lunes, 24 de noviembre de 2014

LAS DUDAS MÁS FRECUENTES DEL IDIOMA ESPAÑOL

La Real Academia Española (RAE) difundió una página, dentro de su sitio web, en la que dio a conocer las consultas más frecuentes que se tienen sobre el uso de la lengua. La información brindada surge de las preguntas que los mismos usuarios envían a la institución.

A pesar que desde 1994 se las sacó del abecedario, aún se sigue preguntando si ch y ll son letras. La RAE excluyó definitivamente estos signos del abecedario porque, en realidad, no son letras, sino dígrafos, es decir, un conjunto de dos letras que representan un solo fonema, un solo sonido.

Otra modificación que se realizó en la lengua española es el cambio de las palabras Qatar y Quórum por Catar y Cuórum. Esta medida fue tomada ya que la institución estableció que no puede haber excepciones en el uso de q, letra que puede ser usada si se complementa con la u y cuando la palabra continúa con la letra i o e. Afirma la RAE: “Es ajeno a la ortografía del español el empleo del la letra q como grafema independiente, con valor fónico autónomo”.

Ante las reiteradas preguntas sobre el uso de prefijos, la RAE creó una resolución con tres normas sobre cómo se usan correctamente. La primera expresa que el prefijo se escribe soldado a la palabra cuando es univerbal, es decir, cuando se trata de una palabra sola. Por ejemplo: exmarido, superbien, prepago, posventa, vicealcalde, etcétera. La segunda regla estipula que el prefijo va separado de la palabra base por medio de un guión si esa misma empieza con mayúscula, por ejemplo: anti-ALCA, mini-USB, pro-Obama. La última determina que el prefijo irá separado si la base el pluriverbal, es decir, si tiene más de una palabra, como es el caso de: pre Guerra de Malvinas, super en forma, ex primer ministro.

El español utiliza muchas palabras que pertenecen a otro idioma. Por ese motivo, la RAE decidió que esas palabras ajenas sean escritas con cursiva o con alguna distinción gráfica que marque que no pertenecen a este idioma. Sin embargo, si esa palabra posee una adaptación en esta lengua puede ser utilizada sin ninguna distinción. La RAE brinda los siguientes ejemplos: “me encanta el ballet clásico” o “me encanta el balé clásico”; “juego al paddle todos los domingos” o “juego al pádel todos los domingos”.

Una problemática frecuente por la que se consulta a la RAE es la del uso del verbo hubieron. La institución no considera correcta  “la forma hubieron cuando el verbo haber se emplea para denotar la presencia o existencia de personas o cosas, pues con este valor haber es impersonal y, como tal, carece de sujeto y se usa solo en tercera persona del singular”. Las dos formas correctas de usarlo es cuando va seguido del participio del verbo que se está conjugando, por ejemplo: hubieron terminado, hubieron comido, hubieron salido. El otro caso es cuando la oración denota obligación o necesidad, por ejemplo: “los alumnos hubieron de repasar mucho los temas de los libros antes de rendir un examen”.

Nunca deben usarse adverbios como cerca, detrás, delante, debajo, dentro, encima, enfrente seguidos de adjetivos posesivos. Para la academia, los adverbios no pueden ser modificados por un adjetivo posesivo, por lo tanto, no acepta el uso de frase como “detrás mío” o “encima suyo”, entre otras. La forma correcta sería remplazando las palabras como “mío” y “suyo” por sustantivos propios. Frases bien armadas podrían ser: “estoy detrás de María” o “me encuentro al lado de María”.

Otra confusión frecuente es la que aparece al utilizar frases como “palabras clave”, en las que primero se utiliza una sustantivo en plural y luego uno en singular, pero como  adjetivo calificativo. La RAE decidió tomar como válida las dos posibles formas de escribir estas frases, es decir, sería correcto decir “palabras clave” como así también “palabras claves”.

La institución nunca dio a conocer una norma que exprese que las palabras en mayúscula, o iniciadas con ese tipo de letra, no deban llevar tilde, sin embargo, numerosas consultas hicieron que se deba explicar esa regla. Afirmaron que todas las palabras que lleven tilde, sin importar si están escritas completamente en mayúscula o si sólo la primera letra está así, deben tener la marca gráfica. Por lo tanto, sería correcto escribir: ATENCIÓN, como así también, Ángel.

Cuatro usos se le da al porque. Cuatro dudas tuvo que aclarar la RAE. La primera fue explicar que porqué es un es un sustantivo masculino que equivale a decir causa, motivo, razón, y se escribe con tilde por ser palabra aguda terminada en vocal. La segunda norma aclaró que por qué es una secuencia verbal formada por la preposición por y el interrogativo o exclamativo qué, por lo tanto solo se escribe entre signos de pregunta o en exclamaciones, es decir, en frases como “no entiendo por qué estás así”. La norma número tres, explico que porque es una palabra que se utiliza para introducir a una explicación y que no lleva tilde porque “se trata de una conjunción átona”, por ejemplo: “tengo sueño porque dormí poco”.

Esas son solo algunas de las preguntas recurrentes que se tienen sobre el idioma y algunas que la RAE decidió responder. Otras pueden ser encontradas en el sitio oficial de la institución: Preguntas Frecuentes a la RAE. Todas las consultas sobre cómo se expresa algo se pueden enviar por medio de un formulario o través del twitter @RAEInforma.