lunes, 11 de enero de 2016

COMUNICADORES EN APOYO DE VÍCTOR HUGO MORALES

Comunicadores de la Argentina (COMUNA) repudia el despido intempestivo del periodista Víctor Hugo Morales en Radio Continental de Buenos Aires.

En un comunicado, la empresa le adjudicó al periodista “incumplimientos” de su contrato, sin dar ninguna precisión.

El despido de Víctor Hugo se inscribe en una ofensiva brutal contra la libertad de expresión, desatada desde el momento en que Mauricio Macri ganó las elecciones presidenciales, cuando comenzaron las amenazas de sus colaboradores, con frases como “desde el 10 de diciembre te quedás sin trabajo”, dirigidas en público a periodistas por el hecho de difundir informaciones y opiniones que no son del gusto del nuevo gobierno.

En esa misma dinámica se inscribieron los anuncios, luego concretados, del abatimiento de varios de los derechos establecidos en la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, la censura a comunicadores y espacios de actualidad aplicada en medios públicos y las campañas de desprestigio contra periodistas montadas en medios privados afines al gobierno, que recibieron copias de documentación sustraída de Radio y Televisión Argentina por las autoridades recién llegadas.

Hace varios años que Víctor Hugo Morales viene siendo objeto de ataques sucesivos del grupo Clarín, sostén y artífice del triunfo electoral de Mauricio Macri y ahora convertido, al menos temporalmente, en diario ultraoficialista.
Esa persecución incluyó campañas de denigración, datos falsos sobre los ingresos que obtiene con su trabajo y hasta la difusión en público de su domicilio en el momento en que el sector del Poder Judicial al servicio de Héctor Magnetto allanaba su domicilio para evaluar sus bienes con vistas a una apropiación.

El avasallamiento al derecho de tantos comunicadores a difundir sus informaciones y opiniones impone la intervención urgente de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, a través de su Relatoría para la Libertad de Expresión, como lo vienen solicitando numerosas organizaciones de la comunicación y lo pidió formalmente la Defensoría del Público.