viernes, 6 de febrero de 2015

STIUSO: EL HOMBRE SIN ROSTRO, DECLARARÁ EN SECRETO

El espía con el que se comunicaba el fiscal Nisman
El ex espía Stiuso ya puede decir todo lo que sabe porque el Gobierno lo relevó del secreto que por ley tiene que guardar. Estaba citado para ayer pero no pudo ser localizado. Su abogado aseguró que deseaba declarar. La Presidenta lo liberó del secreto.

Por Irina Hauser y Agustín Álvarez Ruíz 

Cuando el miércoles fueron a notificar a Antonio “Jaime” Stiuso la citación de la fiscal Viviana Fein a los domicilios que había informado como propios ante la Secretaría de Inteligencia (SI), resultó que en dos inmuebles de Capital Federal los ocupantes no lo conocían y el tercero, en San Justo, estaba vacío. Su declaración testimonial debería ser inminente ya que su abogado adelantó que tiene voluntad de hablar y el Gobierno anunció que lo releva del secreto. El titular del organismo, Oscar Parrilli, dijo que el ex jefe de operaciones debería decir “todo lo que sabe, hizo y vio desde que ingresó a la SIDE, en 1972, hasta el 5 de enero de 2015, cuando obtuvo su jubilación ordinaria”. La convocatoria judicial obedece a que se detectaron comunicaciones entre un celular a nombre de Stiuso y un Nextel de Alberto Nisman en los días previos a su muerte e incluso, el anterior hay una conversación de más de 10 minutos.

Un enjambre de periodistas y curiosos esperaba a Stiuso a la mañana en la puerta de la fiscalía, pero el único identificable fue su representante legal, Santiago Blanco Bermúdez, quien mantuvo una reunión con la fiscal Fein. El abogado afirmó en declaraciones públicas que el ex jefe de contrainteligencia tenía una flota de celulares a su nombre, y deslizó –como argumento previsible– que no necesariamente los usaba él. De todos modos, el vínculo entre Nisman y la SI, y más precisamente con Stiuso, era conocido, aunque recién ahora el dato aflora en la causa en la que se investiga su muerte, a partir de un informe policial que da cuenta de las llamadas entrantes y salientes a los teléfonos que usaba el fiscal.

Hay conversaciones con diversas personas (todas están siendo citadas) y uno de los últimos contactos, el sábado a la tarde, es con un celular de Stiuso. Sería un llamado que sale del teléfono de Nisman. Habría, de todos modos, más llamadas entre ellos. Todavía no fueron analizados los mensajes de texto y WhatsApp, ni tampoco mails y otros contenidos de las computadoras. La fiscalía esperaba la designación de peritos de parte y anunció que les notificará los puntos a peritar.

El contacto entre el ex agente y Nisman está en línea con el relato que hizo llegar el informático Diego Lagomarsino a Página/12, según el cual el fiscal había tenido contacto con Stiuso antes de su muerte, cuatro días después de que presentara la denuncia por supuesto encubrimiento contra la presidenta Cristina Kirchner y el canciller Héctor Timerman, entre otros. Lagomarsino fue la última persona que vio a Nisman con vida y quien declaró haberle prestado el arma de la que salió el disparo, una Bersa calibre 22. El joven, que trabajaba para el fiscal, tendrá que volver a declarar en algún momento.

La fiscal Fein informó que esperaría el relevo del secreto para reprogramar la citación. A última hora de ayer recibió un documento enviado por Parrilli, que dice que “en función de la decisión de la Señora Presidenta de la Nación de comprometer la más amplia colaboración con la actividad probatoria a desarrollarse en el ámbito de dicho proceso judicial, corresponde autorizar al ex agente de mención (Antonio Horacio Stiuso) a que concurra ante la sede judicial de referencia a prestar declaración en el acto procesal para el que es convocado”. El texto señala que releva a Stiuso de “la obligación de guardar secreto” lo que “abarca a todos los hechos circunstancias en las que hubiera intervenido” durante “todo el período en el que prestar servicios en este organismo”.

El jefe de Inteligencia dijo ayer en referencia a la muerte de Nisman: “Pretendemos colaborar en todo y que se investigue lo que lamentablemente pasó en el mes de enero”. La declaración, según planificaba la fiscal, no sería en su despacho sino en algún lugar especialmente asignado para la ocasión y posiblemente en presencia de la jueza Fabiana Palmaghini.

Hasta el momento, toda la evidencia científica determinó que no habrían intervenido terceras personas en la muerte de Nisman, pero la fiscalía agotará todos los estudios posibles. Los videos de la autopsia fueron entregados ayer a los peritos designados el martes último por la ex esposa de Nisman, Sandra Arroyo Salgado. Los resultados de los peritajes toxicológicos e histopatológicos ya se sabe que serán elevados a la fiscalía el 18 de febrero. El primero es el que permitiría saber si ingirió o le hicieron consumir algún fármaco. Aunque se considere improbable, la fiscalía tiene que descartar si estuvo inconsciente y hubo un armado de la escena de suicidio. El análisis histopatológico, que también complementa la autopsia, se hará hoy por la mañana en la Morgue Judicial. Permite analizar el orificio y la distancia del disparo –hasta ahora se estableció que fue a menos de un centímetro– así como el proceso de muerte en el corazón, los pulmones y el hígado. Aunque hasta ahora dio negativo el estudio de rastros de pólvora, se hará un nuevo estudio de barrido electrónico en Salta, donde un secretario de la fiscalía llevará el lunes el material a peritar (pistola y proyectil de ese cargador) y el resultado demorará 72 horas. Lo que se hace es reproducir el disparo y verificar si deja una huella de una combinación de plomo, bario y antimonio.

Gustavo Béliz mostró una foto de Jaime Stiuso
cuando estaba en funciones como ministro
Entre las últimas declaraciones testimoniales, ayer siguieron desfilando integrantes del equipo de la UFI-AMIA que trabajaban con Nisman. Son 46 en total, incluidos diez contratados. Muchos dicen que no tenían idea de que estaba trabajando en una denuncia sobre encubrimiento, dos sí tenían conocimiento y sabían que volvería antes de lo que había informado a su equipo. Los contratados son diez y no iban físicamente a la oficina. El actual titular de la unidad, Alberto Gentili, quien además subrogaba a Nisman en su ausencia, pidió ayer la rescisión de los contratos de Lagomarsino y del abogado Claudio Rabinovich (en la Procuración señalan que nadie conocía qué funciones tenían) y que no presentaron facturas recientes. Hoy podría haber una resolución al respecto. Gentili está citado a prestar declaración testimonial hoy mismo, igual que la diputada Laura Alonso, entre otras personas que tuvieron contacto telefónico con el fiscal en los días previos a su muerte (ver página 4).

El abogado que fue a la fiscalía en representación de Stiuso, Blanco Bermúdez, revistó en la ex SIDE entre 2000 y 2003 según información del organismo. Representa a la familia del Lauchón Viale, el agente de la SIDE acribillado por la Policía Bonaerense en un operativo del grupo Halcón, en julio del 2013. Viale recibió ocho balazos en su casa de La Reja, Moreno, en medio de un operativo antinarcóticos. También defendió al represor Raúl Rolando Machuca, condenado a prisión perpetua, en la causa Circuito Camps (ver aparte).

La Procuración, en su comunicado habitual, informó también que Fein está analizado un video aportado por el canal C5N donde se ve la llegada de Nisman desde España a Ezeiza, el 12 de enero, antes de presentar su estruendosa denuncia. El encargado de los custodios del Ministerio Público, el comisario Eduardo Soto, informó el organismo, dio los nombres de los tres efectivos de la Policía Federal que estuvieron en el aeropuerto ese día.

Con la fiscal Fein resuelta a resignar por ahora sus vacaciones, la producción de información en ciernes y la declaración de Stiuso, se esperan días agitados.

DECLARARÁ EN UN LUGAR DESCONOCIDO

La única foto que se conoce de Stiuso
Existe un acuerdo tácito para mantener en reserva la declaración testimonial de Stiuso. El abogado Blanco Bermúdez "no puso reparos en que su representado preste declaración testimonial", según reconoció la fiscal Fein en un comunicado.

"Se aclara que hasta tanto las autoridades de la Secretaría de Inteligencia eleven a la Fiscalía de manera expresa el relevamiento del secreto, la fiscal esperará para fijar fecha de audiencia", indica el texto, cuyo original cuenta con la firma y el sello de Fein. Pero la información sobre la fecha de la declaración se dará a conocer, con alto grado de probabilidad, después de que el ex agente de Inteligencia haya declarado. Otro dato adicional: la declaración no tendrá como escenario el edificio de la calle Tucumán 966, donde tiene su despacho la fiscal. Será en otro lugar, sólo conocido por las pocas, poquísimas personas que estarán allí.

¿CÓMO SE INSTRUMENTA?

La decisión del titular de la Secretaría de Inteligencia (SI), Oscar Parrilli, de relevar del secreto a Antonio Horacio Stiuso se apoya en los artículos 16 y 17 de la Ley de Inteligencia, que establece que los integrantes de esos organismos deben guardar "el más estricto secreto y confidencialidad". Esta condición se mantiene de forma indistinta a la modalidad de baja del servicio. Esto significa que no caduca una vez que los agentes se retiran, se jubilan –como es el aparente caso del ex director de Contrainteligencia– o son despedidos. El concepto que guía al secreto no es del ciudadano sino del Estado. Puede realizarse a través de una resolución del titular de la SI o a partir de un decreto del Poder Ejecutivo. El secreto es levantado siempre y cuando se cumplan ciertos requisitos y acotado al contenido de cuestiones vinculadas a tareas de inteligencia que guarden relación con la causa judicial en cuestión. El levantamiento amplio en materia temporal efectuado a Stiuso comprenderá todo lo que la justicia le requiera en el contexto de la investigación por la muerte de Alberto Nisman, de manera que podrá declarar como testigo con libertad de prestar juramento de decir verdad, tal como se configuran las declaraciones testimoniales.