lunes, 25 de enero de 2016

LOS BARES TEMÁTICOS DE BAIRES

Con tributos a Cortázar, Perón o los Stones, los bares temáticos en Buenos Aires ya son legión.

Son ofertas gastronómicas, estéticas y culturales que buscan satisfacer la demanda de quienes se sienten identificados con músicos, artistas o movimientos políticos. El último en abrir fue el Café Cortázar, que resalta la porteñidad del escritor. En Viva Perón lo definen como un restaurante político. Y otros reviven la mística de los Rolling o los Beatles.

Aquel que terminó de leer una novela que lo envolvió durante algún tiempo y no haya soñado con encerrarse por unos minutos en el café al que concurría su protagonista o en un espacio donde sólo habitaran las frases y las historias a las que le dio vida su autor, que tire la primera piedra. Esa sensación de identificarnos desde el tacto, la visión o el gusto -que también se apodera de nosotros cuando escuchamos a nuestra banda favorita o leemos sobre un tiempo histórico que nos fascina- es la que, de algún modo, vienen a satisfacer los cafés, bares o restaurantes temáticos que, más allá de la moda, rinden un tributo y nos dejan ser parte de él.

La Ciudad de Buenos Aires, en ese sentido, ofrece una diversidad de espacios que, de la mano de la gastronomía y la estética, proponen distintas identidades para reflejarse. Y así como algunos han ido desapareciendo de la geografía porteña, otros renuevan su público y, cada tanto, aparece uno nuevo en alguna esquina.

Es el caso del Café Cortázar, que abrió sus puertas a fines del año pasado y reafirmó el debate a favor de quienes apuestan por este tipo de rincones. “Siempre sentimos mucha empatía con Cortázar por esas historias que, aun escritas en París o pensadas desde lugares imaginados, de algún modo siempre hablan de Buenos Aires. Esa porteñidad innegable (el café, el tango, el boxeo) acerca mucho”, le cuenta a Tiempo Laura Carro, una de las dueñas del café ubicado en Cabrera 3797.

También se refirió a la necesidad de que el maravilloso escritor nacido en Bruselas quedara inmortalizado en un espacio activo de nuestra Ciudad: “Lo sentíamos como una deuda pendiente en Buenos Aires. Cortázar es un escritor que construye universos para todos los lectores, jóvenes y adultos: más allá de su obra literaria, hay un culto en torno a su vida personal, sus viajes, su compromiso político, sus pasiones. Buscábamos recrear esos espacios en la forma de un café porteño que dialogara estéticamente con París.”

VIVA PERÓN

Quien traspase la puerta del restaurante Perón Perón también viajará en el tiempo: aunque el movimiento político sigue vigente, el interior del espacio ubicado en Ángel Carranza 2225 cobija recuerdos y sabores vinculados a los años en los que el presidente de Argentina fue Juan Domingo Perón. “En realidad, ‘Perón Perón’ no es tanto un bar temático sino un restaurante político -define Gonzalo Alderete Pagés, encargado de su cocina y administración-. A partir del gobierno de Néstor Kirchner se produjo un nuevo acercamiento hacia el peronismo y la política y la intención con que nació este lugar fue, justamente, generar un espacio para que los jóvenes se juntaran a discutir.” Más allá del debate de ideas y de la estética peronista –que incluye un altar dedicado a Evita-, una de las particularidades de este restaurante es que también su gastronomía es pensada como un elemento de identidad. Como explica Pagés: “Cuando agarré la cocina, hice todo un relevamiento histórico sobre las comidas preferidas de Perón, que viene de la escuela militar y tiene un gusto ligado a la cocina tradicional criolla, con el pastel de papa como uno de sus platos preferidos y el locro o las lentejas como sus primeros amores culinarios. La idea tiene que ver con que, a través  de los sabores, se pueden retrotraer recuerdos: acá vienen muchas familias, con abuelos que reúnen a sus hijos y nietos alrededor de un plato típico y les cuentan la historia de Perón.”

Lo cierto es que la diversidad que habita en una ciudad cosmopolita como Buenos Aires permite que existan bares temáticos dedicados a artistas que trascienden las fronteras de nuestro país. Así, por ejemplo, 40×5 Tributo Bar o The Cavern Bs As, ya dos clásicos porteños, reviven la mística y la música de dos históricas bandas británicas: The Rolling Stones y The Beatles, respectivamente.

“La propuesta artística que ofrecemos es amplia, para que cada uno viva su relación con los Beatles como quiera y pueda. Además, si hay algo difícil de uniformar es la estética beatle, que se reinventó continuamente desde aquellos chicos de cuero en Hamburgo hasta los Beatles psicodélicos”, reflexiona Hernán De Lorenzi, director artístico del rincón más beatle de la Ciudad (en Av. Corrientes 1660, dentro del Paseo La Plaza), fundado en 1998 por el coleccionista privado Rodolfo Vázquez.

“Buenos Aires es increíble y, sin dudas, una ciudad única. La peculiaridad que la hace comparable a otras metrópolis, como Londres o Barcelona, es que aquí es posible encontrar absolutamente cualquier cosa”, agrega De Lorenzi, en una definición que también explica la existencia y el auge de los diversos bares, cafés y restós temáticos que conviven en las calles porteñas. Y volviendo al Café Cortázar, en este círculo de identidades desperdigadas por nuestros barrios, vale la reflexión de Laura Carro sobre estos mágicos espacios, que “trazan un recorrido, proponen una lectura de la Ciudad a través de sus historias y personajes y nos devuelven identidad y cultura en forma de café, un lugar en el que pasa de todo y, por ese motivo, también pasa la vida misma”. 

PARA LOS POETAS DE SAN TELMO

Uno de los lugares más antiguos que hay en la Ciudad, dentro de esta lista de espacios que refuerzan identidades desde sus sabores y paredes, es el hermoso Café La Poesía, que embellece una de las esquinas de San Telmo. La historia de este rincón porteño “comienza en la esquina de Chile y Bolívar un soleado 12 de abril de 1982, cuando el gran poeta Rubén Derlis inaugura una etapa insoslayable en la historia del café porteño y del culto por la literatura. Derlis perteneció a la Generación del ’60, un grupo de intelectuales embanderados con la lucha que acompañara a la Revolución Cubana, al Mayo Francés y, más cerca de nosotros, al Cordobazo”, relata la web del lugar (http://www.cafelapoesia.com.ar).

“La idea fundamental fue desplegar lo temático: prácticamente no había cafés de ese tipo en Buenos Aires –le contó a Tiempo su fundador, Derlis-. La Poesía nace como un lugar bien sesentista, bien de nuestra generación, en el que se reunía medio mundo durante los primeros esbozos de la democracia. En medio de esos encuentros nacieron Grupo de los Siete y se gestó Poesía 83, un movimiento nacional que fue una expresión democrática de poetas”.

La historia de este espacio declarado Café Notable por el Ministerio de Cultura de la Ciudad fue recopilada por Derlis en un libro, “Café La Poesía. Esquina de Encuentro”, que repasa los primeros seis años de vida de este lugar y la vuelta en 2008 luego de las dos décadas que estuvo cerrado.

Su nombre, como relata su fundador, refleja la historia que la literatura tuvo con Buenos Aires: “Todos los grupos literarios tenía su café. Sobre Corrientes, desde Callao a Cerrito, se reunieron la Generación de Boedo, la de Martín Fierro y nosotros, los del ’60… En todos los cafés del Centro nacían propuestas culturales y por eso, para mí, era importante que el que fundamos nosotros se llamara La Poesía”.


Fuente: Tiempo Argentino.