¿VIOLENCIA DE GÉNERO AL REVÉS? El caso de la joven que asesinó a su novio.

A partir del episodio ocurrido en Gualeguaychú, Entre Ríos, en el que la joven Nahir Galarza, de 19 años, asesinó a su novio Fernando Pastorizzo, de 21, los medios de comunicación quisieron instalar el tema como un caso de "violencia de género al revés" para deslegitimar las luchas feministas. Fue Mariana Carbajal, desde Página 12, quien refutó estas "bajadas de línea" del periodismo dominante. A continuación reproducimos un fragmento de ese artículo.

"Por el abordaje de algunos medios, parece un caso esperado, hasta deseado, casi como una forma de revancha frente a tanto feminismo en las calles que denuncia las violencias machistas en sus distintas caras. ¿Hay mujeres violentas? Claro que sí. ¿Hay hombres que sufren esa violencia? Por supuesto. Las mujeres no son buenas por naturaleza, como los hombres tampoco son violentos por naturaleza. Las mujeres no son en esencia puras y santas. Pero no es un caso de “violencia de género al revés”. El punto es que la violencia que sufren algunos varones de parte de sus parejas mujeres no constituye un problema social –por su magnitud– y no afecta a un grupo poblacional históricamente discriminado y subordinado, como es el caso de las mujeres. Es cierto que aquellos varones que sufren violencia en relaciones de pareja pueden sentirse avergonzados y no piden ayuda ni denuncian, porque el propio patriarcado los enseñó a ser fuertes, valientes, machos. El patriarcado es una trampa para mujeres y para varones. Por eso luchamos para que se caiga. Lo dijo con una claridad conmovedora la hermana del joven asesinado, también ella, adolescente: 
La lucha feminista contra la violencia de género busca también visibilizar la violencia de mujeres hacia hombres, situaciones que no son denunciadas por las burlas impuestas por el patriarcado. Hoy le tocó a mi familia, y voy a luchar con más fuerzas que nunca porque nunca más pase algo así, que se genere conciencia acerca de las relaciones tóxicas y cuán importante es alejarse de ellas."

Fuente: Página 12 - Mariana Carbajal (2 de enero 2018).