jueves, 2 de octubre de 2014

LOS MEDIOS Y LA RENUNCIA DEL PRESIDENTE DEL BANCO CENTRAL

A continuación, un resumen de los análisis que hicieron los diarios sobre la renuncia del presidente del Banco Central de la República Argentina (BCRA) y su reemplazo por Alejandro Vanoli.

En las columnas de opinión del día, el editor de Economía de Página es uno de los más picantes. Las opiniones y sensaciones tras la renuncia. Baja visibilidad para “la oposición”.

En Página 12, Alfredo Zaiat escribe una pequeña pero contundente columna de opinión. Allí cuestiona en duros términos el “tecnicismo” de Fábrega y sus vínculos encriptados con sectores bancarios para llevar adelante la política monetaria. “El predominio del establishment financiero en el Banco Central lo sembró con cuadros técnicos que responden a una concepción económica conservadora, con subterráneos canales que unen sus intereses con banqueros y cambistas”, interpreta. Y le sugiere a Alejandro Vanoli no transitar el camino del saliente mandamás del BCRA, que estuvo marcado por los “intereses financieros”. De allí el título de su nota: “Aprendizaje”.

Guillermo Laborda, en Ámbito Financiero, detalla que Fábrega esperó que cierren los mercados para renunciar. También reconoce que hubo un diálogo de “buen tono” con Cristina Fernández, quien le aclaró que su discurso del martes no estaba dirigido contra él en particular. Por otro lado, el periodista anota que el funcionario “quería irse”: “En su última aparición pública en mayo, en el almuerzo del Consejo Interamericano de Comercio y Producción, confesaba que llevaba seis meses en el BCRA y le parecían seis años”.

Desde La Nación, Mariano Obarrio continúa con la conversación que describe Laborda y sostiene que Fábrega le retrucó a CFK cuando le aclaró que le mensaje crítico del martes no era para él: “Se refirió a la institución y yo soy el responsable, y como hombre de bien debo renunciar en forma indeclinable”.

“La llegada de Alejandro Vanoli inquieta precisamente en la medida en que su desembarco supone cambiar contención por radicalización. O al menos, una permeabilidad mucho mayor a las presiones de Economía en un momento de extrema sensibilidad”, diagnostica Laura García, la editora de Finanzas de El Cronista.


El economista Tomás Bulat comparte su visión en El Cronista: “Seamos sinceros, hace rato ya que Fábrega había dejado de ser el titular del BCRA, ya había abdicado en su rol y las últimas decisiones que tomó eran claramente contra lo que él pensaba. Ningún titular de un BCRA que se digne de tal puede aceptar que para bajar la inflación y la suba del dólar se baje la tasa nominal de interés”.