martes, 19 de enero de 2016

RICOS MÁS RICOS, POBRES MÁS POBRES

Una ONG británica relevó que la brecha entre pobres y ricos creció de modo espectacular en los últimos 12 meses.

El patrimonio de las 62 personas más ricas del mundo relevadas por Forbes y encabezadas por los “habitués” Bill Gates y Carlos Slim) asciende al mismo monto que posee la mitad más pobre de la población mundial. Es lo que denuncia la ONG británica Oxfam, en vísperas de la cumbre económica mundial que se celebrará a partir de mañana y hasta el sábado en Suiza. Entre 2010 y hoy, los 62 súper ricos han visto crecer su peculio en 542.000 millones de dólares, mientras los 3.600 millones más pobres perdieron 1 billón de dólares.

El mundo económico y financiero se prepara con vistas a la cumbre de Davos y la ONG Oxfam recuerda a todos cuál es la gran brecha entre ricos y pobres que todavía arrastra la población mundial: el patrimonio acumulado del 1% de los más ricos del mundo superó el año pasado el del 99% de la población global, con un año de anticipación con respecto a las previsiones. Los datos aparecen justamente en el año en el cual otras investigaciones señalan que la pobreza absoluta se ha contraído más de lo previsto, pero ello no quita nada a la brecha entre quien posee mucho y quien tiene poco o nada. La diferencia entre los súper ricos y el resto de la población se acrecentó “en modo espectacular en los últimos 12 meses”, consigna el informe de Oxfam, que se titula Una economía al servicio del 1%.

No es éste el único dato impresionante recogido por la ONG. En el informe, de hecho, se especifica que los 62 multimillonarios más ricos del mundo poseen una fortuna equivalente todo el dinero con que cuenta la mitad más pobre de la población mundial. La ONG utiliza los datos que proporciona Forbes, publicación que brinda la clasificación de los más ricos del mundo: Bill Gates a la cabeza, luego Carlos Slim y Warren Buffett en el podio, sólo por citar a los primeros.

POCAS MUJERES

Desde 2010, 3.600 millones de personas, la mitad de la población mundial, ha visto su propia porción de riqueza reducirse en alrededor de 1 billón de dólares: una contracción del 41%, a pesar de que el incremento demográfico haya registrado 400 millones de nacimientos nuevos en el mismo período. Los 62 ultrarricos, en cambio, registraron un incremento de más de 500.000 millones de dólares, llegando así a un total de 1,76 billones de dólares, en un contexto que sigue dejando a las mujeres en condiciones de grave desventaja (inclusive entre los súper ricos sólo 9 son mujeres). Una situación de desigualdad que se registra hasta en buena parte de los países más favorecidos.

Para “no menoscabar los avances en la lucha contra la pobreza” obtenidos en el último cuarto de siglo, Oxfam pide a los líderes mundiales “actuar con urgencia contra el aumento vertiginoso de la desigualdad, partiendo de un primer paso: la eliminación de los paraísos fiscales”.

A fin de alcanzar dicho objetivo, lanzó una petición online: “Desafía a la injusticia: di basta a los paraísos fiscales”. Un suplemento del informe se refiere a las inversiones offshore: de 2000 a 2014 se cuadruplicaron y se calcula que 7,6 billones de dólares de riqueza personal están depositados en paraísos fiscales. Si sobre el rédito generado por esta riqueza se pagaran impuestos, consigna el informe, los gobiernos tendrían a disposición 190.000 millones de dólares más cada año.

Otra estimación pone de relieve que el 30% de la riqueza de todo el continente africano está depositado en cuentas offshore. Ello significa un monto total de evasión fiscal de unos 14.000 millones de dólares anuales. Con dicha suma, en África se podrían asegurar servicios sanitarios que salvarían a 4 millones de niños cada año y pagar a un número de docentes suficiente para permitir a todos los chicos de dicho continente recibir la educación adecuada.


Fuente: Lidia C. Bortolin - BAE