jueves, 14 de enero de 2016

UN SITIO DE INTERNET MIDE LOS DESPIDOS



Con cuentas en Facebook y Twitter, un grupo organizó reunir en un solo lugar las desvinculaciones en distintas áreas del Estado.


Con el fin de difundir la cantidad de despidos que se generaron luego de las elecciones, ya sea en gobiernos oficialistas como opositores, un grupo de “profesionales de la comunicación”, que prefirió mantenerse en el anonimato, creó El Despidómetro: un proyecto que busca difundir la cantidad de personas que trabajaban en algún área del Estado y dejaron de hacerlo en el último tiempo por las políticas implementadas.

El Despidómetro cuenta con una cuenta en Twitter y otra en Facebook en donde reciben información y publican y difunden un gráfico en donde suman los despidos que calculan que se realizaron hasta la fecha desde que asumió el nuevo gobierno. Hasta el momento, según estas cifras, se realizaron más de 21.000 despidos.

El grupo toma datos de medios de comunicación, trabajadores del Estado y a través de lo que les informan por las redes sociales. “Chequeamos toda la información con la fuente directa: algún trabajador del organismo, del sindicato, entre otros. También buscamos documentos que permitan entender cómo se llevan a la práctica los despidos; esto es complicado porque en muchos casos es simplemente de palabra”, sostuvieron desde El Despidómetro a Infotechnology.

En el gráfico se pueden conocer la cantidad de despidos por área y por localidad. Según sostuvieron los creadores ellos no diferencian entre contratos no renovados o despidos de trabajadores con más antigüedad. “Nosotros medimos despidos. Dentro de eso hay ‘no renovaciones’, que en realidad son posibles gracias a una precarización anterior, rescisiones, etc. No hacemos diferenciación de cuándo entraron, ni filiación política. Buscamos denunciar los despidos y también las condiciones en que se dieron, que suelen ser humillantes, poco claras y en algunos casos carecen de toda seriedad”, sostuvieron.

También se publican testimonios en primera persona de los empleados despedidos, como por ejemplo el de Natali Risso: “Este jueves me echaron de la Subsecretaria de Comercio Exterior, mi laburo desde hace dos años. Me echaron al mejor estilo empresa privada: por reestructuración de área, aunque sin los supuestos días de aviso que corresponden y ni hablar de una indemnización. ´A partir de mañana no vengan más, ya les deshabilitamos la tarjeta de entrada´. No sólo me echaron a mí, también a gran parte de mis compañeros. Desarmaron un equipo que, desde hace dos años, viene estudiando, investigando y trabajando…  

En el momento, le pregunté a la señora que nos estaba comunicando la noticia que se veía venir-porque ya hacía un mes que nos habían sacado todas las tareas que veníamos haciendo- por qué nos echaban, sin hacernos una entrevista previa para evaluar nuestros conocimientos como decían los medios de comunicación que se iban a manejar. "No sé, a mí me pasan listas de gente y yo lo voy comunicando", fue la respuesta.

Al día siguiente, sale la noticia al título de "Rescindieron el contrato a 130 empleados de la Secretaría de Comercio: algunos aún respondían a Moreno”. Que no trabajábamos, que íbamos 6 veces al mes, que cobrábamos coimas por nuestro laburo, que éramos ñoquis.

Ñoquis que administran el comercio, ñoquis que recuperan la historia musical de nuestro país, ñoquis que hacen satélites. Así, da gusto ser ñoqui. El 29, festejamos. Junto a todos los que se alegran y son cómplices de la barbaridad que está haciendo este gobierno. Lo leí en algún lado: Acá no sobran trabajadores estatales, acá falta un Estado presente.”