viernes, 26 de diciembre de 2014

CLAUDIO VILLARRUEL Y BERNARDA LLORENTE SIN RADIO

Claudio Villarruel y Bernarda Llorente
Era vox populi que los trabajadores de Radio Del Plata tenían tensiones con los responsables de Electroingeniería, sin embargo nadie pensó que esto afectaría a quienes estaban a cargo de la dirección artística.

En el diario Página 12 se informa que el dúo de productores no seguirá al frente de la programación de Del Plata y el canal digital 360 TV. Tras casi cuatro años, estallaron diferencias en criterios de programación entre la dupla y la empresa Electroingeniería, propietaria de las señales.

La noticia sorprendió a propios y extraños. No sólo por la fecha en la que la decisión se tomó, en vísperas de la Nochebuena, sino principalmente porque la programación de Radio Del Plata venía de ser elegida por más de once mil oyentes en los Premios Eter como la mejor de la radiofonía argentina de 2014. Lo cierto es que, más allá de este contexto, Claudio Villarruel y Bernarda Llorente fueron desvinculados de la dirección artística de Del Plata y del canal 360TV. Tras casi cuatro años de relación, la dupla de productores y programadores dejan de encargarse del manejo de los medios pertenecientes a Electroingeniería, la empresa que los había elegido para lanzar el primer canal generalista pensado para la Telvisión Digital y, luego, para definir el rumbo de la AM que duplicó su audiencia en los últimos años hasta ocupar el sexto lugar entre las más escuchadas del país. Según pudo saber Página/12, las diferencias artísticas sobre el proyecto multimedia que tenían ambas partes se hicieron cada vez más amplias, hasta llegar a un punto irreconciliable que finalizó con el alejamiento de la dupla Villarruel-Llorente.

Alejandro Dolina, en Radio Del Plata
La sorpresiva salida de los ex programadores de Telefe deja al proyecto mediático de Televisión Digital Argentina SA sin sus caras visibles. En efecto, Villarruel y Llorente habían sido convocados hace más de cuatro años por los accionistas para planificar, construir y lanzar la señal 360TV para el sistema de TV digital, a partir del cual más tarde pasaron a programar los destinos de la emisora perteneciente a la misma empresa. Mientras el canal padeció las complicaciones judiciales que acompañaron la implementación de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, la emisora radial logró posicionarse en el dial con el arribo de conductores reconocidos (Alejandro Dolina, Marcelo Zlotogwiazda, Gustavo Sylvestre) y un perfil de programación plural, en el que circularon todas las voces, e incrementó los niveles de audiencia desde su llegada. Nada hacía prever este insospechado desenlace.

“Tras varios años de fructífera relación profesional y de crecimiento mutuo, TDA SA informa que se ha decidido no continuar el vínculo no contractual que mantenía con L&V Contenidos SA. El desenlace es el normal cuando las partes no llegan a un acuerdo, en el marco de un proceso de negociación que había iniciado hace varios meses. 360TV continuará con el compromiso de ofrecer programación de calidad, seguir creciendo en propuestas diferentes en una televisión cada vez más competitiva y procurando con sus contenidos el pleno cumplimiento de lo que expresa la ley de medios”, reza el comunicado mediante el cual el canal anunció el miércoles al mediodía la ruptura contractual. La noticia inmediatamente se difundió a través de los portales de noticias y las redes sociales.

Más allá de las formalidades, al parecer ese desentendimiento artístico tenía que ver con las diferentes visiones que las partes tenían de cara al futuro del canal y de la radio. Por un lado, 360TV aún aguarda que todos los operadores de TV por cable los incluyan en sus grillas de programación, tal cual lo estipula la LSCA. Esa demora habría marcado el comienzo del conflicto: mientras Villarruel y Llorente insistían con la necesidad de reforzar la programación del canal como una manera de presionar a que los operadores de cable incluyeran a la señal, los accionistas dilataban el presupuesto para tal fin. En efecto, este año la salida que encontraron para abastecer de contenidos a 360TV fue retransmitir algunos programas de radio en la pantalla chica: Mañana Sylvestre, La vuelta de Zloto y Detrás de lo que vemos, el ciclo que justamente conducían desde hacía dos años Villarruel y Llorente. La decisión fue tan abrupta que del martes para el miércoles el ciclo dejó de emitirse (fue reemplazado por Verano 1030, sin conductor anunciado en la grilla de programación), sin dejar despedirse a la dupla de sus oyentes pese a que –en principio– no habrían recibido notificación alguna de despido. Fue el hermano de Claudio, Darío Villarruel, el que anunció al aire la salida del programa, rindiéndole una suerte de homenaje.

Daniel Tognetti, sería la incorporación del 2015
La lógica tensión entre el área artística y la empresarial tuvo en los últimos meses una situación que, según informaron varios allegados a las partes, terminó por romper el vínculo. El reemplazo de Mónica Cahen D’Anvers y César Mascetti en la segunda mañana de la emisora (de 9.30 a 12) por la flamante incorporación de Daniel Tognetti en ese horario habría sido el hecho que aceleró el desenlace. Según cuentan, la dupla de programadores no estaba de acuerdo con la llegada del ex conductor de Duro de domar a la radio, en reemplazo de Mascetti y Cahen D’Anvers, que llevan diez años ocupando ese espacio. Pese a este rechazo de la gerencia artística, los accionistas de la emisora decidieron seguir adelante con la incorporación de Tognetti, lo que derivó en un conflicto irreconciliable entre las partes. Las versiones indican que Mascetti y Cahen D’Anvers tendrían un programa los fines de semana en la emisora.

Más allá de las diferencias de criterios, en la que la gerencia artística no se sintió escuchada por los dueños de la emisora, lo cierto es que hay versiones e indicios que indican que la salida de Villarruel y Llorente también tiene causas económico-financieras. Razones artísticas y económicas de lado, por ahora nada se dijo sobre si la dupla Villarruel-Llorente será reemplazada por alguna figura del medio o si finalmente los medios de Electroingeniería serán manejados de manera interna. Tampoco si los productores continuarán con su programa de radio en otra emisora o se dedicarán exclusivamente a la producción de contenidos televisivos desde On TV. Incertidumbres como las que por estas horas aquejan a los trabajadores de 360TV y Del Plata sobre si simplemente es un cambio de nombres o si además se trata de un cambio artístico más profundo.

(Página 12)