CULTURA

El alcalde evangélico de Río de Janeiro declara la guerra al Carnaval

Peligra el Carnaval de Río de Janeiro, "el mayor show de la Tierra", como suelen alardear los cariocas. El alcalde de la ciudad, el exobispo de la Iglesia Universal del Reino de Dios, Marcelo Crivella, anunció que piensa recortar a la mitad las ayudas municipales a las escuelas de samba. Algunas de ellas amenazan ahora con no desfilar en el Sambódromo el año que viene.

A nueve meses del Carnaval la ‘Ciudad Maravillosa’ vivía en un letargo carnavalesco que fue súbitamente interrumpido por el alcalde este miércoles: “Propuse a la Liesa (Liga Independiente de las Escuelas de Samba) un recorte del 50% (…) El Carnaval es mucho más que las carrozas y estamos son restricciones presupuestarias“, argumentó, al tiempo que prometía usar ese dinero para dedicar unos 20 reales (algo más de cinco euros) diarios a 3.000 niños de las guarderías públicas.

La decisión no sentó bien en el mundo del Carnaval, que ya hacía malabarismos para planificar los festejos del año que viene en medio a una fuerte crisis económica. El presidente de la Liesa, Jorge Castanheira, pidió una reunión urgente con el alcalde y advirtió de que el recorte sería un “retroceso” dado el nivel de calidad alcanzado en los últimos años. También recordó el impacto económico que generan en la ciudad los desfiles del Sambódromo, una especie de estadio con capacidad para más de 70.000 espectadores: “El carnaval mueve 3.000 millones de reales (más de 800 millones de euros) para la ciudad (…) beneficia a hoteles, restaurantes, entre otras actividades económicas que generan impuestos para el propio Ayuntamiento”, recordó.

El sector turístico y hotelero también arremetió contra el alcalde, que ignora deliberadamente el Carnaval cuando participa en eventos de promoción turística en el exterior, a pesar de que el turismo se vislumbra como “la mejor salida a corto plazo” para la grave crisis financiera que sufre la ciudad y el Estado de Río, como recordó el presidente de la Asociación Brasileña de la Industria Hotelera (ABIH), Alfredo Lopes. Durante la semana de Carnaval la ciudad recibe más de un millón de turistas.

LAS ESCUELAS AMENAZAN CON NO DESFILAR

En los dos últimos años (los carnavales de 2016 y 2017) cada una de las 12 escuelas de samba del grupo especial (una especie de primera división) recibió dos millones de reales (alrededor de 500.000 euros) de subvención municipal, aunque esto representa sólo una parte del dinero que necesitan para sacar adelante sus desfiles, financiados con recursos propios, derechos de televisión y patrocinios privados, además de otras vías menos confesables como el ‘jogo do bicho’, un juego de apuestas ilegal. Al menos cinco de las principales escuelas de samba amenazaron con no desfilar en el Sambódromo si se consuma el recorte anunciado por el alcalde. Sería la primera vez en la historia del Carnaval carioca.

Las desavenencias del alcalde de Río con la máxima expresión cultural de su ciudad no empiezan ahora. Durante el pasado Carnaval un halo de misterio rodeó hasta el último momento la ceremonia que marca el pistoletazo de salida de la fiesta, con la simbólica entrega de las llaves de la ciudad al Rey Momo. El alcalde se negó a hacerlo y aprovechó los días de fiesta para viajar. Después de las críticas por abandonar la ciudad en lugar de ejercer de anfitrión Crivella emitió un comunicado diciendo que no fue al Sambódromo porque hacerlo sería “demagogia”. También detalló los cientos de toneladas de basura que dejó la celebración.

La postura del alcalde-obispo se hace más evidente todavía por contraste con su antecesor, Eduardo Paes. Frente a los modos recatados de Crivella, que nunca perdió la manera pausada de hablar de sus tiempos de misionero, Paes, ‘Dudu’ como le llamaban cariñosamente muchos cariocas, cultivaba una imagen de político fiestero y campechano llevada al extremo, con su sombrero Panamá desfilando como uno más junto a los músicos en las madrugadas de Carnaval.

UN PROYECTO DE PODER

“La excusa para disminuir la subvención a las escuelas de samba es falsa, pero cuela que da gusto y apuesta en una falsa dicotomía con apelo popular. En el fondo la idea de verdad es vaciar la fiesta y preparar el aniquilamiento del Carnaval y de todo lo que recuerde a un Brasil diverso y distante de la tal ‘patria del evangelio”, advertía este lunes en las redes sociales Luiz Antonio Simas, uno de los máximos expertos en la cultura popular brasileña.

Recordaba además que la medida no debería sorprender a nadie, puesto que en febrero del año pasado, mientras media ciudad estaba pendiente del confeti y la purpurina la Iglesia Universal del Reino de Dios difundía un vídeo del obispo Clodomir dos Santos titulado ‘¿Por qué debemos desligarnos del Carnaval?’. En él afirmaba que quien participa en la fiesta está “agradando al espíritu maligno y exponiendo su propia alma al infierno” y que el Carnaval desestructura a las familias, debido a “la gran valorización de la sexualidad y las traiciones amorosas”. Llegaba a decir que quien muere durante los días de Carnaval -debido a un accidente o al efecto de las drogas-va de cabeza a los brazos del demonio.

A pesar de comulgar con ese ideario Crivella nunca se mostró tan beligerante como este obispo. Durante la campaña para las elecciones que acabó ganando el pasado mes de octubre prometió aumentar las ayudas al Carnaval e incluso logró el apoyo de los poderosos directivos de las escuelas de samba, aún en contra de gran parte del ‘carnaval de base’, que desconfiaba por sus creencias religiosas.

“Crivella necesita vender la idea de un gobierno mínimamente cordial. Es esa aparente cordialidad la que preparará un proyecto de poder del Brasil teocrático de la Iglesia Universal del Reino de Dios, basado en el ablandamiento estratégico o circunstancial de la guerra santa (el propio fundamento de la empresa/iglesia), para llevar a la presidencia de la República a alguien del equipo y para montar un poder judicial predominantemente neopentecostal”, advierte Simas.

La conquista simbólica de Río de Janeiro sería para muchos analistas una fase clave en ese proceso de escala nacional. La batalla cultural se va librando discretamente y con pequeños gestos. En las dependencias del Ayuntamiento de Río se vienen celebrando cultos evangélicos con total normalidad, pero también en el Congreso Nacional, donde los diputados abiertamente religiosos conforman uno de los grupos más poderosos.

Durante una masiva ‘Marcha para Jesús’ celebrada hace dos años en Río las ramas más conservadoras de estas comunidades neopentecostales aclamaron al ex presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, declarado seguidor de la Asamblea de Dios y ahora preso por corrupción. “¡Por primera vez en la historia la tercera autoridad del país es un hermano nuestro!”, proclamó entusiasmado el pastor Silas Malafaia, antes de pasarle el micrófono delante de decenas de miles de fieles. El lugar escogido para este particular mitin de cuño religioso fue precisamente el Sambódromo.

Fuente: el Mundo, España

-----------

14/01/2015
EJERCICIOS DE LA MEMORIA COLECTIVA

Se publicó en Francia un libro con producciones de diferentes autores sobre los normalistas secuestrados en Ayotzinapa, México.

Cuadernos de Ayotzinapa. Ejercicios de memoria colectiva, de Ombú editions, es una edición de Normando Gil, editor, periodista y grafista santafesino radicado en Toulouse. El libro en edición digital y también en papel tiene una edición muy cuidada, en donde el texto se conjuga con las ilustraciones y fotografías logrando una unidad conceptual.

Este libro, que reúne a poetas, ilustradores, fotógrafos, periodistas, narradores, de México, Argentina, Brasil, España, Francia, Uruguay, Venezuela, da cuenta de algunas de las miles de voces que se alzan para denunciar la violencia, la corrupción, la impunidad.

Los autores que participan es este libro son: Raúl Antelo (catedrático - Brasil), Coral Bracho (escritora - México), Pedro J. Carrillo – Gómez (investigador - Venezuela), Modesta Suárez (catedrática - México), Amílcar Vargas (arqueólogo - México),  Pax Bukovic (artista visual - México), Álvaro Ruíz Rodilla (académico - México), Carlos Fazio (investigador - Uruguay), Lucía (Chiapas – México), Adan Paul “Paulgraphs” (artista visual - Francia), Lucas Cejas (ilustrador - Argentina), Rodrigo Cicarelli (ilustrador y storyboardista - Argentina) y Daniel Dussex (periodista y editor -  Argentina).

Se trata aquí de un ejercicio de memoria colectiva porque, fuera de la historia oficial, hay otra memoria que vive en la intimidad de los pueblos. Ahí es donde las voces olvidadas pueden encontrar la justicia que reclaman.

Hacé click para leer en línea el libro completo.