martes, 10 de febrero de 2015

¡HOLA STIUSO! HABLA NISMAN…

Las llamadas desde el Nextel de Nisman tuvieron
como destino al agente de inteligencia
Revelaron comunicaciones telefónicas entre Nisman y Stiuso del día anterior al de la muerte del fiscal. El Gobierno propuso que se le imponga una custodia al ex espía, que ya fue citado a declarar. La fiscal Fein espera a que Stiuso la acepte antes de ordenarla.

Por Irina Hauser

La fiscal Viviana Fein informó que la citación a Antonio “Jaime” Stiuso para que declare como testigo se debe a las comunicaciones telefónicas que tuvo con Alberto Nisman poco antes de su muerte. La Procuración General reveló que fueron “reiteradas” y que salieron desde un Nextel del fiscal hacia un celular a nombre del ex jefe de operaciones de la Secretaría de Inteligencia (SI). Todo indica que Stiuso fue una de las últimas personas que habló con Nisman. Es conocido que tenían un vínculo estrecho a través de la causa AMIA, pero lo llamativo es que el ex agente ya llevaba más de dos semanas jubilado y desplazado del organismo al momento del fallecimiento de Nisman, cuatro días después de hacer una denuncia por encubrimiento contra la Presidenta. Fein recibió una nota que le envió la ministra de Seguridad, María Cecilia Rodríguez, por instrucción de Cristina Kirchner, en la que le señala “necesario y oportuno brindar servicio de custodia” a Stiuso. Hasta ayer no había ninguna resolución al respecto. Hoy empiezan a ampliar su testimonio los custodios.

“Necesito ver qué relación tuvo” Stiuso “con Nisman”, “ver las comunicaciones que hubo, por qué fueron”, “simplemente ver qué ha sucedido en ese contexto, qué se han dicho mutuamente, qué se han solicitado hasta el día del fallecimiento”, dijo Viviana Fein a una radio. “Me ayuda en lo que a mi causa me interesa. No en cuanto a la causa AMIA ni causas desmembradas de AMIA”, aclaró en alusión al expediente sobre la muerte de Nisman, ocurrida el 18 de enero, remarcó Fein. “Yo no voy a analizar la carrera profesional dentro de la SIDE desde 1972 hasta el día de hoy; para eso hay juzgados federales competentes”, enfatizó. La aclaración aludía a que si bien Stiuso fue relevado de secreto, abarcando toda su carrera, a la fiscalía lo que le interesa esclarecer es cómo murió Nisman. Hasta ahora la carátula es “muerte dudosa” y la mayor parte de la prueba científica apunta a que no intervinieron terceras personas en el hecho, pero habrá que ver cómo investiga Fein otras variantes.

En el fuero federal están en distintos juzgados la causa sobre el ataque terrorista propiamente dicho (Rodolfo Canicoba Corral); la causa sobre el encubrimiento de funcionarios políticos, judiciales y policiales del menemismo (Ariel Lijo); ahora la causa donde se analizará la denuncia de Nisman contra la Presidenta y el canciller Héctor Timerman (Daniel Rafecas); la que se refiere a amenazas contra Nisman donde se sumó una presentación de su ex esposa, Sandra Arroyo Salgado, por una tapa de la revista Noticias que llegó a sus manos con la foto del fiscal con un circulito en la frente, y una denuncia por una filmación de la llegada de Nisman a Ezeiza desde Europa el 12 de enero.

Canicoba Corral fue uno de los que dio cuenta de la relación entre Nisman y Stiuso al relatar que lo fueron a ver juntos cuando se discutía la validez constitucional del Memorándum de Entendimiento con Irán, el acuerdo respaldado por el Congreso para lograr la declaración de los iraníes sospechosos con pedido de captura. Cuando el fiscal fallecido hizo la denuncia sobre un supuesto encubrimiento a los iraníes, el juez dijo que la presentación le parecía “de escaso o nulo valor probatorio”, que Nisman nunca le informó sobre esa pesquisa, y añadió: “Me parece que sucedió algo, que es que terminó conduciendo Stiuso la investigación y no al revés. El que debía conducir la investigación era el fiscal y no los Servicios de Inteligencia”. El propio Nisman dijo que se reunía con el ex jefe de Inteligencia. Y el periodista Santiago O’Donnell contó que –tras su revelación de los Wikileaks que daban cuenta de las instrucciones que la embajada de Estados Unidos le daba al fiscal– el fiscal le relató que Stiuso le suministraba información y él la convertía en prueba.

La fiscal Fein informó que Stiuso declarará en estos días
La fiscal Fein informó que Stiuso declarará esta semana, pero que todavía no tiene resuelto dónde ni cómo. “No se lo puede citar en mi fiscalía en cualquier momento”, señaló. Precisó que intentará evitar “su exposición” y buscará “su preservación”. Lo plantea, ante todo, como una medida de seguridad. Para definir cómo se instrumentará su declaración dijo que está en conversaciones con la jueza del caso, Fabiana Palmaghini. La nota que envió la ministra Rodríguez a la fiscalía dice que el planteo de custodia para Stiuso se inspira en “la trascendencia pública que ha tomado su persona, la divulgación de su imagen y la información publicada sobre amenazas recibidas en distintos medios de fecha reciente”. La fiscalía, todo indica, no ordenará custodia sin consultar al abogado del ex agente, Santiago Blanco Bermúdez. Es factible que quiera evitar que trascienda dónde está Stiuso, además del dilema de quién lo custodiaría, teniendo en cuenta que no era buena la relación entre la SI y la Federal.

El entrecruzamiento de llamadas y su análisis realizado por la División Fraudes Bancarios de la Policía Federal habría arrojado que por lo menos en tres ocasiones Nisman se comunicó desde su teléfono Nextel con un celular a nombre de Stiuso, cuyo abogado ha dicho que tiene una flota de un centenar de teléfonos a su nombre, que usarían otras personas. La última comunicación fue el sábado 17 de enero alrededor de las cinco de la tarde y duró más de diez minutos. Nisman apareció muerto el domingo. El comunicado que emitió ayer la Procuración General informa: “Del entrecruzamiento de los llamados efectuados desde y hacia la línea Nextel a nombre de Alberto Nisman, se desprende que las reiteradas comunicaciones al abonado cuya titularidad se informó que corresponden al ingeniero Stiuso fueron efectuadas desde el número del fiscal. Se aclara que el registro que obra en el expediente detalla las comunicaciones entrantes y salientes, no reflejan el contenido”.

Cerca de la misma hora de esa llamada al celular a nombre de Stiuso fue que Nisman se comunicó con el informático Diego Lagomarsino, quien declaró que el fiscal lo citó en su departamento para pedirle prestada una pistola. Ante la fiscal, Lagomarsino relató que Nisman le dijo que tenía miedo por sus hijas y que no confiaba en la custodia. El joven enigmático había hecho llegar a Página/12, a través de una jueza, un relato que agregaba un dato: que fue Stiuso quien le había dicho que desconfiara de la custodia y cuidara a sus dos hijas.

Diego Lagomarsino en el ojo de las investigaciones
Lagomarsino fue la última persona que vio a Nisman con vida. Está imputado por haberle entregado un arma sin ser legítimo usuario. En la unidad fiscal AMIA tenía un contrato por 40 mil pesos, pero era un empleado fantasma, igual que otros nueve contratados cuyas tareas allí nadie conocía. Algunos empleados señalaron que ignoraban que Nisman trabajara en una denuncia contra Cristina Kirchner; otros sabían e incluso señalaron que esperaba recibir escuchas que la respaldaran. Un funcionario judicial cercano al fiscal fallecido describió el escenario así: “Le prometieron una tonelada de escuchas y le mandaron una caja de pizza”.

La fiscal Fein anunció que hoy empiezan a declarar testigos que a su entender son relevantes. El texto de la Procuración dice que son “declaraciones testimoniales imprescindibles para profundizar la investigación”. Los custodios de Nisman empezarán a prestar testimonio hoy. Uno de ellos es Rubén Benítez, quien trabajaba con Nisman desde hacía más de una década; otro es Armando Niz, quien subió al departamento del fiscal con la madre, Sara Garfunkel, y encontró el cuerpo sin vida; el que se quedó abajo es Luis Miño. Uno de los puntos sobre los que la fiscal quiere volver es quiénes lo recibieron en Ezeiza antes de la famosa denuncia.

Fein dijo que hay “una declaración en particular” que espera para hoy, aunque no aclaró de quién se trata. Afirmó que por ahora no tiene “ninguna hipótesis preferida”. En algún momento deberá dictaminar e inclinarse por una conclusión: si se trató de un suicidio como cualquier otro, si algún tercero indujo o motivó (por ejemplo con amenazas) a Nisman a dispararse o si le disparó otra persona.

EL COTEJO DE ADN 

La jueza que lleva adelante la causa, Fabiana Palmaghini, busca determinar de quién es el ADN encontrado en el departamento del fiscal. Hoy se dio a conocer que se halló otro perfil genético en el departamento del fiscal.

Un nuevo perfil genético que no coincide con el del fiscal Alberto Nisman fue encontrado en su departamento ubicado en el 4to piso 13 de la torre Parque en el complejo de edificios Le Parc, en Puerto Madero.

La jueza y la fiscal quieren determinar ahora a quién pertenece ese rastro del ADN y por este motivo convocaron a Diego Lagomarsino, ex empleado de la UFI-AMIA, para que el Cuerpo Médico Forense realice la pericia.