lunes, 11 de enero de 2016

LA CAÍDA DE LANATTA Y SCHILLACI

Bullrich esta vez no se animó, lo hizo el vicegobernador de Santa Fe, quien no estuvo pegado al papelón de anunciar algo que no había sucedido.

En declaraciones a Radio Del Plata el vicegobernador Carlos Fascendini confirmó que se había detenido a Cristian Lanatta y a Víctor Schillaci. El funcionario aseguró que efectivos de las Tropas de Operaciones Especiales (TOE) de la provincia encontraron a los prófugos en un molino arrocero cercano al lugar en que el sábado pasado había sido recapturado Martín Lanatta, quien ya se encuentra en la cárcel de Ezeiza.

En realidad, los prófugos que mantenían de rehén a un empleado del molino estaban esperando que la policía viniera a detenerlos porque se encontraban prácticamente rendidos. El operativo de búsqueda de los evadidos el 27 de diciembre del penal de máxima seguridad de General Alvear se había intensificado luego del papelón de la antevíspera, y la ministra de Seguridad nacional, Patricia Bullrich, había acordado con su par santafesino, Maximiliano Pullaro, establecer el centro de operaciones en la localidad de Helvecia, y continuar los rastrillajes por tierra y por agua.

Cristian Lanatta y Schillaci fueron recapturados a unos 500 metros de donde había sido detenido el sábado Martín Lanatta, aunque 45 horas más tarde que su cómplice. Fueron recapturados, "cansados y abatidos" alrededor de las 8 en el galpón de un molino arrocero, en cercanías de la ruta provincial.

El encargado de la arrocera contó que minutos antes de la captura lo "tomaron de rehén" y que lo "trataron bien" pese a que le dijeron que podrían usarlo "de escudo" en caso de un nuevo tiroteo.

La arrocera de Cayastá donde estaban los prófugos
"Entro a trabajar y ellos me toman de sorpresa, veo que están vestidos de verde, abro la puerta para decirles que yo era el encargado y me apuntaron con una pistola nueve milímetros", indicó a la prensa Franco, encargado del molino arrocero Spalletti.

Según su relato, los ahora detenidos le dijeron que se "quede tranquilo y que colabore" con ellos y le pidieron agua y comida. "Me di cuenta enseguida que eran ellos pero me hice el tonto, como que no sabía nada. Me dijeron 'no te hagas el tonto que vos sabés quienes somos nosotros', pero a pesar de todo me trataron bien", aseguró.

El hombre dijo que Schillaci y Lanatta, ambos armados, le pidieron que no haga "ninguna macana" porque ellos ya se habían "agarrado a tiros" y no tenían ningún problema en usarlo "de escudo". Minutos después llegaron los efectivos de la Policía santafesina, que detuvieron a los prófugos.