ECUADOR APOYÓ AL PAÍS EN SU LUCHA CONTRA LOS FONDOS BUITRES

La presidenta Cristina Fernández recibió de parte del presidente de Ecuador, Rafael Correa, el apoyo de ese país a la Argentina en su disputa con los fondos buitre en el plenario del Consejo de la Unasur.

Correa y el secretario general de la Unasur, Ernesto Samper, anfitriones de la cumbre, recibieron esta tarde a Cristina cuando arribó al centro cívico para participar del plenario, del que participan también los jefes de Estado José “Pepe” Mujica (Uruguay); Michelle Bachelet (Chile); Desiré Bouterse (Surinam); Nicolás Maduro (Venezuela) y Ollanta Humala (Perú), en carácter de invitado especial.

La apertura del encuentro estuvo a cargo de Correa, quien manifestó la solidaridad de su gobierno con Argentina en la disputa que el país mantiene con los fondos buitre por la deuda externa no reestructurada.

Correa sostuvo que los países miembros de Unasur deben buscar una “supremacía de la sociedad sobre el mercado financiero”.

“La superación de la pobreza es el primer imperativo moral de la región” porque “democracia sin igualdad de oportunidades es sólo elecciones”, declaró el mandatario.

En ese marco, abogó por “lograr una nueva arquitectura financiera internacional para parar la transferencia de riquezas” hacia los países centrales y terminar “con un sistema que asfixia a los Estados”.

“Bien lo sabe Argentina, víctima de los fondos buitre; nuestra solidaridad, querida Cristina”, expresó Correa con la mirada fija en la Presidenta.

Además, el presidente de Ecuador sostuvo que la Unasur tiene la capacidad de generar su “propio sistema regional de pagos”.

Durante el plenario, que se realizó en el Centro Cívico Eloy Alfaro de Guayaquil, se llevó a cabo el traspaso de la presidencia pro témpore del organismo sudamericano, de Surinam a Uruguay, y se rindió homenaje al presidente uruguayo Mujica, por tratarse de su última participación como mandatario en una cumbre de Unasur.

Cristina arribó esta tarde a la Base Aérea Militar “Simón Bolivar” de Guayaquil en el avión presidencial Tango 01, acompañada por el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli; el secretario Legal y Técnica, Carlos Zannini; el gobernador de Entre Ríos, Sergio Uribarri; y el vocero presidencial Alfredo Scoccimarro, además de una delegación de jóvenes dirigentes de agrupaciones políticas.

En medio de una calurosa tarde que superó los 38 grados, la Presidenta fue recibida con honores militares por el gobernador de la provincia ecuatoriana de Guayas, Rolando Panchana, y el embajador argentino en Quito, Alberto Álvarez.