viernes, 14 de noviembre de 2014

CRÓNICA DE UN FALLIDO Y BREVE CACEROLAZO

Un escaso grupo de personas concretó un "cacerolazo opositor" en Plaza de Mayo que, además de las críticas al gobierno, esta vez sumó cuestionamientos a los medios del Grupo Clarín, contra quienes volcaron su enojo por no difundir sus proclamas como en ediciones anteriores.

"Pasaron la nota de un bebé que pesa 20 kilos, en lugar de pasar la protesta", se quejó contra la señal TN un participantes del denomiado 13N, al ver la ya nula repercusión que estaba teniendo la planeada protesta contra el gobierno nacional, que también tuvo su correlato frente a la residencia de Olivos, donde un puñado de manifestantes se reunió por pocos minutos.

Concretamente, la concentración juntó a un escaso grupo en el centro de la Plaza de Mayo, donde mostraron pancartas contra la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y otros funcionarios de gobierno.

Desde la oposición hubo cierta expectativa al principio, como la que mostró Elisa Carrió quien, antes de chequear la escasa convocatoria, se mostró desafiante a través de la red social Twitter y lanzó: "Aplaudamos a quienes salieron a la calle por un país más justo. Queremos una República".

Un ofendido usuario @vivirsinCFK-ya, explotó de ira contra el multimedio al comprobar la ausencia de la prensa y escribió: "dos negros cortan calles y salen todos lados", espetó ofendido contra TN y Radio Mitre y otros medios.

Pasadas las 22, dos horas después de iniciada la concentración, el número de manifestantes había descendido de manera considerable, como también el ruido de las pocas cacerolas presentes en la plaza.

El periodista y locutor Mariano Moreira escribía en su muro al respecto de la manifestación de ayer: “Muchos se llenan la boca diciendo que vivimos un gobierno totalitario. Estamos en una dictadura. Bien. Yo no digo que el gobierno es perfecto y está todo bien. Ahora: libertad de expresión abunda por todas partes. Ayer, los miedosos y muy bien vestidos cacerolos, sacaron todo su temor en la Plaza de Mayo en Buenos Aires (habrán sido 50, o 70. NADA) y descargaron toda la rabia contenida hacia las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo con insultos y pintadas. Eso demuestra que en realidad estamos en democracia.”