viernes, 28 de noviembre de 2014

UN INFORME SOBRE HOMICIDIOS EN BUENOS AIRES

La cantidad de homicidios cometidos con intención durante 2013 en la ciudad de Buenos Aires aumentó levemente respecto del año anterior, aunque la tasa medida cada cien mil habitantes se mantiene estable en los últimos cuatro años.

Según un informe de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, presentado ayer por el ministro Raúl Zaffaroni, el año pasado se cometieron 176 “homicidios dolosos”, cuando en 2012 hubo 158. Del total de los asesinatos, sólo el 14 por ciento fue en ocasión de robo. El resto fue por peleas o venganzas entre conocidos o por causas desconocidas. Zaffaroni destacó que la Argentina está en una “posición privilegiada” en materia de homicidios dolosos en comparación con otros países de la región, y lamentó que se “magnifique” el número de casos.

En la ciudad de Buenos Aires, “hay una pequeña subida (en 2013)”, explicó Zaffaroni, y luego aclaró: “(Los datos) no varían demasiado respecto de los del año pasado. No se observan picos, es decir que en la Ciudad estamos en una especie de meseta”.

Si se tiene en cuenta que en la Capital Federal residen 2.890.151 personas, la tasa de homicidios (TH) cada 100.000 habitantes fue de 6,08; cuando en 2012 había sido 5,46. En 2011 se registraron 190 casos y una TH de 6,57, y en 2010 hubo 168 homicidios y una TH de 5,81.

El informe, presentado en el Palacio de Tribunales, incluyó también datos sobre algunas de las provincias del país como La Rioja (que tuvo 11 homicidios y TH de 3,29), Corrientes (41 hechos y TH de 4,13), San Luis (20 casos y TH de 4,62), Misiones (59 crímenes y TH de 5,35) y Tucumán (112 asesinatos y TH de 7,8).

En cuanto a la Capital Federal, el informe señaló que 78 casos, es decir el 44 por ciento, fueron por “discusión, riña y/o venganza”, mientras que hubo 25 homicidios en ocasión de robo (14 por ciento), y entre uno y otro se ubicaron 38 hechos (22 por ciento) con móvil “desconocido”.

Respecto de los homicidios en ocasión de robo, predominó el “arrebato en la vía pública” con 9 casos (36 por ciento), seguido por “robo en domicilio”, con 8 (32 por ciento), y “robo de automotores”, con 6 (24 por ciento). Luego, hubo 12 homicidios por “conflicto intrafamiliar”, que incluyeron cuatro casos en relación de “pareja”, 7 en uso de “legítima defensa”, y 5 por “intervención policial”.

De los 176 homicidios, 91 (el 52 por ciento) fueron cometidos con arma de fuego, y en 45 (25 por ciento) se utilizaron armas blancas, al tiempo que 121 (68,75 por ciento) ocurrieron en la vía pública.

Al presentar el informe anual sobre homicidios dolosos, Zaffaroni destacó que el área de mayor peligrosidad en la Capital Federal es la denominada “medialuna sur”, que incluye a los barrios de Flores, Barracas, Villa Lugano y Villa Soldati. Del total de 176 homicidios registrados en 2013 en la Capital Federal, casi el 75 por ciento corresponde a esa región del sur: Flores, 27; Barracas, 22; Villa Lugano, 19, y Villa Soldati, 13.

Esa incidencia eleva el promedio de homicidios por cada 100 mil habitantes, que en esos barrios supera los 13 cada 100 mil, en tanto que en otros ronda en 2 por cada 100 mil.

Zaffaroni describió múltiples homicidios asociados a la ingesta de alcohol, pero prácticamente ningún caso de crímenes cometidos bajo efectos de estupefacientes, aunque sí se produjeron por disputas en torno de la comercialización.

Esta vez no hubo estimaciones de los homicidios ocurridos en la provincia de Buenos Aires, porque lo hará la procuración general de ese distrito.

El relevamiento apuntó también a refutar la supuesta creciente participación de personas menores de edad y extranjeros en la delincuencia: “Se confirma la baja incidencia de los menores victimarios. En un 4 por ciento inciden en la categoría victimario conocido (entre ellos, 6 punibles y 4 no punibles). Lo mismo con respecto a los extranjeros, que representan el 33 por ciento de las víctimas totales, y el 20 por ciento de los victimarios conocidos”.

De acuerdo al análisis, “la discusión/riña sigue siendo el móvil predominante, la heteroagresividad entre conocidos tiene mayor incidencia que los homicidios cometidos en ocasión de delitos contra la propiedad, a pesar de que sea esta la categoría sobre la que los medios concentrados televisivos quieren alarmar al conjunto de la sociedad”.

El juez comparó la tasa de homicidios con las de otros países “en los que el número llega a 90 por cada 100 mil, cifras que son casi bélicas. En esos países se tiende a normalizar la situación, en cambio en países como la Argentina o Uruguay, donde las cifras son menores, se magnifica”. “Tenemos veintitrés países en el mundo que superan la cifra de veinte por cien mil habitantes, de esos, dieciocho están en nuestra región latinoamericana, los otros cinco están en Africa. No digo esto para consuelo, cada muerto es dolor, cada vida humana es irreemplazable”, opinó.

Y concluyó: “Alguien tiene que poner un poco de distancia, es necesario ubicarnos dónde estamos, y estamos en una región altamente violenta. Somos privilegiados en la región, pero esto no significa que no tengamos que bajar nuestras zonas calientes”.

Junto a Zaffaroni estuvieron en la presentación del informe –de-sarrollado por el equipo del Instituto de Investigaciones de la Dirección General de Biblioteca e Investigaciones bajo su órbita– el presidente de la Corte, Ricardo Lorenzetti, y el ministro también del máximo tribunal Juan Carlos Maqueda.



(Página 12)