domingo, 30 de noviembre de 2014

¿POR QUÉ LA JUSTICIA NO LLEGA A FONDO CON LOS BARRABRAVAS?

Uno tras otro los enfrentamientos entre barras continúan aumentando y el problema parece no tener solución ¿Por qué sucede esto? ¿Por qué casi no hay condenas? INFOnews dialogó con especialistas para analizar la situación.





Por Santiago Eguía

Dos días antes del superclásico con el que finalmente River Plate consiguió pasar a la final de la Copa Sudamericana, la barra del club protagonizó un nuevo enfrentamiento por los negocios de reventa de entradas y relacionados al multitudinario evento. La pelea se suma a una larga lista de choques entre barras de distintos equipos y hacia adentro de las propias hinchadas que parece no tener fin.

Frente a este escenario, las preguntas que surgen son ¿por qué no se le puede poner fin a la violencia en el fútbol? y ¿qué rol tiene la Justicia?

El fiscal Daniel Pablovsky, integrante de la Unidad Fiscal de Investigación de Delitos Deportivos, expresó que "la cantidad de condenas por casos de violencia en el fútbol son contadas con los dedos de una mano".

Y profundizó que parte del problema resulta de la dificultad del actual sistema procesal penal. "Los procesos duran años y a veces no se llegan a juntar la cantidad de pruebas necesarias para una condena. Y con el paso del tiempo los testigos se caen", contó el fiscal.

En ese sentido, analizó que el nuevo Código Procesal Penal puede ayudar a las investigaciones con los límites temporales y el hecho de dejar claros los roles de cada actor. "El cambio va a ser positivo para determinar los roles de quién investiga. Hoy investiga el fiscal o el juez, no está claro", refirió.

En términos más generales, Pablovsky explicó que en realidad "es una problemática simple de resolver, en el sentido de que quienes generan la violencia no son más de 100 o 200 barras, incluso menos".

Pero, advirtió el letrado, "tienen que colaborar todos los que están implicados". Al respecto, dio el ejemplo de lo que sucedió el pasado martes en la sede River cuando un grupo de 60 personas "ingresó con facilidad al club e hizo lo que quiso".

LOS QUE CREAN EL PROBLEMA SON LOS QUE DEBERÍAN SOLUCIONARLO

"Mayormente la violencia de los barras está vinculada a cuestiones económicas como son la venta de entradas y cuestiones de logística. Aunque también hay detrás cuestiones económicas más complejas", detalló Pablovsky, quien además señaló como uno de los principales negocios  el tráfico de drogas y las salideras bancarias. "Son asociaciones ilícitas", sostuvo.

El fiscal dio cuenta asimismo que como primera medida hay que hacer cumplir la ley y no dar la sensación de "impunidad" a los delincuentes que cada vez avanzan más. "A veces no es necesario detener a 70 personas. A veces hay que detener a algunos y aplicar las medidas correspondientes. Hay una impunidad que les da la libertad de hacer lo que hacen", remarcó.

"El problema tiene solución, es posible. Pero mientras no haya una actividad sistemática que los enfrente, ellos (los barras) se sienten en libertad", concluyó Pablovsky.

Por otro lado, José Monteleone, abogado de Rafa Di Zeo, explicó a este medio que "el tema es muy complejo". "Es una cuestión socio-política. Dentro de las barras hay toda clase de personas con distintas afinidades políticas que disputan el poder", señaló.

Sobre el rol que hoy por hoy juega la Justicia, el abogado entiende que "hace el trabajo con las herramientas que tiene". Y remarcó la trascendencia que tienen los medios de comunicación para determinados casos. "Hoy, el clamor popular en los medios hace que se condene a una persona mediáticamente y después viene el proceso penal. Y cuando se absuelve a una persona la gente se enoja. Al tipo ya lo condenaron socialmente. La presión mediática va diez pasos adelante de la Justicia", sostuvo.

Además, el letrado sostiene que no hay violencia en el fútbol, sino que la violencia "es la misma que está en la calle todos los días". "Lo de River no fue violencia en el fútbol. No hubo ningún partido", agregó.

En tanto, indicó que si no se entiende cómo funcionan las barras, "cualquier medida que se tome no va a funcionar".

Por su parte, el abogado Juan Manuel Lugones, de la agrupación Salvemos al fútbol, entiende que para la Justicia hay un doble estándar sobre los barrabravas. Según el letrado, por un lado se juzga a las personas de a pie en base a la ley nacional pero cuando se trata de hinchas conocidos y pertenecientes a una estructura colectiva es "como si hubiese un doble estándar".

En ese sentido, Lugones, que además es abogado de la asociación Familiares de Víctimas de la Violencia en el Fútbol (Favifa), planteó que "si alguien amenaza a una persona con matarla ningún juez duda en que es una coerción agravada, pero cuando lo hace un barrabrava la ley es difusa".

"Los barras son impunes porque son conocidos. Tienen nombre propio y existe una fascinación por ello", agregó el letrado, quien además aseguró que parte de la falta de solución al problema proviene de la política. "Los que crean el problema son los que deberían solucionarlo", remarcó.

Al respecto, puntualizó: "Hace 27 años que en la provincia de Buenos Aires gobierna el mismo signo político. En la ciudad de Buenos Aires hace 8 años que está (Mauricio) Macri, que además fue presidente de Boca Juniors. Y el gobierno nacional está hace 12 años. Con esta misma generación política y de dirigentes de fútbol no vamos a cambiar las cosas".

Por último, Lugones identificó como parte importante del problema el hecho de que los barras se muevan de forma colectiva: "Los barras actúan como parte de una estructura que termina impune. Cuando la cuestión tiene que ver con barras por fuera de la estructura hay más posibilidades de que vayan presos".

LOS BARRAS ACTÚAN COMO PARTE DE UNA ESTRUCTURA QUE TERMINA IMPUNE
Cuando se recuerda el reciente paso de Javier Cantero por la presidencia de Independiente y cómo se desencadenaron los hechos, la cuestión parece clara. El dirigente llegó con la idea de desterrar a los barras y con un proyecto de seguridad a largo plazo encabezado por Florencia Arietto, quien finalmente terminó renunciando a su cargo por las concesiones que debió realizar el dirigente.

La experiencia dejó un ejemplo a futuro: ningún club podrá terminar con el problema si se enfrenta de manera solitaria sin el apoyo de otras instituciones deportivas y políticas. Independiente terminó en la segunda categoría y con los barras nuevamente en el club.

VARIAS CAUSAS, CERO CONDENAS

Esta semana, el fiscal federal Federico Delgado vinculó a la barra brava de River con actividades de lavado de dinero y pidió que se lo cite para una declaración indagatoria.

Fuentes judiciales informaron que el fiscal pidió la indagatoria de Roque Emanuel Antonio Raposo, alias "Rocky", un barra de River que fue denunciado por tráfico y secuestro extorsivo a partir de un anónimo.

De la investigación llevada adelante por la Unidad de Información Financiera (UIF) se determinó que el acusado cuenta con "bienes que no condicen con su nivel económico de vida porque no registró, en los últimos diez años, ninguna actividad laboral que permita generar ingresos lícitos". Entre ellos, un restaurant denominado "Los Palenques", un lavadero de autos y una presunta concesionaria de autos. Además, se estableció que se traslada en un automóvil marca BMW modelo 116I.

Raposo, investigado ahora por lavado de dinero, fue antes imputado por el crimen del barra Gonzalo Acro en 2007 y, posteriormente, investigado por coerción a un testigo del mismo caso. En ambas causas fue sobreseído por la Justicia.

Según el fiscal, la actividad de la barra "es el terreno indicado para moverse en un plano de ilegalidad tal que no se permita justificar los bienes que tiene a su nombre".

(Informe especial Infonews)