jueves, 26 de marzo de 2015

EL DOCUMENTO DEL FORO CONTRA LA IMPUNIDAD LEÍDO EL 24 DE MARZO

Reproducimos el texto completo del documento leído por el Foro Contra la Impunidad y por la Justicia, un colectivo de organismos de derechos humano y organizaciones políticas, gremiales y sociales, en el acto realizado el 24 de marzo en la ciudad de Santa Fe.



"Un nuevo 24 de marzo nos reúne en esta plaza para expresar nuestro más absoluto repudio a ese día en que comenzó en nuestro país la página más negra en la historia del pueblo argentino. Si bien el terrorismo de Estado había comenzado tiempo atrás de la mano del Operativo Independencia, la ocupación de Villa Constitución y el accionar de la Triple A, al usurpar el gobierno, las FFAA, llevaron el mismo a límites jamás vistos en nuestra Patria. Comenzaba a desarrollarse el genocidio que tenían previsto para disciplinar a la clase obrera y el conjunto del pueblo argentino y llevar adelante los cambios en la estructura productiva y de poder que convertiría a la oligarquía financiera en el sector dominante entre las clases propietarias.

A treinta y nueve años de aquel aciago día estamos acá presentes para que se escuche nuestro grito en todos los rincones del país expresando nuestro orgullo y la más absoluta reivindicación de los IDEALES, LOS SUEÑOS Y LA LUCHA DE NUESTROS QUERIDOS TREINTA MIL COMPAÑEROS Y COMPAÑERAS DETENIDOS DESAPARECIDOS.

Estos HIJOS, PADRES, HERMANOS, COMPAÑEROS o simplemente HOMBRES y MUJERES de nuestro pueblo que dieron todo de sí, hasta la vida, en su lucha contra el privilegio de unos pocos para construir una Argentina para TODOS donde el hombre no sea el lobo del hombre sino su compañero y hermano; siguen siendo nuestro FARO y nuestra GUÍA. Quienes nos marcan permanentemente el camino con su maravilloso ejemplo de amor y de lucha por todos los HAMBRIENTOS DE JUSTICIA  que genera el capitalismo junto al imperialismo, con sus políticas de explotación, opresión y miseria.

Desde la constitución de nuestro Estado Nacional las clases dominantes, ligadas fundamentalmente en aquel momento a la propiedad de la tierra, se adueñaron de la conducción del mismo a través de la digitación de los distintos gobiernos. Pero la lucha del pueblo argentino por la ampliación de sus derechos conquista el voto universal y obligatorio primero y el voto femenino años más tarde. Esto permite el ascenso al gobierno de expresiones políticas con fuertes contenidos populares transformándose en un estorbo para los intereses de dichas clases dominantes. Es entonces que surgen en nuestro país los golpes militares. La incapacidad de esa oligarquía de construir una fuerza política propia que expresara sus intereses y contara con el apoyo popular que le permitiera llegar al gobierno por la vía de las elecciones la lleva a constituir junto a un sector de la oficialidad de las FFAA el “Partido Militar”. Este hecho inaugura desde el 6 de septiembre de 1930 al 10 de diciembre de 1983 una etapa signada por los golpes militares.

La ferocidad y el horror desatado por la última dictadura Cívico–Militar está estrechamente ligado al nivel de conciencia y de organización que habían alcanzado grandes sectores del pueblo argentino a través de sus organizaciones sindicales anti burocráticas y clasistas, organizaciones estudiantiles, villeras, cristianas, de campesinos, organizaciones revolucionarias e incluso armadas que habían amenazado como nunca antes el poder de las clases dominantes. Treinta mil Detenidos-Desaparecidos, alrededor de 400 Centros Clandestinos de Detención y Tortura, 500 niños apropiados, seis mil asesinados, 10 mil presos políticos y cientos de miles de exiliados; fue tal el horror que la reacción de la sociedad parece haber clausurado al menos por el momento el golpe militar como vía de acceso al poder.

El fracaso de la guerra de Malvinas, que provocó una nueva masacre de la juventud argentina, la lucha inclaudicable de los Organismos de DDHH y la creciente resistencia obrera fueron las causas fundamentales del retorno a la democracia.

Esa democracia que renacía, dio algunos pasos importantes en los Derechos Humanos con el Juicio a las Juntas militares, aunque en el marco ideológico de la teoría de “los dos demonios”. Luego se producen los retrocesos con las leyes de la impunidad, y más tarde con los indultos. Políticas que no casualmente vinieron de la mano del neoliberalismo económico inaugurado por la dictadura, incluso con sus propios personeros.

Nuestras luchas de resistencia no lograron impedir esos retrocesos, pero permitieron mantener en alto las banderas de Verdad y Justicia, para que después del 2001 iniciaran un camino de ascenso en la política argentina. Con el cambio político que permitió que en 2003 se anularan las leyes y decretos de la impunidad, que se abriera el camino a los juicios de Lesa Humanidad y se profundizaran las acciones para la recuperación de los hijos de desaparecidos apropiados por la dictadura. Juicios que posicionaran a nuestro país como ejemplo inédito de Justicia a nivel internacional.

En los años 90  las políticas de impunidad se correspondieron con  las “relaciones carnales” con el Imperio,  entrega del patrimonio nacional y  exclusión social.  A partir de 2003 la política de Estado en Derechos Humanos va de  la mano de importantes conquistas sociales y de recuperación de soberanía nacional.

En esta  democracia  todo está en disputa en forma permanente. Más allá de la mayor o menor valoración que hagamos de los avances conquistados hasta ahora,  no podemos ignorar que son dos rumbos opuestos los que están en juego. O se sigue avanzando y se profundizan las políticas de derechos humanos, de soberanía y de igualdad social, o se retrocede en todos estos logros.
                
Las corporaciones del Poder Económico, que siguen siendo dominantes en la estructura productiva de nuestro país, y que suelen actuar en forma solapada, fueron quienes nos impusieron las políticas de dependencia, saqueo, exclusión social e impunidad. Así como en otros tiempos recurrieron una y otra vez al llamado “Partido Militar” para conculcar la voluntad ciudadana, hoy se apoyan en una sólida alianza entre el sector dominante en el Poder Judicial y la corporación mediática hegemónica.
                
El Poder Judicial impidió, mediante sucesivas medidas cautelares, la aplicación de la Ley de Medios Audiovisuales. Y  tiene paralizada la causa “Papel Prensa”, para mantener la impunidad de los personeros de estas corporaciones , sobre los que pesan denuncias de complicidad con delitos de lesa humanidad durante la dictadura, que les entregó ilegalmente el dominio del mercado del papel de diario. Una transferencia de acciones que se realizó bajo secuestro y torturas a la familia Papaleo, las que han sido claramente acreditadas en la Justicia.
                
No es casual entonces que estos medios  hegemónicos  hayan  puesto toda su estructura al servicio del sector judicial y político que se opuso a una reforma democrática del Poder Judicial, un sector que sustenta los más irracionales privilegios, que avanza y pretende gobernar el país desde sus oficinas, convertidas en pequeños feudos vitalicios.
           
Los que ahora pretenden ponerse la camiseta de la Justicia,  del brazo del arco opositor a las políticas de Memoria Verdad y Justicia. Es este sector del Poder Judicial enquistado en la Cámara de Casación que libera a los represores condenados por los propios tribunales federales, que revocó el procesamiento de Blaquier (dueño en Jujuy del  ingenio Ledesma ), jueces que dictan falta de méritos como en el caso de Massot,  director del diario “La nueva Provincia” de Bahía Blanca, estos dos genocidas son parte de la pata civil del terrorismo de estado, que no están dispuestos a condenar   y en la Corte Suprema de Justicia, o lo que queda de ella, que niega el carácter de delitos de lesa humanidad a las brutales torturas a que fueron sometidos  soldados en Malvinas.
                
Los golpes militares o cívico-militares son hoy los menos frecuentes en América Latina. Las corporaciones recurren centralmente a la manipulación informativa del Poder Mediático, en alianza con una mayoría parlamentaria, cuando la tienen, como en el golpe institucional que destituyó al presidente Fernando Lugo en Paraguay. O con sectores policiales, como intentaron en Ecuador contra Rafael Correa. El intento de golpe en Brasil, pidiendo la destitución de su presidenta  Dilma Rousseff,  apelando en cada uno de estos lugares a ganar las calles, disfrazando sus intenciones como si fueran movilizaciones populares.
                     
O con la utilización de mercenarios paramilitares como en Venezuela en 2014.  Siempre del brazo de la CIA norteamericana que opera detrás de estas acciones, tal como lo denuncia el presidente Rafael Correa en Ecuador, ante las recientes manifestaciones violentas de la oposición.

Hoy les llaman “golpes blandos” o “golpes suaves”.  Cuándo  no funcionan estos mecanismos, el Imperio recurre a las “sanciones” económicas y a la amenaza directa de intervención militar, como ocurre hoy con la hermana república bolivariana  de Venezuela.
                
Amenaza que es para toda América Latina, a la que quieren convertir en un escenario de guerra como en otras latitudes. Siempre por el control de los recursos naturales, en particular del petróleo en el caso venezolano.
                
Argentina no es la excepción,  desde 2008 vivimos distintas situaciones desestabilizadoras, primero  con el paro agropecuario, luego con el amotinamiento de la gendarmería,  continuaron las policías provinciales, que produjeron caos y saqueos en varias provincias.  Ya el año pasado primero  un intento de “golpe de mercado” a comienzos del año, y luego con los “Fondos Buitres”.

Apenas amanecido el año comienza  un nuevo  proceso golpista  alrededor  de lo que podemos llamar “caso Nisman”
               
Siempre la misma técnica: detrás de un hecho  aparece la prensa hegemónica, amplificando, ocultando, manipulando o mintiendo escandalosamente. Los políticos “salvadores”, van  a la cola, subiéndose en forma oportunista a la cresta de la ola para ver quien es más hábil para llevarse el rédito político.

Aunque,  los medios hegemónicos oculten y tapen con cortinas de humo a amplios sectores de la población, los verdaderos debates y disputas que están presentes en la sociedad. Por más que traten de eludir las definiciones públicas, por más que eviten declarar lo inconfesable de sus intensiones, nosotros tenemos memoria
                
Por eso reafirmamos que los verdaderos ejes de debate de hoy  son:
- Si queremos seguir avanzando y profundizar las políticas de Derechos Humanos o queremos volver a la impunidad de los 90.
- Si queremos avanzar y profundizar las políticas de Inclusión Social, o queremos nuevos “ajustes” y desocupación.
- Si queremos más y mejor educación pública, o queremos aranceles universitarios y educación segmentada para privilegiados.
- Si queremos fortalecer la unidad latinoamericana con el Mercosur, la CELAC y la UNASUR, o queremos el ALCA y las relaciones carnales con el Imperio.
- Si queremos libertades para el accionar de las organizaciones sociales, o queremos represión.
- Si queremos un Poder Judicial democrático y al servicio del pueblo, o un Poder Judicial vitalicio, privilegiado y subordinado a las corporaciones.
                
En nuestra provincia y en esta ciudad, acabamos de revivir todo lo pasado  y sufrido por nuestro pueblo  con las inundaciones, por subidas del río o por lluvias, una vez más, los sectores más postergados  son los más castigados. Faltan obras fundamentales una y otra vez prometidas pero  nunca ejecutadas. El municipio y la provincia nos deben una respuesta en hechos  y no en palabras.
Nuestra queridas Madres como siempre nos señalan el camino, hace algunos años acuñaron y nos dejaron como legado la consigna “NI UN PASO ATRÁS” por eso desde esta plaza llamamos a todos los hombres y mujeres honestos y democráticos a decirles a aquellos que se proponen como candidatos sean presidenciales, a gobernadores, intendentes, diputados, senadores o concejales; QUE NO ESTAMOS DISPUESTOS A RETROCEDER Y  POR ESO EXIGIMOS:

- LA  DEROGACIÓN DE LA LEY ANTITERRORISTA.
- LA DESTITUCIÓN Y ENJUICIAMIENTO DEL GENERAL CESAR MILANI.
- APARICIÓN CON VIDA DE JULIO LÓPEZ – JUICIO Y CASTIGO A LOS CULPABLES DE SU SECUESTRO.
- JUSTICIA PARA SILVIA SUPPO.
- NI UN PASO ATRÁS EN LA PROSECUCIÓN DE LOS JUICIOS POR LOS DELITOS DE LESA HUMANIDAD. POR EL JUICIO Y CASTIGO A LOS CULPABLES CON CÁRCEL COMÚN PERPETUA Y EFECTIVA PARA TODOS LOS GENOCIDAS MILITARES Y CIVILES.
- NI UN PASO ATRÁS EN LA INVESTIGACIÓN DE LA RESPONSABILIDAD DEL PODER ECONÓMICO EN EL TERRORISMO DE ESTADO.
- NI UN PASO ATRÁS EN LA POLÍTICA DE DERECHOS HUMANOS QUE NOS PERMITA LA RECUPERACIÓN DE LOS 400 NIÑOS SECUESTRADO, HOY HOMBRES Y MUJERES, QUE AÚN NOS FALTAN.
- NI UN PASO ATRÁS EN LAS POLÍTICAS SOCIALES.
- NI UN PASO ATRÁS EN LA DEFENSA Y PROFUNDIZACIÓN DE LA DEMOCRACIA.

- POR UNA ARGENTINA MÁS JUSTA COMO LA QUE SOÑARON Y POR LA QUE DIERON SU VIDA NUESTROS 30 MIL COMPAÑEROS Y COMPAÑERAS DETENIDOS-DESAPARECIDOS, NI UN PASO ATRÁS."


FORO CONTRA LA IMPUNIDAD Y POR LA JUSTICIA