miércoles, 29 de abril de 2015

OTRO ANIVERSARIO DE LAS INUNDACIONES

Los vecinos y vecinas de Santa Fe, reunidos en el Movimiento de Organizaciones Barriales (MOB) dieron a conocer un documento muy duro en términos políticos respecto de la responsabilidad que tuvo en el hecho el ex gobernador Carlos Alberto Reutemann. Reproducimos el texto completo del comunicado.

"Hoy 29 de abril de 2015 se cumplen doce años de la crecida del río Salado que afectó a la tercera parte de la capital provincial y causó 23 muertes directas, 130.000 damnificados y muchas muertes más -algunas comprobables y otras no, dado el transcurso del tiempo- que posteriormente se produjeron como consecuencia de la peor inundación de la historia de Santa Fe.

Existen dos causas abiertas contra el entonces Gobernador de la Provincia de Santa Fe, Carlos Reutemann, que investigan la catástrofe del río Salado, en 2003. El ex-gobernador, amparado en sus fueros como Senador Nacional, declaró una sola vez, como testigo y por escrito, porque la maquinaria judicial de Santa Fe, le dictó falta de mérito al no haber encontrado pruebas suficientes para sospechar que hubiera participado en los hechos, aunque paralelamente el Juez Jorge Patrizi, en 2006, procesó a tres imputados: el ex ministro Edgardo Berli, el ex director de Hidráulica, Ricardo Fratti y el ex intendente de Santa Fe, Marcelo Alvarez, por "estrago culposo agravado por la muerte de 18 personas".

El país apenas estaba saliendo de la crisis de 2001, por lo tanto la situación laboral de las familias damnificadas era muy precaria, coexistiendo con un 20% de desocupación y de los ocupados, aproximadamente el 65% insertos en la economía no registrada, por lo que la inundación los encontró sin bases de sustentación económica.

Frente a este doloroso escenario, el Gobernador Reutemann –con total descaro- demostrando el desprecio hacia los ciudadanos de la provincia que él conducía y administraba, se defendió con manifestaciones tales como: “Nadie me avisó”: "Quiero repetir que ningún organismo técnico nacional, provincial ni municipal, ninguna autoridad o persona dio aviso de la magnitud que alcanzaría el hecho motivo de la investigación"; "Lo ocurrido fue totalmente imprevisible, por lo atípico y extraordinario, se trató de un verdadero aluvión".

El principal factor determinante de la catástrofe de 2003 fue la obra de defensa inconclusa, producto de la desidia y negligencia de quienes gobernaban la ciudad y la provincia de Santa Fe y así el agua ingresó a la ciudad, a los barrios, a los hogares, a las calles.

El agua ingresó y ahogó a hombres, mujeres, niños y animales y a su paso ahogó y destruyó millares de sueños, de proyectos, de recuerdos y de historias familiares. Pero no destruyó la memoria.

A doce años de la tragedia sufrida por los santafesinos, la situación no ha cambiado. La frialdad y la impunidad con la que se maneja Carlos Reutemann -luego de mantenerse en las sombras, escapando cobardemente a sus responsabilidades- hoy lo muestran alineado en las filas del PRO, sonriente, festejando junto a Mauricio Macri las conductas histéricas y dantescas de Miguel Torres del Sel, con el único propósito de mantener los fueros que hasta el presente lo salvaguardan de pagar sus culpas.
Carlos Reutemann es un cobarde, por lo tanto no conoce la grandeza. Grandeza que sí tuvo la sociedad santafesina con las muestras de solidaridad ofrecidas, los lazos afectivos generados entre voluntarios y damnificados, y la frase, repetida por todos los medios de comunicación “la gente salvó a la gente”, dando cuenta de una sociedad movilizada, activa y solidaria.

Carlos Reutemann no cuenta con la memoria viva, memoria que se ha plantado en la Plaza con las Carpas Negras, la Marcha de las Antorchas y todas las manifestaciones que realizamos y habremos de realizar en cada Aniversario de esta catástrofe.

Carlos Reutemann no tendrá nunca la grandeza, porque no la conoce, de reconocer frente a las víctimas, a sus familiares y a toda la ciudadanía, utilizando los medios de comunicación que siempre lo acompañan, que es un asesino, que es el principal responsable de lo que la justicia ha calificado como "estrago culposo agravado por la muerte de 18 personas", y un traidor más de la democracia, de los ciudadanos que lo eligieron con su voto. Traidor de la democracia de la que sigue usufructuando deliberadamente.

No cuenta con la memoria viva, que como a los Dictadores y a sus colaboracionistas, a Carlos Reutemann -más tarde o más temprano- lo pondrá frente al estrado y se hará justicia.

Todas las organizaciones sociales que integramos el MOVIMIENTO DE ORGANIZACIONES BARRIALES (MOB), sostenemos en el tiempo y el espacio de la memoria colectiva el reclamo permanente para que los políticos sin grandeza y solo conscientes de su propio afán e intereses pasen por los estrados y rindan cuenta más tarde que temprano pero nunca impunes…"

"eh! Agenda Urbana"