viernes, 19 de diciembre de 2014

LA EQUIDAD LABORAL EN LA ARGENTINA DE HOY

De acuerdo a un informe de la Cepal y a la Oit "Formalización de los Empleos y  distribución de los ingresos laborales", se destaca los efectos de la política económica implementada por Argentina.

Genaro Grasso

Tanto la Organización Internacional del Trabajo (OIT) como la Comisión Económica Para América Latina (CEPAL) destacaron la reducción de la desigualdad en el mercado de trabajo de la República Argentina. En un documento firmado por las dos organizaciones y titulado "Formalización de los empleos y distribución de los ingresos laborales", destacaron los efectos positivos de las políticas económicas del país. En su discurso, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner (ver página 4) hizo referencia a la equidad de los salarios en el país.

En cuanto a la desigualdad salarial, el reporte elabora un ranking entre el 20% de la población que más recursos tiene y el 20% más pobre. De todos los países latinoamericanos estudiados, la Argentina resultó ser la de menor disparidad, siendo tan sólo seis veces mayor el ingreso del quintil más rico respecto del más pobre. En términos del coeficiente de Gini, que se aproxima a 1 ante una mayor desigualdad y a 0 cuando todos reciben el mismo ingreso, la Argentina logró una reducción entre 2000 y 2009 de más de 6 puntos porcentuales, sólo superada por Ecuador.

Otra política destacada fue la reducción del empleo informal de 11 puntos porcentuales entre 2000 y 2009, lo cual constituye la mayor caída de la región, superando incluso las cifras de Brasil. Para la OIT, los dos resultados están concatenados: "Un aumento de la formalización del empleo puede tener un efecto positivo en la distribución de los ingresos del trabajo, si los empleados informales que se formalizan ven aumentados sus ingresos respecto de su situación inicial", explica el texto.

Por último, el informe concluye que "la formalización del empleo contribuyó a disminuir las brechas entre los ocupados con menores y mayores niveles de escolaridad, dado que en la gran mayoría de los casos analizados la formalización del empleo de personas con menos años de estudios se realizó a un ritmo mayor que la de quienes tenían un mayor nivel educativo."

Mientras tanto, otro estudio de la OIT destaca los efectos de la equidad salarial en la Argentina sobre la mejora de la desigualdad en términos generales y de las clases medias. El artículo, llamado "Reporte Global de Salarios 2014/2015", analizó la relación entre el 10% más rico y el más pobre de los países emergentes. Según los resultados del reporte, "nuestras estimaciones sugieren que la desigualdad entre los extremos cayó más en la Argentina y Brasil, y también retrocedieron en menor medida en China, Perú, la Federación Rusa".

Pero además, la OIT realizó el estudio de la relación entre el decil 7 y el 3, que, según los autores del texto, es considerado como el grupo de estratos que conforman la clase media. Los resultados evidenciaron una importante caída en la divergencia en los ingresos de este sector. "En la Argentina, Brasil y la Federación Rusa, la inequidad de la clase media de manera substancial. Por el contrario, se mantuvo sin cambios en Sudáfrica y creció en India, indonesia y Vietnam" declara el reporte de la OIT. Este trabajo también elogió la reducción de la informalidad del país: "La caída fue lograda a partir de políticas para facilitar la formalización y la reversión de la flexibilización laboral", concluyó el informe.

(Tiempo Argentino)