF1) haber presenciado y visto cómo los cuerpos eran arrojados a fosas comunes".

"Es muy posible que estemos cerca de encontrar restos de desaparecidos, aunque esperaremos las pruebas de ADN para determinar si se corresponden con personas desaparecidas en aquella época, a las que buscamos desde hace mucho tiempo", concluyó el fiscal.