lunes, 25 de enero de 2016

MACRI SE BAJÓ DE LA CUMBRE DE LA CELAC

Más allá de la recomendación médica, la decisión muestra una clara orientación del gobierno en cuestiones de política exterior.

Recién llegado del Foro Económico Mundial de Davos, el primer mandatario declinó participar en el cónclave regional, donde será reemplazado por la vicepresidenta Gabriela Michetti.

Más allá de la recomendación médica, la decisión del presidente Mauricio Macri de no asistir a la IV Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), que finalizará este miércoles en la ciudad de Quito, Ecuador, marca claramente la orientación del gobierno en materia de política exterior.

A través de un comunicado oficial, el gobierno nacional anunció ayer que el jefe de Estado no viajará al encuentro de la Celac, por consejo del director de la Unidad Médica Presidencial, Marcelo Ballesteros, quien a través de una carta enviada al secretario general de la Presidencia, Fernando de Andreis, recomendó a Macri que evite el traslado a la capital ecuatoriana, donde estaba previsto que participe de la cumbre regional.

En la misiva, Ballesteros explicó que “debido al esfuerzo físico” realizado por el Presidente durante su participación en la Cumbre Económica Mundial de Davos, “junto al hecho de estar convaleciente de la patología traumática torácica que sufriera el 8 del corriente y que le impide realizar esfuerzos respiratorios, se desaconseja momentáneamente efectuar viajes a sitios que se encuentren a una altura de 2.400 metros o superior sobre el nivel del mar”.

La capital ecuatoriana tiene una altura promedio sobre el nivel del mar de 2.700 metros. “Debido a lo mencionado, se desaconseja por el momento realizar el viaje que estaba programado a la ciudad de Quito”, señala la recomendación.

El Presidente sufrió la fisura de una costilla el 8 de enero pasado, mientras se encontraba jugando con su hija Antonia en la quinta Los Abrojos, lo cual lo obligó a guardar reposo y a utilizar una faja.

DISTINTA VARA

De todas maneras, esta lesión no hizo peligrar su presencia en Davos, ya que para no sufrir dolores Macri se sometió a una infiltración que le realizó el médico Hugo Esteva.

Ahora, con la cumbre latinoamericana en el horizonte, el mandatario optó por guardar reposo. Todo un mensaje. Pero eso no es todo. En caso de participar del encuentro de la Celac -cuyo edificio en Quito se llama “Néstor Kirchner”-, Macri se habría encontrado con su par de Venezuela, Nicolás Maduro, con quien mantiene una batalla dialéctica y que hace un par de días había advertido que en la cumbre iría “con todo” contra “los gobiernos de derecha que existen en América latina”.

"Han roto las reglas de juego. Deben reponerse las reglas de juego en base a un gran diálogo. Esto lo voy a proponer en la Celac. Voy a la cumbre de la Celac en Quito con todo, nadie me va a callar”, aseguró Maduro en un discurso, y calificó a Macri de “presidente demacrado”.

Ayer, el venezolano redobló las críticas contra Macri y advirtió: “o nos respestamos o se acaba todo”.


Fuente: Grupo Crónica