viernes, 24 de abril de 2015

FALLECIÓ EL GRONDONA BUENO...

A los 76 años, falleció el  humorista y dibujante Alfredo Grondona White, quien se hizo célebre por su trabajo en las revistas Humor y Satiricón, que se editó entre los años 70s y hasta fines de los 90s.

El dibujante e ilustrador santafesino Lucas Cejas publicó en su face “Se fue Alfredo Grondona White. Era el Grondona bueno. Fue uno de los tipos que por poseer talento y decencia cosechó seguidores en una década que tenía en los medios gráficos su máxima expresión. Una pena confirmar la finitud de ésta vida.”

Nacido en la ciudad santafesina de Rosario, Grondona White comenzó a dibujar regularmente a los catorce años, donde publicó trabajos en los diarios Democracia y Rosario.

Ya en los años 70 se estableció en Buenos Aires, donde dio clases en la Escuela Panamericana de
Arte. Para entonces colaboraba esporádicamente con publicaciones extranjeras como MAD, Playboy o Esquire.

En esa época conoció a Andrés Cascioli, fundador de Satiricón, quien se interesó por su trabajo y lo convocó para el staff de la publicación.

A fines de la década, en medio de la dictadura militar que azotó a la Argentina, fue convocado por Cascioli para colaborar con la recién nacida revista Humor Registrado, que se transformó con el tiempo en un símbolo de resistencia intelectual al gobierno genocida.

Allí creó al ya mítico Doctor Piccafeces, un abogado inescrupuloso y acomodaticio.

En los años 80s, fue también parte del staff de otras publicaciones de Ediciones de la Urraca, tales como Superhumor, Sex Humor y la infantil Humi.

Su estilo fue rápidamente aceptado por los lectores de las revistas donde publicaba sus dibujos e historietas, ya que Grondona White volcó en ellos su agudeza y observación, retratando la realidad, costumbres y personajes del mundo que lo rodeaba. Su universo abarcaba desde linyeras hasta aristócratas, pasando por todas las variantes de la clase media. Abordó una gran variedad de temas, tales como la política, el militarismo, el sexo, la historia y la rutina oficinesca, entre muchos otros.