viernes, 26 de diciembre de 2014

EL MASSISMO HIZO VOTAR A UN MUERTO

El Frente Renovador hizo votar a un muerto en Tigre
Evocando el episodio del "Diputrucho", en Tigre el partido de Sergio Massa, se simuló el apoyo de un contribuyente fallecido para aprobar una suba de Tasas. La oposición repudió el hecho y pidió anular la sesión.

La oposición denunció que en Tigre el Frente Renovador  (FR) que encabeza Sergio Massa hace votar a los muertos. EMartín Gianella reveló que en la sesión del último lunes en el Concejo Deliberante de Tigre, cuando se votaban las ordenanzas fiscales e impositivas, el massismo hizo votar como uno de sus mayores contribuyentes a una persona ya fallecida.

El edil opositor denunció que a la hora de la votación José Alberto Vendramin, "mayor contribuyente" propuesto por el Frente Renovador para formar parte de la sesión en la que se votaba el aumento de impuestos para el año 2015, se hizo pasar por Ángel Callejón, una persona que falleció hace más de cinco años.

Los testigos del hecho, y el video que circula en la Web, dan cuenta que Alejandra Nardi, concejala del Frente Renovador en ejercicio de la presidencia del Concejo Deliberante, nombró a Ángel Callejón para que emita su voto, pero quien levantó la mano para votar de manera afirmativa fue Vendramin.

Al respecto, Gianella anunció: "Vamos a denunciar en la justicia que el Frente Renovador hizo votar a un muerto para sancionar una suba de tasas que los vecinos de Tigre rechazamos porque se encuentra por encima de un 40%, arriba de cualquier medición de la inflación pública o privada".

Por otra parte, el edil tigrense agregó: "Esta sesión se tiene que declarar nula, es una afrenta a los 31 años de democracia que acabamos de cumplir como sociedad, y nos recuerda a los diputruchos de los '90. Esta es la verdadera cara del massismo y del Frente Renovador, que no es Renovador, es una vuelta a lo peor de la vieja política."

Sergio Massa, responsable del distrito Tigre
La sesión transcurrió en un clima convulsionado y tenso, ya que el FR trajo a seguidores que amenazaban constantemente a los militantes opositores y a los vecinos presentes. La concejala Roxana López declaró: "Una vez más somos testigos del manoseo de las instituciones y de la impunidad con que se maneja el FR, trayendo patotas de la barra brava de Tigre para amedrentar a los que denunciamos estas prácticas antidemocráticas."

La maniobra sirvió para que el massismo lograra aprobar el aumento de tasas municipales por cerca del 40%, según denuncia la oposición local. Por ahora en el municipio sólo atinaron a decir que se trató de un error del secretario del Concejo Deliberante que leyó un acta vieja.

Sin reparar en que el acta debería tener por los menos cinco años, la presidenta del Concejo tigrense echó al secretario del cuerpo, Raúl Botelli, luego de que éste reconociera que se había olvidado de incorporar en el acta los nuevos reemplazos de los mayores contribuyentes que debían votar en la sesión en la que se aprobaron las ordenanzas Fiscal e Impositiva.

El desplazamiento de Botelli, opera como un intento del massismo para descomprimir la situación que le valió críticas y denuncias desde todos los sectores de la oposición.

Más allá de la renuncia del funcionario responsabilizado, lo que aun no ha quedado establecido si la sesión y los proyectos votados en ella son válidos.

Agustín Álvarez Rey (Tiempo Argentino)