miércoles, 5 de noviembre de 2014

COMENZÓ EL TRATAMIENTO DEL PROYECTO ARGENTINA DIGITAL

Con la visita de tres funcionarios del Gobierno, el Senado empezó el tratamiento de la nueva ley de telecomunicaciones. El secretario del área admitió que habría modificaciones para proteger a las pymes, a pedido del propio oficialismo y la oposición.



Por Sebastián Premici

El secretario de Comunicaciones, Norberto Berner, dejó entrever que podrían incorporarse algunas modificaciones al proyecto Argentina Digital. Los cambios incluirían mayores precisiones para que las pymes y cooperativas queden más protegidas frente a los grandes jugadores del sector como Telefónica, Telecom y Cablevisión, quienes tienen redes propias, pero deberán abrir para permitir una mayor competencia. El titular del bloque del Frente para la Victoria, Miguel Angel Pichetto, hizo lo suyo y reclamó cambios en la normativa en coincidencia con algunos planteos del radicalismo. El senador Eugenio Artaza reconoció ante este diario que “podría salir una ley por consenso”. También se adelantó la posibilidad de mejorar la redacción del concepto neutralidad de la red, en consonancia con otros proyectos que ya tienen estado parlamentario.

Ayer comenzó el debate en el Senado para modificar la Ley de Telecomunicaciones de 1972. Durante la reunión de la Comisión de Sistemas, Medios y Comunicación, presidida por Liliana Fellner, expusieron el ministro de Planificación, Julio De Vido; el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, y el secretario Berner. También asistieron funcionarios de la Comisión Nacional de Comunicaciones. El debate podría continuar mañana. La oposición solicitó la presencia de las telefónicas, cableoperadores y especialistas.

“El hecho de que el acceso y el uso de las redes sea declarado servicio público es la manera de garantizar la calidad y eliminar las asimetrías. Esta ley no viene a tirar por la borda a todos los que tienen licencias en Argentina. En todo caso los vamos a convocar a todos para ordenar. Actualmente hay 1350 licencias de telecomunicaciones registradas en todo el país, pero sólo cuatro o cinco llegan a los hogares. ¿Dónde está el resto? No tienen acceso a las redes y tienen que construir una red a precios exorbitantes al lado de una red que ya existe”, aseveró Berner.

En 2004, las empresas Telecom y Telefónica habían bloqueado el acceso a lo que se denomina Punto Nacional de Acceso (NAP por sus siglas en inglés), que es el lugar físico donde confluyen los servidores de los distintos prestadores de Internet. El bloqueo tenía un objetivo: que los proveedores alternativos a Telecom y Telefónica no crecieran. “Si quieren ofrecer servicios de Internet, que construyan su propia red”, había manifestado el gerente de marco regulatorio de Telecom, Edmundo Poggio, durante una reunión de la Comisión de Defensa del Consumidor en la Cámara de Diputados.

La iniciativa Argentina Digital apunta a saldar esta discusión al garantizar la apertura de las redes ya existentes, tanto de las empresas de telefonía como de las prestadoras de cable. A su vez introduce el concepto de neutralidad de la red y la aplicación del servicio universal quedará a cargo del Estado. “Le planteamos a la oposición que si tienen aportes para mejorar la prestación de servicios de las pymes los hagan”, sostuvo Capitanich durante el intercambio de preguntas con los senadores. La inquietud había sido formulada por Gerardo Morales (UCR), quien también cuestionó la falta de definición sobre la futura autoridad de aplicación.

La mayor participación de las pymes y cooperativas de telecomunicaciones y de servicios audiovisuales quedaría garantizada a partir de la “desagregación de las redes locales”, que es la porción de red que ingresa en los hogares de los usuarios. “Esta es la ley que hace falta para potenciar a las chicas, aunque todavía falten cosas”, aclaró el secretario de Comunicaciones.

“Las telecomunicaciones representan un negocio fenomenal y esta ley está hecha como anillo al dedo para Telefónica. No se les permite a las cableras tener telefonía”, lanzó Fernando “Pino” Solanas, mientras que desde la otra punta el secretario Berner movía su cabeza como para recalcar que los licenciatarios de servicios de comunicación audiovisual (cableras) sí pueden solicitar una licencia TIC. Esto ya ocurre en la actualidad, como es el caso de Telecentro. Y el nuevo proyecto de ley establece en su artículo 9 que los cableros podrán tener una licencia TIC.


Cuando se trató la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, las telefónicas quedaron afuera de la regulación para consensuar el voto con la centroizquierda. Sin embargo, esas empresas no estaban tan conformes con las obligaciones que debían alcanzar para obtener una licencia de SCA. El viernes de la semana pasada, cuando formalizaron las propuestas económicas para la licitación del 4G, las mismas telcos hicieron saber a los funcionarios de la Secom y CNC sus quejas sobre la letra del actual proyecto bajo discusión. Es decir que tampoco estarían muy conformes con la apertura de sus redes, la regulación sobre los contratos de interconexión y la definición de neutralidad de la red.