martes, 20 de enero de 2015

LEOPOLDO MOREAU, NISMAN Y LA NACIÓN

El dirigente radical Leopoldo Moreau
El dirigente de la Unión Cívica Radical, Leopoldo Moreau analiza la muerte del fiscal Alberto Nisman, relacinándolo con los cambios en la ex Side y el encubrimiento del atentado a la AMIA.

En su facebook, Moreau, escribió: “Voy a publicar dos notas. Una del diario La Nación, indudable opositor al gobierno. Otra del diario Página 12, sin duda con posiciones cercanas al oficialismo. Cada una en su estilo y con sus características saca más o menos la misma conclusión: Nisman estaba parado en el centro de un dispositivo que lo controlaba y lo término superando. Su decisión no puede separarse de los desplazamientos -será otra cuestión discutir si tardíos o no- que el gobierno dispuso en la ex SIDE el 17 de diciembre y de la simultánea resolución de la Cámara Federal porteña que el 20 de diciembre dispuso que el juicio oral por el encubrimiento del atentado a la AMIA se inicie en el mes de junio. Precisamente en ese encubrimiento están involucrados esos mismos elementos de la ex SIDE. Algo tenían que hacer.

Los militantes políticos, los ciudadanos, mis amigos o quienes no lo son deben frenarse un segundo a reflexionar. Hay que alejarse de los que están más ansiosos por provocar un cacerolazo que por conocer la verdad. Yo creo que poco a poco se verá con más claridad el entramado de esta tragedia que desde 1994 vive la sociedad argentina con la falta de esclarecimiento respecto al atentado en la AMIA. Si la democracia lo hizo con la represión ilegal también lo haremos con esto. Mientras tanto no hagamos el juego a los que quieren encubrir el encubrimiento.”

Reproducimos a continuación el artículo de diario La Nación citado por Moreau:


STIUSSO, LA PESADA SOMBRA QUE ACOMPAÑÓ LA LABOR DEL FISCAL

El apogeo y la caída del todopoderoso ex agente de la Secretaría de Inteligencia coincidieron con las de Nisman.

Por Jorge Urien Berri  | LA NACION

La figura de Antonio Stiusso, el todopoderoso ex director de Contrainteligencia de la Secretaría de Inteligencia, la ex SIDE, acompañó como un fantasma la labor de Alberto Nisman en la causa AMIA.

Esa compañía le permitió al fiscal presentar extensos escritos, pero también constituyó su principal talón de Aquiles, porque no todo material de Inteligencia tiene validez probatoria en un proceso judicial. Algunos observadores consideran que la SIDE, que debería haber funcionado como auxiliar de la Justicia para investigar el peor atentado de la historia argentina, se convirtió, en los hechos, en el conductor de la pesquisa de la Unidad Fiscal AMIA, a cuyo frente Néstor Kirchner había nombrado a Nisman en 2004.

"Pibe, vas a trabajar con éste", le dijo Kirchner señalando a Stiusso, el superagente que ingresó en la central de Inteligencia antes de la dictadura para ascender durante los distintos gobiernos hasta convertirse en el hombre más poderoso de la SIDE, el conocedor de los secretos de gobernantes, jueces, empresarios y periodistas. Suele repetirse que esos secretos y sus respaldos fílmicos o documentales explicaban su imbatible permanencia.

Al igual que a Nisman, la causa AMIA catapultó a Stiusso a la fama, y al igual que a Nisman, luego ocasionó o contribuyó a su caída. La causa le proporcionó al espía más y mejores contactos con el FBI, la CIA, el Mossad israelí y los servicios alemanes. Los WikiLeaks prueban que la línea de investigación promovida por Washington por medio de su embajada en Buenos Aires consistía en culpar a Irán. Era la línea que llevó adelante Stiusso y, por lo tanto, Nisman. Algunos cables de la embajada muestran al fiscal en una actitud de acatamiento a la voluntad de los norteamericanos.

El acuerdo firmado por el Gobierno con Irán representó un golpe para Stiusso y Nisman porque puso en duda lo actuado en la causa hasta entonces. Luego, el asesinato a manos de policías bonaerenses del agente Pedro Tomás "Lauchón" Viale, hombre de la máxima confianza de Stiusso, lo dejó herido. Al mismo tiempo, su enfrentamiento con Fernando Pocino, director de Reunión Interior y quizás el único jefe de la ex SIDE en el que confiaba Cristian Kirchner, parecía inclinarse en favor de Pocino. Finalmente, una inaudita entrevista que Stiusso concedió a Perfil marcó el punto final de su larga trayectoria en la secretaría, pero seguramente no en el mundo de la Inteligencia.

Cuando la Presidenta removió la cúpula de la ex SIDE, los observadores tildaron de cosmético el cambio si Stiusso seguía allí. Poco después fue removido. De ahí que algunos especulan que podría estar detrás de la grave acusación de Nisman a Cristina Kirchner.

También Nisman sabía que su suerte como fiscal de la causa AMIA llegaba a su fin sin el respaldo de Stiusso y con Juan Martín Mena como segundo de Oscar Parrilli en la ex SIDE. Mena es considerado un promotor del acuerdo con Irán. Tal vez por esa razón el fiscal apuró la denuncia basada en escuchas telefónicas, pero pronto comprobó que no recibía respaldo judicial ni el apoyo de la AMIA y la DAIA, y que el ex jefe de Interpol lo desmentía.

CAUSA CONTAMINADA

Sólo una investigación judicial seria demostrará si sus pruebas eran válidas o no. Es el eterno dilema en la causa AMIA, contaminada hasta por los servicios desde el atentado de 1994. Peor aún: con la participación de la Inteligencia, la investigación se convirtió en un campo de batalla política en el que entraban y salían pistas y líneas de investigación para beneficiar o perjudicar a distintos actores políticos.

Con la acusación de Nisman a la Presidenta, al canciller Timerman, al diputado Larroque y a otros dirigentes del kirchnerismo la causa adquirió un mayor voltaje político, y más tras la muerte del fiscal.

Mientras tanto, pocos, muy pocos tienen en cuenta a los 85 muertos en el atentado y a los familiares que desde 1994 esperan en vano una justicia que siempre les fue esquiva y que cada vez parece más lejana.

"JAIME"

Antonio "Jaime" Stiusso era uno de los más poderosos agentes de la ex SIDE y hombre clave en la investigación del atentado a la AMIA; acaba de ser desplazado por la Presidenta.

(Artículo publicado en diario La Nación)